CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para junio 7, 2007

El Mundo de Tintín

TGorria. El Magazine de El Mundo es probablemente el mejor suplemento de los kioscos dominicales. Si bien podriamos discutir si EPS presenta un mejor contenido, en lo referente a diseño su supremacia es indiscutible. Levemente rediseñado hace pocos meses (sustitución un tanto inexplicable de Clarendon por Grotesque), y premiado hasta decir basta, hojear (si, tambien lo ojeo) el Magazine de El Mundo es uno de los placeres diseño-periodísticos de los que disfruto cada semana, cuando lo encuentro en alguna de las redacciones en las que colaboro (lo siento, me resisto a comprar “El Mundo”).

Hace unos domingos, además, nos ofrecia una espectacular infografía de Emilio Amade (y documentada por Enrique Muñoz) para celebrar el centenario de Hergé, (al que me gustaría contribuir desde este post).
Cinco páginas en las que se narran los diversos aspectos del complejo mundo de este icono del siglo XX: personajes, (descubrimos que el profesor Tornasol está inspirado en un personaje real, Auguste Piccard), parque móvil (el cohete de Objetivo la Luna, automóviles, el tiburón submarino…), los viajes del reportero y hasta la debatida cuestión ideológica, en la que se analizan las contradicciones de Hergé.

Con un estilo didáctico y con obvia preeminencia de las illustraciones, estas cinco páginas resumen muy acertadamente todo el universo de Tintin y resultan casi imprescindibles para cualquier tintinófilo que se precie. Curiosidades como el proceso de diseño del cohete (inspirado en Vergeltungswaffe 2, misil de la Alemania nazi) o las diversas versiones de algunas viñetas en ediciones distintas

son algunas de las curiosidades que muestra esta infografía, que se complementa con interesante artículo de José Manuel Fajardo sobre las relaciones entre Hergé y su personaje.

PD: En enero de 2004, con motivo del 75 aniversario de Tintín, publiqué en Levante-EMV un artículo sobre la tintinofilia en Valencia, que podéis bajar si os place. (la idea de la ilustración es de quien suscribe)

Times New Roman. In Memoriam.

HerminioJF.- El País, el penúltimo mohicano de la Times New Roman, presentará un nuevo diseño antes del próximo 30 de septiembre de 2007. Así lo ha comunicado hoy oficialmente Juan Luís Cebrián. Dice que tras la renovación no está la inquietud por el desplome de las ventas, sino el deseo de “comprender la realidad mejor y hacer un periódico del siglo XXI, porque El País actual todavía es del siglo XX”


Efectivamente. Para ser más concreto de 1976, porque desde su fundación apenas sí ha cambiado nada gráficamente en su parte general. Cuenta con suplementos que con mayor o menor fortuna han sabido adaptarse a los tiempos, pero su estructura general sigue anclada en la manera en la que leían los diarios nuestros padres. Pocos puntos de entrada de lectura, escaso sentido del ritmo, navegación mala, con poco color y con nulos recursos gráficos para gestionarlo eficazmente. Una modulación visual escasa, insuficiente espacio en blanco y un tipo de letra que anda pidiendo su jubilación desde principios de los 90.

Reinhard Gäde sabía lo que hacía. El País fue un soplo de aire fresco en el fondo y en la forma en la que se hacía el periodismo en los 70/80. Pero ya hace tiempo que está atascado y con dos rediseño en el cajón, empieza a ser hora de que a la tercera vaya la vencida.

Stanley Morison creó Times New Roman para el diario The Times en 1931. Pero en los años 70 los londinenses ya la habían cambiado por Times Europa, luego por Times Millenium a finales de los 90, aunque fue sustituida rápidamente por Times Classic, y desde el 20 de noviembre de 2006, el rotativo británico emplea Times Modern. Una tipografía a años luz de aquella venerable Times New Roman que no asoma cabeza por The Times desde hace casi 40 años. Con trazos más angulosos y afilados, mayor modulación y una gran elegancia, Times Modern (Neville Brody anda detrás), logra una gran condensación y economía de espacio con una estupenda legibilidad.


Sin embargo Times New Roman es hoy un artefacto del pasado, cuando las condiciones de impresión masiva no tenían piedad para los detalles y las sutilezas. Tiene una itálica pasable, pero su redonda es convencional y anodina y su negrita es basta y ruda. La definía Stanley Morison como una tipografía “masculina, inglesa, directa, simple y absolutamente libre de frivolidad”. Pero los tiempos han cambiado, y las tipografías también: Ahora triunfan las letras femeninas, mediterráneas, sutiles, hermosas y con cuidado por los detalles. Vean la Egyptyenne de The Guardian, la Capitolium de De Morgen, la Mercury de El Economista, la Expresso de Expresso…

Muestra de la Times Modern de The Times

Es una batalla perdida. Arrinconada en internet bajo la lógica de la Georgia, el papel no le deparará mayores alegrías. El rediseño de la Vanguardia (el otro bastión de la indómita garalde), hace dos años que se anuncia como inminente y apenas le queda a la TNR más escondrijos donde refugiarse que diarios regionales como La Nueva España, Opinión de Zamora, Diario de Teruel, Opinión de Tenerife, Regio 7, Costa Blanca Rundschau, Mallorca Zeitung y pocos más. Y no hay más que verlos: todos ellos reclaman hace tiempo rediseños a fondo, que den el pasaporte a un tipo de letra que ya ha cumplido de sobra y al que le ha llegado la hora del relevo definitivo.

Que descanse en paz y que los diseñadores de El País no nos fallen: la competencia (léase Público de Mediapro con Cases i Associats detrás), viene fuerte. Y cómo no, esperamos sorpresas de verdad.