CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Viva The Economist, esa extraña revista

sdgaghadsh
JPÉREZ: Las portadas y la tipografía de The Economist ya han sido revisada en este Blog. Sus primeras páginas se distinguen por su claridad de concepto y por su inteligencia a la hora de reforzar el titular principal. Me alegra la publicación de esta portada de la semana del 3 al 9 de noviembre en especial, porque la unión del concepto de dios con el concepto violencia no ha provocado reacciones estúpidas.

Leer noticiaRecordemos los disturbios y muertes que provocó en enero de 2006 la publicación de 12 chistes y/o caricaturas con el islam como tema por parte del derechista periódico Danés Jyllands-Posten. Uno de los dibujos más comentados fue el de Mahoma con una bomba en el turbante. En su portada The Economist representa a Yahvé con una granada. Y no es ningún chiste. Me alegra recuperar ese discurso dentro de la normalidad de la libre expresión de ideas.

The Economist es una revista extraña en el panorama editorial mundial. Mientras que las grandes revistas globales como Time, ven reducirse sus ventas por millones de lectores en cada lustro, The Economist los gana. Ahí están los 600.000 ejemplares de aumento en las ventas semanales de la ultima década, hasta situarse en las cifras de las grandes. The Economist vende, según datos de The Guardian en el mes de septiembre, 1.200.000 ejemplares de cada número. Está participada en un 50% por Financial Times, aunque renunció expresamente a cualquier control de la publicación. El otro 50% está repartido en manos de inversores individuales. El semanario británico ha puesto a disposicion de sus lectores on-line su archivo de más de 8.000 numeros, desde 1843 hasta 2003. No está mal el periodo.

https://i0.wp.com/www.magazine.org/Editorial/40-40-covers/16.jpg

Arriba, The Economist en los años 90. el titular dice: «El problema de las fusiones»

The Economist es una revista extraña por sus tendencias alcistas de ventas, por sus atrevidas portadas, por sus inacabables textos y sus pequeñas fotografías, por sus rebuscadísimos pies de foto y por la austeridad de su diseño y sus cabeceras de sección. Pero no es todo. Tiene la mancheta más lacónica de de toda la prensa mundial. Ni siquiera el nombre del director figura en los créditos y mucho menos los nombres de los autores de los textos. Todos y cada uno de sus artículos, fotos e ilustraciones son editorializados por el periódico. Su uniformidad en la edición de titulares, fotos y pies de foto es espectacular. La firma, que en otros medios de comunicación es el marchamo de calidad, la cara visible de un autor determinado que avala una información, es despreciada en esta revista. Y no le va mal, por lo que parece. Ni en ventas ni en influencia política, a juzgar por la cantidad de altos cargos internacionales que firman su sección de cartas de los lectores. Abajo, página de apertura de la sección dedicada a Europa y uno de los sobrios diseños de página habituales de la revista.

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.threesources.com/pix/economist20050827.jpg” porque contiene errores.

https://i2.wp.com/bagnewsnotes.typepad.com/bagnews/images/Economist-Guns.jpg

2 comentarios»

  Paranoicos con internet « The New Blog Times wrote @

[…] (Más sobre The Economist en Cuatro Tipos) […]

  nachogrijuela wrote @

excelente artículo. enhorabuena


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: