CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Cuatrotipos en la mesa: restaurante Sargantana

sargantana

JPEREZ.- El lagarto, en las civilizaciones animistas precristianas, era una criatura consagrada a la luna. Para los egipcios y los griegos representaba la sabiduría divina y la buena fortuna. Sin embargo, para los zoroastristas y los cristianos es símbolo del mal, el demonio mismo, vamos.

Sargantana eligió este símbolo, la lagartija, el lagarto, como imagen de marca. Afortunadamente es un restaurante, no un lugar de culto, y el conocimiento de la vieja simbología sólo está al alcance de los que disponen de un buen diccionario de símbolos.

Miren ustedes: la comida decepcionó. Al camarero le dijimos que sí, que todo estupendo. Pero fue por lástima. Al wok de verduras con langostinos le sobraba el plural en los langostinos, porque sólo tenía un bicho. Pese a todo, creo que fue el mejor plato. El atún a la plancha que tomo tipo HJF era respetable y simple, pero los fideos secos de su primero estaban bastante pegaditos y pastosillos. El solomillo de cerdo a la plancha resultó seco y algo desguarnecido. Tipo Gorria tomo un primero inclasificable (tres pedazos de algo rebozado de forma triangular) y después de tomarlo siguió sin poderlo clasificar. Tipo Dobiol me acompañó con el wok de langostinos y, tras acabarlo, torció el gesto. No estaba mal, pero ambos le añadimos sal. El atún, las verduras y la carne eran de calidad, pero sin chispa en su ejecución. Salimos a unos 15 euros por barba con un Somontano blanco de una variedad de uva muy famosa en las orillas del Rhin, la GEWÜRZTRAMINER.
El vino y el precio, son lo mejor del restaurante. Para amantes de las dietas ligeras.

ACTUALIZACIÓN: Realmente, no estuvo tan mal. Después de una lectura desapasionada de mi propio texto, creo que restaurante Sargantana no se merece tamaña descalificación. Quizá las espectativas previas a la comida eran demasiado altas, pero no debo olvidar que es un menú económico y que Sargantana cumplió con su precio. He comido en sitios mucho peores, más famosos y más caros. De hecho, si leen atentamente el texto llegarán a la conclusión de que la comida que tomamos fue correcta, aunque no de nuestro gusto. Tipo Dobiol sostiene que por la noche el menú cambia bastante y mejora el producto. Rectificar es de sabios, pero aun así yo también rectifico. Lo mejor será que vayan y prueben. Pese a todo, coincido con la opinión del compañero Quique. Lo pueden leer si clican en comentarios de este mismo artículo.

Para amantes de las materias primas sin mucho aderezo.

2 comentarios»

  HJF wrote @

Hombre Javi, dice DObiol que por las noches mejora bastante. También sube el precio, claro. Por cierto, ¿qué tomamos de postre? Porque tampoco me caló mucho, me temo.

  Quique wrote @

buenas!
pues como diseñador y amante de las tipos… y de la comida… realmente, no vale mucho la pena… sí… el gewurztraminer sería lo mejor. pero el problema es que, en valencia, cada vez se come peor, y eso a pesar de ser yo creo la localidad mundial donde más restaurantes se abren por metro y mes!!!
increíble…

q


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: