CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para junio 19, 2007

“Viewspapers”, portadas-gráfico y la operación Frankenstein

HerminioJF.Me voy a permitir el lujo de mantener un diálogo blogueril con una de nuestras webs favoritas: la imprescindible página Infografistas de Chiqui Esteban. En su reciente post Apuesta ¿Arriesgada? muestra las portadas del pasado lunes 18 de junio de 2007, que la prensa francesa dedica a los resultados de sus elecciones legislativas. Entre ellas destaca esta portada de Le Figaro, sin fotografía, con una propuesta totalmente infográfica. Y las contrapone a las portadas de Le Monde, Les Echos y Liberation, que realizan una apuesta más “convencional”. Chiqui finaliza su post con una pregunta: “Si llegas al quiosco por la mañana, qué apetece más comprar a golpe de portada, ¿Le Figaro, o estos?”

Me temo que mi respuesta no va en sintonía con la de los expertos en nuevo periodismo, ya que esta portada del diario conservador galo es calificada de excelente incluso por Juan Antonio Giner, director de la consultora de medios Innovation. Pero en mi opinión es una oportunidad perdida: Me parece una portada fría y sin alma en la que tan solo se refleja la ‘asepsia’ de los datos. Más bien parece que se trata de una portada ‘prefabricada’ que tenían ganas de sacar a poco que tuvieran una oportunidad para demostrar que son tan modernos como The Independent.

The Independent, 21 de Julio de 2006.

Porque The Independent se ha convertido en el gran ejemplo de lo que se viene a llamar “viewspaper“, (periódico visual, pero también periodico con un punto de vista), con unas portadas muy visuales, pero dotadas de una gran fuerza editorial y una enérgica interpretación de la realidad. Los gigantescos gráficos en portada que emplea el Indy, deliberadamente sencillos, están destinados a ser portavoces de esa decidida voz editorial del diario. En el gráfico de esta portada, para The Independent, más allá del dato concreto lo importante es que se refleje la soledad de los pocos países que no defienden el alto el fuego en Oriente Medio y se encuentran perdidos en el vacío, visto con una enorme carga crítica.

Pero tan sólo con poner un gráfico grande en portada, no te conviertes en un periódico moderno. Una portada ‘fria’ es una portada antigua y vieja, por mucho freehand que utilices. Tiene sentido si quieres sorprender dando datos inesperados que la mayoría de la gente no conocemos, como el enorme ascenso en la tasa de superviviencia al cáncer o el estado del tráfico de marihuana en las islas británicas. Pero al día siguiente de las elecciones todo el mundo sabe de memoria el número exacto de escaños que tienen los dos grandes partidos en el conjunto del país. La portada de Le Figaro ha nacido muerta informativamente, porque quema toda su energía visual en los grandes datos electorales que ya han dado la TV, la radio e internet. El lector del periódico del día siguiente, votante de la derecha, lo que quiere en su portada es análisis, pasión y energía, que es lo que hace modernas las portadas del Independent; no los gráficos, que en caso de ‘Indy’ tan sólo son el medio para conseguir un poderoso impacto visual/conceptual. En mi opinión Le Figaro no lo consigue: ni visualmente es una portada del otro mundo, ni conceptualmente aporta más valor que un titular triunfalista y la excentricidad visual. ¿Basta sólo con llamar la atención por ‘rarito’, sin preocuparse mucho por justificar el tamaño de un gráfico que se entendería igual con un pequeño hemiciclo?

RMN, 5 de diciembre de 2006

Pues puestos a ser distintos, esta portada de Rocky Montain News visualmente es impactante e informativamente es reveladora. Los diámetros de los círculos nos dan datos que desconocemos de una manera original. Impacto, armonía visual y cromática y un concepto visual poderoso.

The Times, inédita, Noviembre de 2006.

Y otro gráfico de área en portada, aunque nunca se publicó. Se trata de una de las pruebas que realizó Neville Brody para el último rediseño de The Times. Representa el tamaño real de espacio físico que se puede comprar por 50 libras en diferentes ciudades del mundo. Además de su atractivo visual e informativo, muestra cómo puede convivir uno de estos grandes gráficos a lo ‘viewspaper’ con una nutrida oferta de contenido textual.

La Voz de Galicia, enero de 1991

En mi opinión la ‘valentía’ no siempre justifica un gráfico gigante que se coma la portada. Cuando empecé en este negocio en 1998, en las redacciones aún se lamentaban de los excesos de principios de los 90, cuando los MACs eran un jugete novedoso, y los mapas de la primera guerra de Iraq alcanzaron tamaños injustificables en muchas portadas de diarios españoles sin datos realmente reveladores, tratando los bombardeos con la estética fría del videojuego, sin el matiz de la interpretación. Pero pronto los responsables de los diarios se convencieron de que, excepto pequeños gráficos estadísticos o mapas, el lugar de la serena, analítica y contenida infografía está en las páginas interiores y que había que dejar el protagonismo visual de la portada al impacto emocional de la fotografía ¿han vuelto a ver algún gráfico así de grande en las portadas de los diarios internacionales durante la campaña bélica de 2003?

Sin embargo, aunque no siempre acierta, (Como comenta Chiqui Esteban, este gráfico es tan demencial como innecesario) The Independent, más que para informar, usa la infografía para ‘emocionar’, porque pretende sorprender visualmente, despertar la curiosidad sobre temas inéditos y datos que no son conocidos, e ironiza, denuncia, interpreta con ella…Le Figaro no: Ha gastado el cartucho en vano y como Pedro y el lobo, la próxima vez que saque un gráfico gigante en portada ni siquiera causará sorpresa porque ya será un truco visto. Por eso a mí me gusta más la portada de Libération: en la ‘forma’ es bella y en el ‘fondo’ tiene fuerza editorial: esa foto esperanzadora da un vibrante mensaje para los lectores del resurgir de los votantes de la izquierda. Y a diferencia de los demás, se aleja de las cifras, los escaños y de las fotos de los políticos para acercarse a la alegría de los ciudadanos de a pie, los verdaderos protagonistas de la democracia. Y eso sí que es innovador en las portadas de los ‘días depués’ electorales, no solo en Francia.

Y para redondear la jugada, en una operación-frankenstein-gráfica de esas que nos tiene acostumbrados últimamente Diego Areso/Quinta Tinta, he colocado en el espacio libre que deja la foto en la esquina superior derecha un hemiciclo como el de le Monde, que en mi opinión hubiera dado un contrapunto informativo, pero ajustado en tamaño. Y así se me van las tentaciones (nunca las tuve), de elegir Le Figaro. Porque a pesar de la crisis en la que han estado sumidos, de que han reducido el nivel de sorpresa de finales de los 90 y de que la competencia ha emprendido grandes cambios de diseño en los últimos dos años, Libération conserva el aspecto visual más refrescante de los periódicos galos, mantiene una enorme personalidad y su uso de la tipografía sigue siendo único en el mundo. Y espero que lo continúe siendo tras su inminente rediseño.

Y para rebajar la tensión, he preparado una verdadera portada ‘viewspaper’ para Le Figaro. Es solo una idea. 😉