CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para septiembre 9, 2007

“Coentor” valenciana en B/N

Dobiol. Mi compañero y colega HJF está realizando una completa y vigorosa recopilación de talentos indígenas con su serie de post sobre el “poder valenciano”. Su último post sobre el valiosísimo legado del cartelista Josep Renau no tiene desperdicio. Una pena que este señor fuera un rojo, republicano y por ende, filocomunista, por que ya sabemos que por estos lares, las iniciativas y homenajes van por otros derroteros.

Pero no nos engañemos. Aquí se trata de que busquemos lo que nos une a todos los valencianos. ¿Qué mejor demostración de poder y de hermandad que algo tan propio como la “coentor” valenciana?

Un término intraducible que viene a ser una derivación autóctona del kitsch. Algo barroco, tópico, excesivo y fallero, antítesis absoluta de la modernor.

coent -a

 

1. adj. Que produïx una sensació anàloga a la d’una cremada, que cou. Tindre els ulls coents. Un dolor coent.
2. adj. Excessivament picant. Botifarres coentes.
3. a. adj. D’una presumpció ridícula, cursi. Uns versos molt coents.
b. ser coent com un all (o més coent que un all ) Tindre mal gust, ser cursi.

Porque, seamos francos. Por más que se esfuercen nuestros gobernantes en dar una imagen de ciudad puntera, ‘high-tech’, volcada al mar, con su America’s Cup revalidada y su Fórmula 1 en ciernes, lo que triunfa entre nuestros visitantes, no son las camisetas del Alinghi, o las miniaturas de la Ciudad de la Ciencias, sino los fantásticos imánes de nevera de paellas, barracas o las postales del Miguelete, de la Mare de Deu dels Desamparats, chapas de Rita Barberá…

… o toda suerte de variantes alusivas a la visita del Papa Benedicto XVI a nuestra ciudad.

Todo esto viene al caso del estimulante reportaje firmado por Mónica Ros que publica hoy, domingo 9 de septiembre, Levante-EMV sobre los ‘souvenirs’ que se triunfan en entre los turistas que visitan valencia. Las fotos que acompañan el artículo, de Eva Máñez, han perdido toda su fuerza por que la página, desgraciadamente, iba en blanco y negro.

Un servidor curraba ayer en el periódico e intento un par de veces que la página mostrara el contenido como merecía, pero el subdirector de turno no se avino a razones. Intercambiar esta página de la sección de local por otra de color era demasiado para un sábado de septiembre.

Mónica, no lo conseguimos, pero aún nos queda este blog. Así que aquí podréis ver las coloristas y bonitas fotos de Eva Máñez en todo su esplendor (¿o coentor?). Que las disfrutéis.


+ Coentor:

Anuncios