CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Jason Bourne lee The Guardian

hjfHerminioJF.-Esta noche he ido al cine a ver el Ultimátum de Bourne. Descuiden, no me voy a meter también a crítico cinematográfico, que ya solo me faltaba eso. Se lo cuento porque no me imaginaba yo a principios de verano yendo a ver una película palomitera con un ex espía amnésico renegado de la CIA capaz de poner en ridículo él solito a todos los servicios secretos norteamericanos en Moscú/Londres/Madrid/Tanger/Nueva York, desarmado y escapando intacto de tiroteos, navajazos, emboscadas, persecuciones por los tejados, bombas lapa e incluso saliendo con su propio pie de entre la chatarra de al menos tres coches destrozados tras accidentes multiples sin cinturón de seguridad. Así que no sé exactamente a qué se referían los de la SER cuando dicen que las pelis de Bourne tienen “Un enfoque mucho más realista” que las de 007; Igual es que estoy viendo mucho cine francés últimamente.

Bourne debe tener tanto superávit de puntos en su Travel Club como déficit en su Carnet de Conducir.

Pero dejémonos de sutilezas y permitan que me justifique: Pese a ser la tercera entrega de una saga de películas de espías, la crítica cinematográfica andaba rendida. Los de la SER le daban un 8. Los de Fotogramas y Estrenos de Cine cuatro estrellas. Así que allí que me he ido, y rápidamente lo he entendido todo: Bourne es un tipo estupendo capaz de caerle bien hasta a Bin Laden. Como afirma el crítico Cosmo Landesman en The Times, se ha convertido en el perfecto héroe de la izquierda liberal tras su transformación al humanismo desde su pasado trabajo como agente de la CIA/máquina de matar: “Habla 5 idiomas, conduce brillantemente en cualquier ciudad del mundo y, como vemos en la película, incluso lee The Guardian”. Para mí una virtud, pero quizás sea esa la razón por la que Landesman le puso 4 y no 5 estrellas a la película.

The Guardian, el diario favorito de Jason Bourne.

Entiendo que la prensa de centro/derecha inglesa vea con escepticismo los gustos lectores de Bourne (el Daily Telegraph ni siquiera cita a The Guardian en su crítica a la película), y es normal que cierto subsecretario de la administración republicana de los EEUU, califique durante una escena a Jason Bourne como “la más peligrosa amenaza a la que se ha enfrentado nunca la CIA”. Porque antes de subir al tren París/Londres en vez de coger como norteamericano que es, qué se yo, el International Herald Tribune, Bourne elige un ejemplar del británico, izquierdoso y ferozmente crítico con Bush diario The Guardian, y en su plácida lectura por la Bretaña francesa se encuentra con una noticia que enlaza con su pasado. Contacta con el periodista en su redacción y se cita en la estación de Waterloo. Un cuarto de hora de publicidad para The Guardian que vale su precio en oro a pesar de que Bourne, un hombre de acción sin tiempo que perder con milongas, reprocha la cobardía del redactor en medio de un tiroteo solventando 400 años de historia del periodismo con una frase: “Esto no es una noticia de los periódicos: esto es la vida real”. Segundos después el compañero deja vacante una plaza de redactor de investigación del suplemento G2 acribillado a balazos en una estación atestada de gente, a manos del francotirador de una potencia extranjera supuestamente aliada. Vamos, lo que suele ocurrirle a los periodistas de The Guardian todos los días.

Pero la que realmente es impagable es la crítica que realiza Peter Bradshaw en The Guardian. Se lamenta irónicamente de la falta de valentía del redactor que representa a The Guardian, capaz de criticar con fiereza la política imperialista de Bush en Guantánamo y que sin embargo corre como una colegiala asustadiza cargando un bolso masculino en una preocupante actitud “metrosexual” y poco digna. Pero sobre todo Bradshaw muestra sus reparos ante una grave inexactitud: “El libro de estilo de The Guardian establece claramente que si estás bajo una lluvia de balas en un lugar público envuelto en una persecución asesina a cargo de una unidad de inteligencia malvada, tienes que meterte en el café internet más cercano y empezar a bloggear sobre el tema para mantener a los lectores informados”. Esto sí que es una lección sobre nuevo periodismo.

Extreme Ways, Moby. BSO de El Ultimatum de Bourne.

Las críticas de la película en los diarios británicos:

3 comentarios»

  Memorabilia visual para el 6º aniversario del 11S « CuatroTipos wrote @

[…] Normal que los ex espias rebotados con la CIA como Jason Bourne lean The Guardian. […]

  Resumen del Año CuatroTipos (I): HerminioJF « CuatroTipos wrote @

[…] 2) Jason Bourne lee The Guardian […]

  Nos gusta “The Grauniad” « CuatroTipos wrote @

[…] nosotros a Jason Bourne nos gusta The Guardian, ya saben: su flema británica, la ambiciosa edición fotográfica, los blancos bajo los titulares, su orden […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: