CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

El “rojo letón” y el gran día de las banderas

La discreta bandera letona, involuntaria coprotagonista de esta historia.

HerminioJF.- Me voy unos días a Letonia. Supongo que eso les trae sin cuidado, pero se lo comunico oficialmente no vaya a ser que me echen de menos durante las próximas semanas en las que, para su alivio, no tengo pensado entregar ningún nuevo post. JPérez, DObiol y TGorría se quedan, (dicen), de guardia, pero vista su agenda familiar, algo me hace pensar que la actividad de CuatroTipos será bastante relajada hasta el 15 de agosto. Felices vacaciones pues a todos los afortunados como yo, y vamonos al lío, que es para lo que leen este blog:

Durante los últimos días he tenido que justificar qué me lleva a un país tan recóndito de tan solo 2 millones de habitantes. Supongo que era lo más exótico que se me ocurría dentro de los límites de la Unión Europea, quitando la Guayana Francesa. Les hablo a mis amigos de sus enormes llanuras (la montaña más alta no roza los 300 metros) y del cabo Kofka, del que no tengo referencias, pero lo veo tan distante y solitario en el Google Maps al final de una larga carretera de costa, que me han dado unas ganas locas de visitarlo. Sin embargo poco más sé de un país del que no soy capaz de citar más de dos ciudades distintas, y del que, como casi todos mis interlocutores, tan solo tenía notica por alguna infeliz intervención en Eurovisión.

La delirante actuación de Bonaparti.lv representando a Letonia en Eurovisión 2007. Pero… ¿Qué demonios hacen cantando en italiano?

Sin embargo en los últimos meses la desconocida Letonia ha protagonizado algunos titulares en la prensa nacional, después de que dos jóvenes andaluces de ‘farra’ por la capital Riga, se les ocurriera descolgar a mediados de mayo unas banderas letonas de unas farolas. La polícia les arrestó por un hecho que constituye según la legislación letona un delito de “robo en grupo” y “ultraje a la bandera letona” susceptible de penas de cárcel de hasta 6 años.

El gran día de las banderas, canción del genial Sobrino del Diablo en la que aboga descreído por su destrucción; instrucciones nihilistas que parecen haber seguido fielmente los dos jóvenes andaluces.

Al final, después de un mes retenidos fueron devueltos a España, en espera del juicio que se celebrará en los próximos meses. Seguramente para Moratinos supuso un grave quebradero de cabeza diplomático, aunque tal vez debería pensar en condecorarles como ciudadanos ejemplares; al fin y al cabo, tres de cada cuatro españoles detenidos en el extranjero lo son por las drogas.

Las banderas son esos singulares artefactos gráficos conformados habitualmente por formas geométricas y colores planos y generalmente impresos sobre tela. Cuesta entender porqué los letones se las toman tan a pecho, aunque a la luz de la historia es difícil culparles: el poder simbólico de las banderas ha sido tan intenso como variable, pero es norma que a los jóvenes reclutas se les haga jurar tras besarla que dejarían por ella hasta la última gota de su sangre, y todos los ejércitos de la historia han destinado a primera linea del frente a un soldado desarmado para que la enarbole a pecho descubierto, que ya son ganas de dilapidar el capital humano.

Libia. 5,225,000 habitantes. Capital Trípoli. La bandera más simple del mundo.

St. Pierre & Miquelon. 6.000 habitantes. Capital St. Pierre. La bandera más complicada del mundo.

En realidad escribo este post para tranquilizar a mi madre y asegurarle que por mucho que el color rojo de la bandera letona “esté dotada de una tonalidad particularmente intensa, conocida mundialmente como “latvian red” (rojo letón)” , no tengo ninguna intención de robarla, con todos mis respetos al artista Ansis Cirulis que la diseñó en 1917 en mi opinión poniendo tanto ardor patriótico como escaso empeño creativo. Ya no estoy yo como para encaramarme a las farolas, pero sobre todo, con ojos de diseñador, hay muy pocas banderas por las que valiera la pena jugar a la ruleta rusa de que la diplomacia española intercediera por mí. Y la anodina bandera letona no es una de ellas.

Isla de Man. 76.000 habitantes. Capital Douglas. Evolución del trisquel celta. Parece diseñada por M.C. Escher.

Aunque confieso que hay unas cuantas banderas que sí robaría, mamá, aunque comprobando previamente, eso sí, la abolición de la pena de muerte en la legislación vigente:

Gibraltar. 31.000 habitantes. En justa correspondencia.

Barbados. 260,000 habitantes. Capital Bridgetown.
Santa Lucía. 141.000 habitantes. Capital Castries.
Parecen sacadas de los uniformes de una organización maligna de las películas de 007 de los años 60.

Turkmenistan. 4.400.000 habitantes. Capital Ashkhabad. No me digan que ese bordado lateral a lo alfombra persa no tiene un toque.

Nepal.21,602,000 habitantes. Capital Katmandú. La única bandera del mundo que no es rectangular.

Nueva Caledonia. 178.000 habitantes. Capital Noumeá. La única bandera del mundo cuyo escudo es una brocheta de verduras.

Seychelles. 73.000 habitantes. Capital Victoria. Un permanente día del orgullo gay en un país multicolor. Ahora entiendo lo del “Viva Victoria”.

Antártida. Bandera y mapa, todo en uno. Una lástima que la bandera más reconocible que se haya ideado tenga tan poco uso.

Y LAS QUE JAMÁS ROBARÍA:

Cabo Verde. 418.000 habitantes. Capital Praia. Es la última bandera que me hubiera imaginado que elegiría un país con ese nombre.

Macao. Parece el logotipo de una corporación financiera. Aunque supongo que de eso se trataba.

Reunión. 644.000 habitantes. Capital St. Denis. Pues a mí no me parece una reunión muy afortunada.

Mongolia. 862.842 habitantes. Capital Ulán Bator. El logo mola pero…¿se pueden combinar peor los colores?

Samoa americana. 39.000 habitantes. Capital Pago Pago. No entiendo la razón por la que querrían proyectar sensación de velocidad al águila americana lista para bombardear la isla, aunque reconozco que lo han logrado.

República Centroafricana. 3.683.538 habitantes. Capital Bangui. Demasiado obvia.

Antigua y Barbuda. 67.000 habitantes. Capital Sant Johns. No tanto por la bandera, sino porque con ese nombre, a ver quién querría molestarse en conocer a las indígenas.

Letonia. 2.389.000 habitantes. Capital Riga. Tranquilo, Moratinos.


PD.- Lo dicho, que volveré a mediados de agosto. Los otros TresTipos se quedan al timón. Que se diviertan.

10 comentarios»

  jose wrote @

Además de la de Nepal, la bandera de Suiza tampoco es rectangular. Es cuadrada

Un saludo. Enhorabuena por el blog y por el post, muy original

  cuatrotipos wrote @

“Un rectángulo es un paralelogramo cuyos lados forman ángulos rectos entre sí. La longitud de sus lados es igual dos a dos.”

” Cuadrado: Se puede considerar al cuadrado como un caso concreto de un rectángulo en el que todos sus lados tienen la misma longitud.”

http://es.wikipedia.org/wiki/Rectangulo

ergo un cuadrado es un rectángulo

Vaya, me libré de corregir.😉

Saludos

  jose wrote @

Bien salido de la respuesta jejejeje

El comentario sólo era una excusa para saludar, llevo tiempo pasando por aquí y nunca había tenido la decencia de contestar alguno de los buenos post

Un saludo

  [-_-] wrote @

soy la única que ve la silueta de un rinoceronte en la bandera de Antártida?… que genialidad, me encantaría robarla para colgarla entre mis malvones.

feliz viaje querido H, y feliz 20 de julio, que acá festejamos como el día del amigo.

muac!

  Alvaro wrote @

Y si hablamos de cuadrada, la del Vaticano también lo es, aunque sea un rectángulo perfecto. Saludos y enhorabuena por la página.

  Navajito wrote @

En Microsiervos pusieron un curioso enlace a Flags by colours, en el que muestran con gráficos las proporciones de colores en las banderas de los países. Si algún día se hace una bandera de la Tierra, ¡también podemos ver que colores y en qué proporción deberían estar!

http://www.microsiervos.com/archivo/diseno/colores-banderas-paises.html

http://shaheeilyas.com/flags/

  cuatrotipos wrote @

Gran enlace, Navajito

  CoolCarmen 6 ya tiene portada « CuatroTipos wrote @

[…] Al menos las obras preseleccionadas se podrán contemplar hasta noviembre expuestas el Restaurante Ártico, en Velluters, donde el pasado martes 26 se celebró la fiesta de presentación mientras se brindaba con un vino de la tierra, El Miracle de Bodegas Gandía. Yo de enología no entiendo nada, pero esta pequeña sensación local tiene aceptables críticas, un precio bastante ajustado y parece que cierto éxito en el extranjero. Lo cierto es que me lo encontré este verano en la carta de un restaurante de playa a orillas del Báltico en la arenosa península de Curlandia (Lituania). En concreto, aquí. Ya sé que es un dato sin ninguna relevancia en este post; sabrán disculparme, pero es que me moría de ganas de contarlo. […]

[…] titulación en serif a sans serif. En fin, si alguien va por Letonia un día de estos, por favor, olvídense de traerme una bandera, y mejor que se acerque por un quiosco y me traiga un […]

  Marcela wrote @

Te imaginas si la maestra te dice: Para mañana tiene que traer el dibujo de las banderas de Turkmenistan, Saint Pierre & Miquelon, Camboya y Nueva Caledonia, ¿quién puede dibujar eso? Yo no


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: