CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

La Safa restaurante, aquí bebimos vino

Pindal, un blanco estupendo que se encuentra por unos siete euros en las tiendas.

JPÉREZ: El restaurante La Safa está en la calle Navarra nº 7, junto al Mercado de Abastos de Valencia (96 384 88 00). Tiene una página web (www.lasafa.com) más extensa que las habituales en restauración y con una presentación muy decente. El local es de finca antigua, luminoso, con una buena decoración rústica y un ambiente cuidado, de esos que exponen pinturas en las paredes. Su menú está cerrado: dos primeros, dos segundos, dos postres. Todo por 15 euros con bebida. Pero saldrán a unos 20 euros por cubierto si piden un vino en una carta que está cargada en los precios, como ya es tristemente habitual.

ALIMENTARSE DE VERDEJO

Cuatrotipos disfrutó más del vino (muy buen servicio en los caldos) que de la comida. Tienen cerveza Alhambra. Eso es bueno. Pero mi comida resultó parca y desangelada. Eso es malo. El cocinero salió al comedor para interesarse por su trabajo. Eso es bueno. Pero nos clavó un postre de naranja horrenda, cortada a pedacitos con manzana, sin ningún otro condimento. Eso es malo.

EL VINO

Vamos a pedir ensalada, crepes de salmón y confit de pato, así que la elección del vino es difícil. Para el pato se impone un vino potente y sabroso, pero el salmón pide algo más sutil. Tiramos por la calle de enmedio y descubrimos un blanco vallesoletano, Pindal 2005, D.O. Tierra de Castilla, elaborado con cepas centenarias de la variedad verdejo. Tiene algo de madera y será bueno para todo. En la carta vale 18 euros, pero es un vino que se encuentra por unos siete euros en las tiendas. Precios multiplicados por tres. En la carta abundan los de 20 y los de 30 euros la botella. No nos escandaliza, porque se ha generalizado en los restaurantes triplicar los precios del vino, pero es lástima ¿no creen? Quizá Lasafa disponga de algún vinico bueno y barato que entre en el menú. Desde luego, no lo encontramos en la carta.

BUEN SERVICIO

El servicio del vino es excelente. El camarero prepara grandes copas de cristal fino. Primero vierte una pequeña cantidad del dorado líquido para aromatizar y templar los vasos. Luego sirve y todos disfrutamos.

Aceitunitas de aperitivo.

EL MENÚ

Despreciamos la crema fría de verduras y los cuatro apostamos por la ensaladita. Tenía unos cuantos garbanzos dejados caer y un buen aliño. Fue correcta en sabor y justa en cantidad. En los segundos, Herminio, Diego y yo tomamos crepes de salmon con crema agria, pero Tomás se decantó por el confit de pato. Probé el confit y lo encuentré bueno, pero mi crèpe fue insípida y escasa. Si quieren ganar quilos, apuesten por otro restaurante. Mi postre no lo voy a nombrar porque no lo merece, aunque creo que mis compañeros de mesa tomaron unas panacotas que estaban decentes. ¿Por qué es tan difícil encontrar un comedor que ofrezca buenas y honestas frutas en los postres?

JPEREZ: 4,6
Ambiente: (7) Bonico y luminoso.
Comida y bebida: (4)
Relación calidad/precio: (3). El buen servicio del vino debe ser un valor añadido, no una excusa para cargar los precios.

HerminioJF: 5,6
Ambiente: (8): En el Carmen o Russafa uno puede encontrar casas antiguas con encanto, pero en la desangelada área de Mercado de Abastos tiene especial mérito un lugar así de acogedor y añejo, pero sin ínfulas que le hagan parecer un decorado de cine. Lo mejor del restaurante. Y para comer, tranquilísimo.
Comida y bebida: (4): Al llegar al trabajo me hice un bocata de la máquina, porque la comida no llegó. Otro restaurante de “carta exquisita y ligera de noche”, que olvida que el menú del mediodía en España es la comida principal de la jornada, y que la OMS asigna 1.000 calorías a ese concepto. DObiol: como ves yo no estoy a dieta, y tu también estás estupendo, así que pídele más chicha de la comida, que para eso en este país nos cogemos 2 horas libres. ;-P
Relación calidad/precio: (5). Cierto que la carta de vinos tiene precios de una estrella Michelín, aunque cuenta con copas/atención servicio de vino impecable en plan “gran sumiller”. La comida no sería cara si fuera más abundante y menos insípida. No hubo suerte con lo que elegimos, pero solo había dos alternativas entre platos, y hay que estar muy seguro de que gustarán para ponerlas en el menú. Probaré de noche, con menos hambre y con la posibilidad de equivocarme con la carta bajo mi responsabilidad.

Dobiol: 6,3
Ambiente: (8) El local es acogedor, con las paredes del ladrillo visto, y muy luminoso, gracias al patio posterior.
Comida y bebida: (5) En mi opinión, las raciones escasas no suelen ser un handicap (más si cabe en un menú de 1/2 día, que no debería ser pantagruélico), siempre y cuando el plato valga la pena. No es el caso. A la ensalada le salvó el aliño, pero los crepes de salmón no eran nada del otro jueves. El blanco, pese a lo que nos costó elegir en una carta con excesivas “bajas” estaba muy rico. Como dice Javi era caro, con un precio triplicado, sí… Pero seamos justos. Lo hacen todos. El bar que tengo junto al estudio tiene una carta de vinos escasa, con vinos de mesa que, como mínimo también triplican su valor/tienda.
Relación calidad/precio:
(6). Servicio exquisito, local tranquilo y muy agradable, comida mejorable a precios no barato. Volvería a intentarlo (con unas barritas saciantes para HJF).

TGorria: 5,6
Ambiente: (7) Local amplio, agradable y tranquilo, interiorismo “rusticitante” pero sin pasarse.
Comida y bebida: (5) Cuando voy a comer y me arrepiento de no haberlo hecho en casa, mal asunto. La ensalada que pedí la resuelvo yo mejor en mi casa y el confit de pato estaba rico, pero en definitiva es una buena conserva.
Relación calidad/precio:
(5). Servicio amable y correcto, comida regular, aunque el precio tampoco es excesivo.

_____________________

Ranking CuatroT(r)ipos
Desde que ponemos nota…. (Queda fuera nuestro favorito, La Gallineta. Ya volveremos.)

  1. ArtiCo: 7,25/6,9/6,75/6=6,7
  2. La Drassana: 6/5,5/5,8/5,3=5,65
  3. La Safa: 4,6/5,6/6,3/5,6=5,52
  4. Fudd: 4,5/5,3/5,7/5=5,1


5 comentarios»

  Carlos wrote @

Señores, como persona relacionada con el sector de la hostelería, quisiera hacerme eco de la frase que leo en su web:

se ha generalizado en los restaurantes triplicar los precios del vino, pero es lástima ¿no creen?

Mi comentario al respecto es: Si se cobra al cliente el vino al precio en que se encuentra en la tienda… ¿de qué vive el empresario hostelero? ¿De dónde se sacan el precio del alquiler del local, de la luz, del agua, del gas, del seguro, de los impuestos, la licencia? ¿Y los camareros, vienen a trabajar porque les gusta y les motiva? Pues resulta que no, que cobran a fin de mes: camareros, cocineros, sumiller, fregaplatos, limpieza…

¿Habían pensado alguna vez la cantidad de personas, esfuerzo y dinero que hay detrás de esa botella de vino que Vd. se está tomando?

Por favor, seamos serios. ¿Acaso cobran Vds. su trabajo a precio de coste?

Sólo pido que se tenga un poco más de comprensión con todo un sector, antes de tirar por tierra la labor de profesionales.

Gracias

  cuatrotipos wrote @

Hola Carlos:

Cierto que el coste del producto es la parte más pequeña de la factura de un restaurante. Nadie espera que nos cobren la comida a precio de coste, sobre todo cuando más trabajo y talento hay aplicado a la creación del plato y más esfuerzo humano se pone en su servicio.

Uno no puede precisar cuánto vale una ensalada de bonito: suma la lechuga, el tomate, el huevo duro y la lata y la parte de aliño y te salen unos 3 euros. Pero que te cobren 9 no te importa si esta bien buena, porque su elaboración requiere muchos imponderables. Pero el coste del vino es el más objetivable de todos. A mí me pusieron en Barcelona un Barón de Turís blanco (1,6 euros en el Caprabo) por 10 euros…!!! Por supuesto, el vino era barato relativamente, pero era exhorbitante en comparación con su precio real.

Un restaurante tiene que pagar sus gastos y sacar su beneficio (20, 30%), como cualquier otro negocio. El vino es una pieza más y pocos clientes lo dudamos. Nadie espera que lo saquen a precio de coste. Pero no es cierto que se haya generalizado “triplicar” el precio del vino. A los restaurantes que voy ese precio sencillamente se ha duplicado y existe en mi círculo la impresión de que ese sobreprecio es justo. Y te cobran más del postre o más del café para ir redondeando los gastos.

Pero considero un error de marketing sobrepreciar el vino de tal manera, cuando todos vemos sus precios reales en el Consum. A mí no me apetece beberme un Miracle a 18 euros cuando lo he visto a 5,65 esa mañana. Y sin embargo me como una buena paella a 15 euros el servicio, cuando el coste real es menos de una quinta parte.

HJF

  cuatrotipos wrote @

Hola Carlos:

Dices en tu comentario que “Si se cobra al cliente el vino al precio en que se encuentra en la tienda… ¿de qué vive el empresario hostelero?”

No estamos hablando de cobrar el vino al precio que se encuentra en la tienda. Entre eso y triplicar el precio de las botellas hay una diferencia evidente. En ningún momento hablamos de “cobrar al precio de coste”. Nos limitamos a señalar que es una lástima. Y es verdad. Es una lástima.
Ahí va una pregunta ingenua: ¿Si cobras las botellas de vino al doble -en vez del triple- de su precio en el supermercado se hunde vuestro negocio? Seguro que no. Si queréis mantener las ganancias reestructuráis los precios del resto de los artículos. Es, simplemente, otra visión del negocio.

De otra forma, siempre encotraréis a clientes que conozcan el precio real de las botellas y no paguen con agrado tres veces más por un vino que compran habitualmente.

JPÉREZ

  sergio wrote @

en primer lugar me presento como profesional del sector y he de decir que nunca pueden compararse los precios de tiendas o grandes superficies con los de un restaurante
primero hay que pensar que estas tiendas o grandes superficies compran los vinos a otros precios sobre todo las grandes superficies que adquieren cantidades inmensas de producto y les aseguro que les cuesta mucho mas barato que a nosotros que probablemente compremos los vinos de caja en caja y por otro lado cuando se sirve un vino de un coste mas bajo en este caso menos de diez euros le puedo asegurar que el trato de ese vino va a ser el mismo que de uno que haya costado el doble o el triple o lo que quiera que haya costado.se paga que a uno le sirva el vino un profesional y se lo sirva de la manera adecuada en las mejores condiciones para poder apreciar todas las cualidades que ese vino ofrece y eso hay que pagarlo.
de echo y por este motivo yo personbalmente cargo lo mismo a un vino que me cuesta 5 que a uno que me cuesta 30 que es entre 10 y 12 euros cobrando asi simplemente el servicio .dicho esto espero que la proxima vez que alguien tenga que juzgar a alguien en relacion a ciertas materias de las que no entienden primero se informen que contextualicen y despues que critiquen muchas gracias

  sergio wrote @

ademas cuando se traten ciertos terminos que se hable con propiedad por favor,tierra de castilla no es una d.o y en todo caso, un vino vallesoletano como el pindal ,es vino de la tierra de castilla y leon ,seamos serios.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: