CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para junio 5, 2007

Chapa y pintura para daltónicos

HerminioJF.-Esta mañana, leyendo uno de esos periódicos que tras el anuncio del fin de la tregua de anoche ya nacieron viejos, me encontré dos anuncios con una curiosa coincidencia conceptual:

Además de recordarme que tengo pendiente una visita al chapista por una mala maniobra al salir del garaje, esos vibrantes colores me hicieron pensar que el rojo y el verde son los pigmentos menos accesibles del mundo de la publicidad y no sé si en las agencias alguien repara en ello. Yo no, y lo cierto es que, aunque solo tienen problemas con el color 1 de cada 250 mujeres, 8 de cada 100 varones está afectado de daltonismo. ¿Se han parado a comprobarlo?:

  1. El sujeto normal verá el número 8
  2. El sujeto defectivo ve el número 3
  3. El ciego al color no verá nada.

Al 92% restante de hombres que podemos trabajar con todas las páginas de la pantonera sin vacilar y saltarnos un semáforo con sentimiento de culpa, a veces nos resultan fascinantes estos test llenos de puntos coloreados capaces de detectar cualquier “deficiencia” cromática, y escuchamos incrédulos las anécdotas de aquellos que, pudiendo ver perfectamente, no son capaces de distinguir algún color.

  1. El sujeto normal verá 12
  2. El sujeto defectivo resulta que también.

Lo cierto es que el color que más empleo en diseño es el azul marino y el marrón arena. El verde lo uso muy poco, quizás porque dicen que no funciona, y el rojo puro muy moderadamente porque en los periódicos captura demasiado la atención. En fin, quizás sea un diseñador accesible y no me he dado cuenta. Las pantallas son capaces de reproducir 16,7 millones de colores , y en 10 años de carrera apenas he empleado una lista de 20 o 30 distintos en el Quark Xpress. ¿Porqué ver entonces el daltonismo como una deficiencia y no como una particularidad?. Por ejemplo:

  1. El sujeto normal no verá absolutamente nada y se queda con cara de pasmarote.
  2. Sin embargo, el sujeto defectivo verá nítidamente el número 45.

Aquí tienen el más completo examen de Percepción de Colores, con 24 fichas capaces de afinar hasta la más extraña deficiencia cromática, mucho más allá del rojo y el verde. Prueben a hacerse la prueba y comprueben si forman parte de ese minúsculo grupo del 0,001% de varones tritanópicos incapaces de disfrutar en todo su esplendor del cielo azul de una tarde de primavera.

Ártico: menú chinomexicano para gallegos mediterráneos

JPEREZ: Los descampados del barrio de velluters de Valencia nos acompañan hasta la calle Arolas número 11. HJF y yo vamos a Ártico, un restaurante entre casas en ruinas y edificios rehabilitados con mala pata. No se asusten. Es barato y original; un restaurante para estudiantes con ambiente cool y un surtido ajustado de alcoholes de calidad. No pidan Terry.

La bebida
Desde la barra veo tres clases de Absolut, un buen surtido de Martini y muy buena ginebra: Bombay Sapphire. Dobiol nos espera en la mesa degustando una Alhambra reserva 1925, lager, amarga, 6,4º y mucho cuerpo. Dobiol siempre llega el primero y siempre elige una cerveza estupenda. Gorria tardará un rato así que pedimos más Alhambras. Al preguntar por la carta resulta que la tenemos delante, escrita con tiza en la pared. Llega Gorria. Hay menú.

El ambiente es joven. El mobiliario es espartano: melamina, plástico y cristal. Soluciones modernas y baratas para cada rincón. Hay cuadros en exposición y estudiantes charlando y comiendo el alegre menú oriental-mediterráneo.

La comida
Los rollitos de primavera están buenos. Las crepes y los burritos son correctos. Los acompañamos con un vino turbio fresquito que pone el colofón a la mezcla de estilos y sabores. Precio ajustado sin pretensiones. Un buen local para comer a mediodía o antes de salir de juerga. Sobre todo si tienes poca pasta y tu cerebro sigue creyendo que no has cumplido los 30.

HerminioJF: 7,25 [Se nota que soy del barrio]

  1. Ambiente: (7) Joven y desenfadado, pero los 30añeros nos sentimos bien recibidos.
  2. Diseño: (7) Tipo Ikea minimal, simple, sin ínfulas. Cuadros chulos y coloridos. Lo de las anotaciones de las cartas en tiza sobre pizarra, me molan.
  3. Lo de comer y beber: (7) ¡Tienen Alhambra!, pero nada especial en postres.
  4. Relación calidad/precio: (8) Quedé bien con los 4T.

DObiol: 6,9 [Velluters también existe]

  1. Ambiente: (7) Velluters no es lo que era (ni por desgracia es lo que podría haber sido), y este local es uno de los primeros que apostaron por el barrio. Erasmus y gente/profesionales del barrio. Seguramente también recae algún docente de la EASD.
  2. Diseño: (6 Local amplio, funcional, con cocina abierta pero sin olores. Lleva ya algunos años abierto y el mobiliario Ikea lo nota. Hay detalles caseros que me gustaron. La pila de cemento del baño con piedras de río, la puerta-pizarra de los baños…
  3. Lo de comer y beber: (7) Notable peladillo. Buen servicio, buena presentación, pero un burrito es un burrito, y a veces las “deconstrucciones” no ayudan. El “turbio” siempre es un punto, y el esfuerzo por hacer un menú de 9,5 euros medianamente exótico también hay que valorarlo.
  4. Relación calidad/precio: (7,5) Lo conocía desde hace años y hacía tiempo que no volvía. Sigue siendo la mejor opción para una comida o cena a precios moderados en un barrio que es algo más que un apósito del ya saturado Carmen. Se agradece la opción del 1/2 menú, sobre todo los estudiantes.

JPEREZ:6,75

  1. Ambiente: (7) Se llevan los piercings y las camisetas. Permiten escribir tacos en los lavavos.
  2. Diseño: (6) Bonico. Espacioso, espartano y pictórico
  3. Lo de comer y beber: (7) Correcto
  4. Relación calidad/precio: (7) Buena.

TGorria: 6. Necesita mejorar.

  1. Ambiente: (6) Intentan simular sin conseguirlo el ambiente de un bistrot, pero no esta mal. El servicio, correcto, la camarera, simpática.
  2. Diseño: (6) Las mesas, pequeñas e incómodas, aunque el local es agradable, y los cuadros estaban bien.
  3. Lo de comer y beber: (6) Otra vez lo de la cocina creativa. Si no llegas, confórmate con hacer unas buenas lentejas…
  4. Relación calidad/precio: (6) Por lo menos, no es nada caro.