CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Play/Pause/Recorder

HerminioJF.-Hubo tiempos heroicos en los que el mp3 no existía, y el CD apenas era una quimera inasequible propia de equipos HIFI japoneses. Por entonces las siglas CD-R (y ya no te digo CD-RW) y los grabadores domésticos de CompactDiscs eran ideas apenas esbozadas en los laboratorios de la Sony. En aquellos años intercambiábamos música torpemente mediante cintas vírgenes de cassette gracias a la imprescindible doble platina. Armados de paciencia, eran cintas que tardaban horas en grabarse, algo que con el tiempo se vió parcialmente aliviado gracias a ‘la doble velocidad de grabación’. ¿Recuerdan?

El funcionamiento del cassete era un misterio en si mismo digno de un monográfico de Milenio 3. Uno nunca sabía si en la cintas de Bon Jovi o Radio Futura que con tanto cariño grabábamos para los amigos o las primeras novias, las mejores canciones acabarían cortadas al final de la cara B, o si terminarían sonando inaudibles, con un chisporroteo insoportable. Tampoco nadie sabía explicar de manera solvente si era mejor el Cromo, el Metal o el Ferro o qué azares del destino hacían que se descuaringara la cinta al hacer stop tras un impetuoso rewind y nos impediría llegar a tiempo para grabarnos aquella canción de Madonna que Ferandisco estaban pinchando en los 40 Principales.

Pero pese a tratarse de un formato imperfecto y superado, muchos aún acumulamos en cajones del dormitorio aquellas viejas cintas: toneladas de plástico negro que reclaman ser recicladas, carátulas rayadas acumulando polvo, inútiles pegatinas listadas en blanco, solo aptas para aquellas cassettes de discutible diseño futurista. Esta claro que nos cuesta deshacernos de nuestros recuerdos a pesar de que ya no nos resulten de mucha utilidad. Ahí siguen, irrecuperables, porque hace años que las platinas desaparecieron de nuestros coches y Junco, Los Chungitos y Camela dejaron de expenderse en su formato nativo de expositor de gasolinera.

Nuestro amigo el diseñador Xavi Sepúlveda nos ha pasado hoy el link de la web Tapedeck donde podemos recordar con nostalgia 138 cintas de audio vírgenes, dispositivos de grabación de audio barridos del mercado en los 90, pero en las que permanece grabada la banda sonora de nuestros primeros besos en el instituto. Desde BASF a TDK, desde los 30 a la cífra récord de 120 minutos de grabación.

Y un complemento ideal: PolarAlert nos muestra 100 carátulas, generalmente de recargada tipografía Sans Serif, aspecto retrofuturista y colores chillones, que envolvían nuestras cintas. Merecen un respeto: el ominoso diseño de los 80 vivió discutibles momentos de gloria con Naranjito y el Renault 5 Copa Turbo pero hay otras obras más humildes del diseño gráfico industrial que deben ser rescatadas, pese a haber sido creadas con una intención mucho menos transcendente. Horrendas algunas, incomprensibles otras, pero entrañables al fin y al cabo todas, los diseñadores se apañaban en la era preinformática para promocionar sus productos en la estantería tan solo con el poder de la tipografía más contundente, sin ninguna imagen y con colores planos. Vean, vean y lloren conmigo.

  • TapeDeck: galería de fotos de 138 cintas vírgenes de cassette.
  • PolarAlert, 100 carátulas de cintas vírgenes de cassette.

1 comentario»

  Like a Virgin « CuatroTipos wrote @

[…] Play/Pause/Recorder […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: