CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para junio 21, 2007

Ha salido eines.

TGorria. Hace unas semanas os anunciábamos la aparición de la revista eina, una publicación de pequeño formato, de buen diseño y de temática alrededor de la sostenibilidad y la agricultura ecológica. Por otra parte, hace ya unos cuantos meses, un grupo de periodistas (entre los que me encuentro) y de personas ligadas al mundo de lo que podría denominarse izquierda alternativa y movimientos sociales nos reunimos para pergeñar la posibilidad de editar una publicación. Y se nos ocurrió el nombre de eina, (herramienta, en valenciano) por que reflejaba muy bien el concepto que teníamos de la comunicación y la información. Tras meses de reuniones preparativas nos sorprendió la aparición de eina. Decidimos no hacer nada y rebautizar nuestra propuesta como eines. Esto aclara que son proyectos independientes.

Y ahora, (este jueves, a las 1 de la madrugada nos llegaban los ejemplares) ha salido eines en edición de papel. Y que os voy a decir yo de la criatura. Pues que lo mejor que podéis hacer es buscarla en Valencia y zona metropolitana (es gratuita) y echarle un vistazo, o que visitéis la página web provisional (eines.wordpress.com) y os la bajéis en formato pdf. (también lo podéis hacer desde aquí). Puede gustaros más o menos, pero creo que por lo menos, merece un vistazo, e incluso, una rato de lectura. Y quizás algún compañero de 4t (o alguno de nuestros aventajados visitantes) se atreva a una reseña crítica (sacad el hacha, chic@s, no os cortéis).

Nuestras pretensiones están descritas en el editorial de este número cero (llamarlo así tambien es descriptivo de nuestras intenciones) , y por lo que respecta al diseño, hemos pretendido hacer un producto digno, con buenas fotos e ilustraciones (gracias a la colaboración de fotografos no profesionales  y especialmente a  los ilustradores de APIV) y un diseño sencillo, tipográficamente equilibrado y que facilite la lectura de los textos, que por mor de su carácter crítico y reflexivo, son especialmente densos.

Formalmente, hemos optado por un formato intermedio entre el magazín y el tabloide (320 mm alto x 240mm de ancho) y una rejilla de cuatro columnas y una quinta media columna intercambiable y escamoteable (me encanta esta palabreja). Hemos utilizado cuatro familias tipográficas: la más relevante es Benton Sans (un afortunado rediseño de la entrañable Franklin, para el cuerpo de obra -8,5 sobre 10,5, una decisión que quizás haya que revisar- , destacados y otros elementos metatextuales), y Miller para titulares y entradillas. También he utilizado Sabon (creo que mi tipo de rasgo favorito) para los artículos de opinión

La cabecera (con la i en cursiva, que sugiere el icono internacional de información) y el folio están diseñados en The Serif Black.

Para acabar, con este excesivo ejercicio de autobombing, hay un elemento que destacaría en lo relativo al diseño, y que creo merece un pequeño comentario. Se trata del juego gráfico (alguno diría conceptual) que he querido (no sé si con éxito) establecer entre portada y contraportada y que continúa con la página 2 y 31. No voy a describirlo, pero a veces, uno tiene la impresión de que estas propuestas sólo tienen sentido en la imaginación del diseñador, por lo que me gustaría contar con la participación de los lectores, y conocer su opinión. Mi correo; gorria@mac.com. Un saludo.

Anuncios

Un menú de trabajo en La Drassana

JPÉREZ: Una comida rápida de Cuatrotipos, con un vino no muy acertado. He de reconocer que la elección no era fácil. Había tanto platos de carne como de pescado, así que eso descartaba los vinos tintos de sabor fuerte y subidos de grados. De esos había muchos en la carta (Priorat, Toro…) Lo ideal hubiera sido un blanco con algo de crianza en madera, pero no había. Desorientados, nos dejamos aconsejar. Ahora lamento no haber escogido un Ribera del Duero, que, según mi modestísima opinión, no casa mal con pescados.

El vino

El resultado fue un Corolilla crianza 2003, de Bodegas Murviedro , un bobal con 13,5 grados curado 8 meses en roble francés de la región de Allier. Baratito. Sobre el papel era un buen vino, pero decepcionó en la mesa. Me quedé con las ganas de probar el Dominio de la Peseta, un vinillo alicantino que me recomendó un amigo.

La cerveza

Dobiol nos esperaba esta vez con una San Miguel de barril. No nos quejamos porque es una lager muy buena, aunque archiconocida. Perdimos la oportunidad de investigar porque era la única que había. Paciencia.

La comida y el ambiente

Los platos eran correctos sin alharacas. No estaban grasientos pero tampoco fantásticos. Salimos a 18 euros por barba, pero he comido mejor en algunos restaurantes de menús de toda la vida por menos que eso. La única diferencia es el ambiente cuidado, la vajilla de diseño y los platos servidos con cierta armonía. Eso fue lo que pagamos en La Drassana. El menú es de 11 euros sin iva y sin vino. Total: lo de siempre. Como este restaurante ahora hay muchos.

  • La Drassana
    Antonio Suárez 29, 46021 Valencia – 963 692 484

HerminioJF: 6

Ambiente: (7) La zona Aragón anda muy apretada. Es un alivio encontrar un sitio por ahora tranquilo, cómodo sin ostentación, y con clientes poco dados a excesos decibélicos.
Comida y bebida: (6) Ni frío ni calor. No es poco, pero tampoco mucho. El esplendor de estos sitios está en la carta nocturna. El menú diurno no está pensado para apetitos voraces, pero es una opción valorable para resacas del día después y treintañeras de ensaladas ligeras y segundos escuetos.
Relación calidad/precio: (5). Ahora que hay que elegir entre el postre y el café, se queda en el borde competitivo de menú para oficinistas. No es para cruzar la ciudad, pero si andas por allí entra bien en la rueda de visitas ocasionales.

Dobiol: 5,5

Ambiente: (5,5) Local reducido pero correctamente distribuido. Sales con el olor de la cocina pegado. Imperdonable en un local nuevo y moderno.
Comida y bebida: (5,5) Pasable. Bien presentado pero con materia prima de bareto del montón. La ensalada de arroz llevaba 4 lonchas de fiambre de jamón de york de “catering de colegio” bastante burdas.
Relación calidad/precio: (5,5) Del montón.

TGORRIA: Prescindible

Ambiente: (5,5) Ambiente minimal, pero sin personalidad
Comida y bebida: (5,5) Yo pedi un hojaldre de bacalao, bastante previsible y con excesivo hojaldre. Después, el cazón con clochinas (clochinas cerradas y minúsculas) tampoco era nada del otro jueves. Por lo menos, no se pasan en pretendida creatividad. El postre era correcto. Un restaurante prescindible.
Relación calidad/precio: (6) En este caso, como tampoco resulta especialmente caro, pues la relación no sale malparada.

JPEREZ: 5,33

Ambiente: (6) Apropiado
Comida y bebida: (5) Suficiente. Sin chispa.
Relación calidad/precio: (5) Prefiero el Ginos