CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Apuntes colectivos sobre el “nuevo” El País

¿El nuevo El País? No entiendo

JPEREZ: Más allá del cambio tipográfico, la belleza de la Majerit y la efectividad neoclásica de la Franklin para los titulares de deportes, los cambios en El País no están en el aspecto de sus páginas sino en el nuevo orden de los temas y la manera de relacionarse entre ellos. Nos despedimos con alegría de las entradillas negras escritas en la vieja Times, pero seguimos viendo las viejas páginas con su antigua estructura anti-Cases (el mejor filete es el filete inexistente) y sus sobrios titulares sobre un texto desnudito.

ENSALADA DE FUENTES

Esta es la prueba de que El País lo han diseñado almas de gustos variables. Hemos hablado de Majerit y de la Franklin, pero hay (al menos) dos tipos de grotescas más en juego. Una de ellas, ligeramente comprimida, tiene aire de News Gothic, o Benton. Sólo se usa en (algunas de) las cabeceras de sección y en los pies de foto y los señaladores de tema de Domingo. La otra (Identifont me señala la Memorandum SG) podemos verla en las infografías, los pies de foto y las firmas. Es alguna parecida, en todo caso.

En cuanto a la Franklin, bueno, la veo muy comprimida en los titulares, así que me arriesgaré y diré que quizá sea la Tee Franklin, una actualización de la Franklin de Tomi Aparanta (2001), una letra con una historia de traición y venganza de por medio, y si no, vean bajo estas líneas la muestra tipografica de la página de Suomi Type Foundry .

CAMBIOS EN EL ORDEN DE LOS TEMAS

El País apuesta por su condición de periódico de referencia en los grandes temas: Internacional, España y Economía abren el periódico formando el bloque serio. Opinión sigue siendo un paréntesis en el ritmo temático. Hace de árbitro entre los temas de influencia mundial (ya saben, periódico global en español) y los temas de interés social agrupados bajo una gran cabecera, Vida y Artes, donde desfilan el resto de secciones del periódico, incluido deportes. Esta nueva estructura parece coherente y no puedo sino alabarla, pero, en realidad, me escama todo lo demás.

LAS CABECERAS

No encontramos el ritmo en los encabezamientos. Ora van en News Gothic de caja alta y color azul o rojo (Internacional, España, Economía y Opinión) ora en News Gothic de caja baja (obituarios y el tiempo). Para las cabeceras de Vida y Artes, la nueva gran sección de El País, han elegido Majerit en caja baja y azul intenso. Sin embargo, en las cabeceras de los cuadernillos locales volvemos a la News Gothic en gran tamaño. ¿En qué quedamos? Entre este despliegue de tipos y colores, vemos variar también los cuerpos de los encabezamientos en un par de puntos, para indicar la página de comienzo de cada sección.

SUPLEMENTO DE DOMINGO

Para hacer una gran página de prensa, denme una buena foto y un buen texto. De estos elementos se compone un buen periódico. El suplemento de Domingo tiene de ambos pero, ¿es necesario partir los titulares y hacerlos atravesar los encuentros de las páginas, como sucede en la entrevista de Doris Lessing? Es mas, incluso los pies de foto, con apenas un cuerpo 8 de News Gothic (o Benton) pasan de una página a otra perdiéndose en el encuentro. Estas cosas no añaden valor a la información, sino que dejan en evidencia un estilo pobre y falto de recursos para adaptarse al formato. Las paginas no están hechas para leerse en la pantalla del ordenador.

***

Global y de cajón…

Dobiol: Javier se me ha adelantado a la hora de valorar muchos de los elementos principales vistos, a bote pronto, en este “renovado” El País. Para mí las grandes novedades son, a su vez, dos grandes aciertos: La nueva secuencia en las secciones del periódico, y el relevo de la vetusta tipografía Times por esta flamante y efectiva Majerit diseñada por Mario Feliciano.

DE CAJÓN

El hecho de que este cambio de estructura de los contenidos sea, en mi opinión, un acierto no quiere decir que a nivel de diseño considere el trabajo redondo. Bien al contrario creo que la verdadera apuesta de El País por un nuevo orden en los contenidos no ha tenido un diseño a la altura.

Ya lo dice Javier. Desaparecen las viejas entradillas, todo es más sencillo y hay menos elementos. Pero… ¿Y la dichosa ayuda a la “navegación” en la que nos hemos empeñado en apostar todos? En la era de internet 2.0 El País encoje sus recursos informativos y deja aquello de los “niveles de lectura” en una mera complicación.

Todo de cajón: Titular, subtítulo(2), texto, destacado (a veces) y despiece (si se tercia). Vamos, todo listo para solventar el periódico con las mínimas complicaciones. Poquísimos ladillos y escasos apoyos informativos.

VUELVO A JAVI…

Bloque serio (Internacional, España y Economía), Opinión (como un paréntesis temático), y el cajón de sastre de ‘sofnews’ que engloba los temas de interés social (incluido deportes.) agrupados bajo Vida y Artes. ¿Como lo han diferenciado? Pues aparte de esa gran cabecera para Vida y Artes creo que esa es una de las grandes carecias del nuevo El País. Se echan en falta referencias más evidentes de esta gran superestructura que luego no se ve reflejada gráficamente. Una raquítica diferenciación tipográfica con una sanserif mayúscula (apostaría por una News Gothic) para el bloque serio y una minúscula Majerit para el gran bloque lúdico. Y chimpum.

DEPORTES, TIERRA DE NADIE

La sección de deportes vaga perdida en medio de ese bloque enorme de ‘softnews’ pero con características tipográficas propias, ya que sustituyen la grotesca del primer bloque (Javier comenta ‘por lo bajini’ que es quizá sea una tal Memorandum) y de paso la tipografía de titulares/subtítulos por esta suerte de Franklin ‘algo‘, con justificación centrada, que nos retrotrae a los diseños monótonos de hace una década.

Sobre el suplemento de Domingo y el EPS creo que hay que hacer un aparte. Se ha apostado por externalizar su diseño apostando por Oscar Mariné. Grandes fotos, buenos textos, como toca, pero… ¿Qué ha aportado? Para mí bien poco. Se ahonda en la ensalada tipográfica apostando esta vez por Utopia (en mi opinión, a fuerza de compensar tamaños la han dejado excesivamente pequeña) en lugar de Majerit… Estoy seguro de que HJF ahondara en uno de los problemas que más me han llamado la atención: la cantidad de tipografías utilizadas para usos similares.

En EPS sucede algo que hemos comentado Javier y yo. Se da diferenciación evidente entre la portada minimalista, en la que se apuesta por la fotografía, “podando” la cabecera, y el diseño de las páginas interiores, con el uso “festivo” de la tipografía de titulares.

Y entre tanto “mamporro” una cosa que me ha gustado: Al fin las firmas de las ilustraciones que acompañan a las grandes firmas de este suplemento son generosas. Nunca he comprendido esa costumbre de “esconder” la autoría de las ilustraciones pegándolas a las mismas con tamaño mínimo y en vertical.

Anoche mi chica me mandaba a paseo a las tantas mientras miraba con lupa el periódico (la única forma de leer ahora la parrila de TV), comparaba con el del día anterior… Ya ves. Detalles nímios que no percibe la mayoría y nosotros robándole horas al sueño… Panda frikis.

***

Réquiem por un ladillo

TGorria. Posiblemente estemos ante el acontecimiento en el universo del diseño periodístico español de la década, y ante tamaño evento no podemos (en un blog como este) dejar de comentarlo. Lo primero que se me ocurre es que las previsiones de hace unas semanas eran ciertas, y esto parece un remake de lo sucedido con La Vanguardia. En segundo lugar: decepción. Decepción fue la primera sensación que tuve el domingo por la mañana, porque aunque me esperaba algo así, la verdad es que no en ese grado. La nula capacidad para el riesgo que se plasma en este rediseño, en una empresa de ese poder, resulta descorazonadora y contradictoria con el mensaje de referencia del progresismo que tradicionalmente ha representado El País. En realidad, me gustaría conocer como se ha gestionado este rediseño y lo que queda de las propuestas de Palmer y Watson y las intervenciones de las altas jerarquías de Prisa. Quienes deben estar pletóricos de autoestima son los diseñadores de la maqueta originaria, Reinnhard Gäde y Fermín Vilchez, que han visto como su diseño básico permanecerá vigente unos cuantos años más.

Ladillo. Voy a ser un poco bruto, y posiblemente me llamarán pretencioso pero creo que el resultado final de un rediseño como el de El País nos lo ventilamos en una semana la mitad de los componentes de Cuatrotipos, por la centésima parte de lo que le han costado a Prisa los 600.000 relojes de Mariné. Y es que para este viaje (a Shangai) no se necesitaban tantas alforjas. Francamente, en algunos casos (el País Semanal, verbigracia) la nueva propuesta es sensiblemente peor que la anterior.

Hay decisiones que uno no acaba de entender, como la supresión de los ladillos (títulos intratextuales, mejor). Y errores que parecen de principiantes, a mi modesto entender, (la verdad es que el tono de este post suena un tanto petulante, pero es lo que me pide el cuerpo) como la falta de equilibrio en el interletraje (de titulares, pero también del cuerpo de obra), o los bloques de texto entre dos páginas.

Madrid. Más discutible es la elección de la tipografía; en este caso es una cuestión de gustos. Quizás en la profesión haya algo de esnobismo tipográfico, y aunque no me parece que haya que estar siempre a la última en cuanto a elección de tipos o utilizar necesariamente lo último del catálogo de Font Bureau, creo que hubiera sido más acertado (en el caso de una opción continuista como la que se ha tomado) continuar con la elección de Madrid para titulares (Majerit, amigo Mario, no me acaba) y Miller para el texto, como el alguno de los suplementos anteriores.

Y a mi, que soy Franklinfilo desde hace años (que guapa que es la Benton, no?) también me chirría un poco volver a verla en la sección de Deportes, una composición tipográfica curiosamente similar a la del periódico Las Provincias (también la cabecera de Vida&artes se parece mucho a la de Vida&Ocio del periódico de Vocento en Valencia)

En fin, que aunque uno sea partidario de la vieja máxima de Van Der Rohe que rezaba aquello de que “menos es más”, también comprendo aquella versión de la misma que decía “menos es aburrido”. He de confesar que tampoco soy un ferviente admirador del estilo Cases, pero como decía Aristóteles, la virtud en el termino medio. Me gusta bastante Público, aunque posiblemente mi diario favorito se situara entre estos dos modelos, el de El Pais (el actual y el del sábado pasado) y el del periódico de Escolar.

Posdata: De todos modos, El País sigue siendo el mejor diario del país, y uno de los mejores de Europa. El nivel de sus contenidos es apabullante, pero este es un blog sobre diseño periodístico y tenemos que hablar sobre ello. Lo que resulta decepcionante es que ambas cosas no se combinen para convertirlo en un diario excepcional.

***

Más ruido:

18 comentarios»

  Máximo wrote @

Al no existir aperturas de sección, la navegación es imposible. Vas pasando página y, si te despistas, estás en otra sección y tú sin saberlo. Esto no ayuda mucho al lector que, pongamos, quiere comenzar a leer la economía. La reubicación de las sección, por otra parte, crea en la primera parte del diario una sensación de monotonía que no se rompe hasta que se llega a lo de Vida… Por cierto, hay detalles que, guste o no, recuerdan a Público, como potenciar la relación del papel y la web o el juego de secciones como Tendencias/Gente. Dentro del respeto que me merece El País, en líneas generales, el diario es tan ladrillo como siempre.

  Diego wrote @

Ahora… ¿alguien de dentro de la redacción nos podrá explicar cómo tantos y tan buenos profesionales han alumbrado semejante diseño? Ha sido una decepción…
Citando un artículo famoso publicado, tiempo ha, en las propias páginas de El País, “qué error, qué inmenso error”.

  cuatrotipos wrote @

El anzuelo está echado, Diego… A ver si pican.😉

  Diego wrote @

Otro apunte (que se me habían pasado antes): Coincido con Mr. Gorria en que algo huele a podrido en el interletreado de la tipografía. Vaya, que el resultado es malo (aunque la letra, en sí, sea mona).

Y pifiarla en el interletreado de un periódico refleja el nivel de improvisación con el que parece que se ha llevado a cabo la que estaba llamada a ser madre de todas las remaquetas.

  Diez puntos sobre El País : Blog de Notas wrote @

[…] AMPLIACIÓN: Ahora que ya han pasado varios días, os dejo los tres mejores análisis que he encontrado en la red: – El de CuatroTipos. […]

  P.lo wrote @

¿No os parece que el diseño de los suplementos es casi insultantemente mediocre?

Los sumarios y despieces de ‘Domingo’, por ejemplo, son lo más feo que he visto en la prensa española en los últimos diez años. Las páginas de opinión, tanto en ‘Domingo’ como en ‘El País Semanal’, también han saltado una década hacia atrás. Ambos suplementos son sosos, están mal señalizados… Lo de renunciar prácticamente al color me parece un suicidio gráfico. ¿Cómo imaginar que la edición diaria tendría más elementos en color que la revista?

Creo que el nuevo ‘El País’ con unos suplementos dignos hubiera aguantado el tipo, hubiera pasado en general por un rediseño insulso, sin más. Pero cuanto más miro el resultado global, me gana la sensación de que estamos ante una cagada espectacular.

  Susana wrote @

Yo el domingo me quedé pasmada. Las imágenes del rediseño que se habían adelantado en anteriores semanas no me parecieron tan pésimas como lo que tenía entre las manos. Creo que El País no ha arriesgado absolutamente nada, más que de rediseño podríamos hablar de simple retoque del diseño original. Eso en el caso del diario, en el del suplemento EPS hablaría de retraso, el anterior diseño me parecía mejor. En ambos casos se han olvidado de las nuevas tendencias y han evitado seguir la estela de otros diarios que van más con lo nuevos tiempos estéticos (Público, por ejemplo). Menudo ejemplo de diario progresista…

Besos a todos!

  vpalau wrote @

Cada vez me gusta más este blog… Sois fantasticos!!!

  ladillo wrote @

En toda la verbena esta que montó prisa no he encontrado ni una sola idea, ya saben, eso que debiera fundamentar un buen diseño. Triste.

Para no repetirme, se nota que se han dado cuenta de que deben potenciar la infografía, pero lo único que han hecho es aumentarla en tamaño. (Véase la del domingo sobre los aditivos del tabaco y la de ayer sobre el pederasta. Tardé tiempo en darme cuenta de que eran infografías y no anuncios de expropiaciones del ministerio de obras públicas)

Y el reloj, aunque ya sabía que no era un rolex, me lo llevé ayer a la piscina y la esfera tardó cinco largos en inundarse. Creo que lo voy a vender en eBay como metáfora del rediseño.

  Máximo wrote @

Por cierto, no había leído la postdata y la suscribo al 100%. El problema de El País es la endogamia. Subidos en el pedestal de la prensa nacional, llevan lustros formando periodistas para que piensen, trabajen y escriban al modo de El País. Es un buen sistema para garantizar que todo, siempre, continúe igual (en lo bueno -los contenidos- y en lo malo –que es denso como un puré de verduras–). La llegada de aire fresco, de nuevas ideas, de nuevas formas de entender la comunicación, es imposible. Los intentos de crear información visual, por ejemplo, chocan con el modo de ser de los periodistas de El País, que todo lo resuelven con texto. Despiezar la información, para ellos, es sinónimo de vulgaridad, y facilitar la lectura, una afrenta a los principios del periodismo. Es imposible que en El País lleguen nuevos conceptos de comunicación por un simple motivo: en El País nada llega; todo se autogenera y se programa.

  pepe wrote @

Es cierto. La decepción ha sido tan mayúscula como la parafernalia mediática montada el torno al cambio, con ese goteo de noticias (que si la tipografía -que por cierto creo que es lo mejor-, que si el acento…) y aquel donjuan treinteañero escupiendo rimas por mitad de shangay…Pintaban mejor los avisos de lo que ha sido el resultado. Y creo sinceramente que ha sido un cambio regresivo, como comentáis algunos, sólo comparable al del Cinco Días cuando cambió el diseño ejemplar que le plantó Pablo Martín de Gráfica. Resulta infumable y a estas alturas de la peli da un poco de pena, la verdad, porque cualquiera con dos dedos de frente lo habría hecho mucho mejor. Mejor y por menos dinero. Para colmo el diario, es cierto Tomás, recuerda -clavaíto en deportes- al diario “decano” de estas lides… Así que para acabar comparando El País a Las Provincias… No sé creo que algo no ha funcionado… Y para guindas, el color que le han plantado a la tilde; un azul que canta la traviata y qu a mí me recordó al triángulo azulado del difunto diario 16.
Lo mejor del rediseño -permitidme el atrevimiento- creo que ha sido el spot televisivo que lo anunciaba.

[…] promocional de El País del pasado domingo no salió según lo previsto. Lo del renovador diseño se desinfló al primer pagineo. Lo del reloj “de autor” al parecer se estropeó a la primera ducha caliente. Pero en […]

  Blog Clippings » eCuaderno wrote @

[…] CuatroTipos: Apuntes colectivos sobre el “nuevo” El País […]

  En Navarra también triunfa Mario Feliciano « CuatroTipos wrote @

[…] estos tiempos de rediseños tibios y asustadizos, el diseñador y periodista Javier Errea ha estrenado hoy domingo 18 la nueva imagen […]

  Santander, ‘En Titulares’ « CuatroTipos wrote @

[…] aquellos meses aún no conocíamos los rediseños de El País, La Vanguardia, ni aún podíamos encontrar Público en los kioscos. Una suerte, la verdad, porque […]

[…] Apuntes colectivos sobre el nuevo El País […]

[…] de 2007. Para éste segundo se lo han tomado con calma, y cabría preguntarse —a semejanza de El País —cuántas ideas realmente innovadoras se han quedado en la carpeta de los rediseñadores, cuyo […]

[…] Un agradecimiento para acabar. El reloj de Mariné que El País regaló con su rediseño se estropeó en la primera ducha. La película de que regala El Mundo hoy, la enooorme Primera Plana de Billy Wilder (1974) es un […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: