CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para julio 9, 2007

The Musalman: El último periódico escrito a mano

HerminioJF.- En la redacción del diario The Musalman en Chennai, India, no hay ordenadores: La composición del texto y la diagramación de la publicación se realizan a mano desde 1927. El foto / escritor / aventurero Scott Carney nos descubre en la revista Wired de este mes la singular historia de este diario, escrito en la lengua Urdu que es compuesto cada día en la intrincada caligrafía Nastaliq por cuatro maestros calígrafos, cuya tarea está más cerca del trabajo de los ilustradores que la de los ya jubilados teclistas de nuestros talleres.

Tras la composición del texto, crean fotolitos manualmente, como si fuera un puzzle de palabras e imágenes, tal y como hacíamos en los periódicos europeos hasta la década de los 80. Y tras insolarlas en las planchas de impresión, se imprimen los 20.000 ejemplares diarios en una vetusta rotativa rescatada en los años 50 después de que fuera deshauciada por un periódico norteamericano.

Hace años que en la redacción de The Musulman piensan introducir ordenadores para esta laboriosa labor de composición de su periódico. Pero aunque la caligrafía Nastaliq ya tiene una tipografía pensada para la composición digital desde 1997, aún está en fase beta de desarrollo y no está disponible para el gran público, debido a su enorme complejidad y la lentitud con la que es procesada por los ordenadores comunes.

Pero sobre todo porque aún no se ha logrado una solución del todo satisfactoria para representar la etérea belleza y la fascinante complejidad de la caligrafía Nastaliq. Kamal Mansour, encargado por la empresa Monotype de la digitalización del Nastaliq, define así esta escritura: “Cuando uno ve una página escrita en Nastaliq siente como si las palabras estuvieran suspendidas sujetadas al techo por un hilo invisible.”.

El equipo de Mansour analizó más de 18.000 trazos caligráficos que fueron representados sintéticamente en varios centenares de ligaduras para crear la Noori Nastaliq OpenType font, diseñada por Ahmed Mirza Jamil.

La de The Musalman es una de las historias más fascinantes que he leído en lo que va de verano, unas fechas tan propicias para descubrir estas anécdotas entrañables, ya que los flacos diarios andan estos dos meses magros de “noticias de verdad”: esos aburridos artículos sobre políticos enfadados retándose en los hemiciclos. Pero es también una interesante lección sobre el periodismo ‘freelance’, y sus desventuras, ya que el fotógrafo y escritor Scott Carney realizó este reportaje en Febrero de 2007 y lo colgó en su blog, a la espera de que alguien se interesase por la historia. Cinco meses después Wired lo rescató, aunque empleando bastante la tijera, protesta Scott.

Pero no es su única queja: a los pocos días la gran cadena televisiva ABC reprodujo el artículo, citando la fuente, eso sí, pero sin ningún aviso previo al periodista o ninguna propuesta de pago. Scott se siente engañado ya que como periodista freelance vive de vender y revender sus reportajes, y que un gran medio lo reproduzca tal cual por la cara le parece inadmisible.