CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para noviembre 27, 2007

Apuntes desde Barcelona Ñh4(IV): Lo que yo sé

JPÉREZ: Si quieren leer algunas conclusiones sobre el contenido de las conferencias de los ÑH4, o sobre el epatante rediseño de El País, mejor vayan columna abajo hacia la reseña “Apuntes desde barcelona ÑH4 (I)”, porque esto es una crónica gastronómica y rosa. El que avisa no es traidor, por lo que yo sé.

mastinell

Y lo que yo sé es que tras la conferencia de bienvenida sirvieron un rioja buenecillo del que no recuerdo el nombre. Sin embargo, recuerdo perfectamente el cava: Mas Tinell, Brut Real Reserva , un fantástico brut seco de renombre folclórico y fama majestuosa, ya que fue la marca vencedora de la cata a ciegas para la boda de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín (aquí tienen una nota de cata ) en Barcelona en 1997. De esto nos enteramos gracias al conocimiento de Silvia, la guapa esposa de Jordi Català, el premiadísimo Jefe de Infografía del Periódico de Cataluña, ambos buenos amigos nuestros desde una grata experiencia en el congreso de los Premios de los Periódicos Europeos celebrados en Aquisgrán, hace ya más de cuatro años.

MIÉRCOLES 21, NOS FUIMOS A CENAR

Lo que yo sé es que resulta difícil acertar con los restaurantes cuando vas a los congresos. Pero lo difícil no es imposible, sobre todo si cuentas con buenos guías. Tras visitar la casa Batlló, sede del acto de bienvenida, seguimos a las letras. Andreu Balius, uno de los mejores tipógrafos españoles en activo, fue dejando su estela hecha de Pradell, una serif elegante fruto de una investigación en las fundiciones catalanas del siglo XVII, Czeska, Trochut, Superveloz, la bordada Matilde, Elizabet ND y FF Fontsoup, (“a noddle family for computers”) con la cual cuatrotipos redactaríamos un menú con Tipeuà de primero.

RESTAURANTE MADRID-BARCELONA

Lo que yo sé es que cenamos muy bien entre las 24.00 horas del día 21 y la 1.30 del día 22 de noviembre en Madrid-Barcelona, (C/ Aragó, 282. Tel: 93 215 70 27). Es un restaurante que Andreu lleva en la memoria (de su móvil). Puntos a favor:

  • Precio contenido: 14 euros por barba, con cervezas Estrella Damm y vino incluído (un D.O. Montsant del año realmente bueno y barato).
  • Un servicio realmente agradable, en un local de ambiente cool.
  • Bandejas de ensaladas, mejillones y berberechos al vapor, almejas y longanizas en salsita, tartar de atún y una promesa de revuelto de morcilla y ajetes que no llegamos a probar por saturación gástrica.

Fue una estupenda velada que compartimos Balius, Cuatrotipos al completo, el super-mirandés Diego Areso, de Grupo Z (vean su blog quintatinta) y los buenos amigos del Grupo Joly, o sea: Juan Carlos Zambrano, de quien dicen que es un gran jefe, de los de mano izquierda y sonrisa franca y Vanessa Valencia, a quien hemos conocido en Barcelona. En adelante, a todos ellos los llamaremos “el equipo habitual”. Un verdadero dream team que no dejó un plato sin rebañar.

LA COMIDA DEL JUEVES

Lo que yo sé es que vale más una mala comida que una buena conferencia. Sobre todo si a la ya tremendamente interesante charla del equipo habitual se suman el diseñador Enric Jardí de Jardí+Utensil (no dejen de leer en este blog la reseña de su nuevo libro) y Gloria Langreo, responsable de diseño de elmundodeportivo.es.

El jueves a mediodía, cuando todavía andábamos de bajón por las revelaciones del pastel que se comieron en el rediseño de El País, Enric nos llevó de paseo para llenar la barriga. Fuimos al restaurante La Fitora, en el puerto deportivo de Barcelona: J.C. Zambrano, V. Valencia, Areso y Gloria tuvieron suerte con su arròs negre. El Somontano Cardonnay y la charla en estupenda compañía nos rescataron al resto de morir ahogados en el mediocre arroz en caldero, con mucho tomate y poco caldito del bueno.

GENTE DE PASTA: FANTÁSTICO ITALIANO

Lo que yo sé es que un buen congreso requiere una buena siesta, así que cerré los ojos durante la conferencia del nuevo diario español Público. Diego Areso evitó al resto de la sala el sonido de mis ronquidos con un par de codazos de amigo: “Javier, que respiras fuerte”. Cuando desperté ya tenía hambre, pero aguanté hasta las 21:00, cuando nos soltaron para la cena. Gloria Langreo tuvo una inspiración y propuso un sitio que resultó fantástico: Gente de Pasta, en Passeig Picaso, 10 de Barcelona. Hace tiempo que no disfrutaba tanto de unos “tortellini frescos alla vodka”.

Jesús del Olmo de la Carlos III de Madrid, JC Zambrano y Vanessa Valencia, del Grupo Joly.

Diego Areso, Gloria Langreo y Diego Obiol

Andreu Balius, JPérez y Enric Jardí

Jardí, con HJF, Amor Muñoz y Angel Castaños, de la Cardenal Herrera-CEU

El Perlat Syrah 2004 D.O. Montsant, de Cellers Unió, un estupendo vino recomendado por Balius, quien no entiende sólo de tipografía.

LA CENA

Lo que yo sé es que en estos eventos se habla mucho de las empresas y de los trabajos, y poco de la gente. Créanme si les digo que las cosas no están muy rampantes para intentar ser un humano a la vez que un periodista. Los periodistas trabajan, pero las personas comemos. Y nos gusta la pasta. Ojalá este restaurante triunfe en el franquiciado y llegue pronto a Valencia, porque les aseguro que vale la pena.

  • Barato: Menos de 16 euros con profusión de vino y fántásticos postres horneados de chocolate fundido.
  • Local bien decorado, con sevicio atento y estupenda pasta fresca. Se toman su tiempo para elaborar alguna salsa, como toca.
  • Tras las cena, se convierte en local de copas.

Espero que algunos de los presentes lleguen a Valencia para el próximo congreso de tipografía, donde los CuatroTipos podremos devolver la hospitalidad recibida. Gracias a todos, amigos, por unos fantásticos días. Viva Barcelona. Viva Sevilla. Viva la vida. Viva el vino. Esto es lo que yo sé.

Anuncios

Apuntes desde Barcelona ÑH4 (III): BCN24horas

Tomás Gorria. Lamentablemente, por cuestiones de trabajo, mi estancia en los ÑH4 de Barcelona, fue bien fugaz, menos de 24 horas. Pero he de reconocer que fue muy gratificante. Mi primera intención era compartir con mis compañeros de 4t alguna comida o cena en BCN y asistir a alguna de las conferencias más interesantes y visto lo visto puedo confirmar un 95 % de eficacia.
Llegué el pasado miércoles a casa Batlló hacia las 10,30 de la noche y todavía pude asistir a la visita a la casa de Gaudí, con Andreu Balius, (buen tipógrafo y buena gente, como casi todos los tipografistas que conozco) como cicerone de lujo. Incluso Andreu nos consiguió mesa en un restaurante muy cercano, a pesar de que eran ya casi las doce de la noche. Madrid Barcelona.


Diego Areso y JPérez en Madrid-Barcelona

Un sitio bien interesante por la comida, el servicio y el local. A la mesa, los 4t, Diego Areso (de Quinta tinta) el propio Andreu y Juan Carlos Zambrano y Vanessa Valencia (de Diario de Sevilla). Asi que podríamos rebautizar el local como Sevilla, Valencia, Madrid, Barcelona, cuatro ciudades con bastantes cosas que decir en el mundillo del diseño periodístico.

Ya empezamos a a repartir las chapas (ver arriba) que habíamos editado para la ocasión, y que tuvieron bastante éxito. Una charla animada y buena comida, a base de ensaladas, verdura con tempura y moluscos y bivalvos diversos. El precio, 18 euros/barba, estupendo. La primera sorpresa fue comprobar como ha cuajado nuestro blog en el mundillo. Ya somos una referencia muy solvente y eso aumentó nuestra autoestima, y aunque hemos de reconocer que gran parte del mérito es de nuestro compañero-timonel HJF, cuatrotipos se ha convertido en una aventura por la que vale la pena apostar, y es una suerte y un pequeño orgullo participar en ella.


Vista desde la habitación 403 del
hotel Ciutat vella.

Al día siguiente tocaba madrugar (la primera conferencia era a las 9h.). Así que no pudimos redondear la velada con alguna copichuela. Acompañé a Tipo Pérez y Tipo Obiol a su hotel y yo me fui al mío, que resultó estar a tres euros de taxi. Un hotel (el que elegí) bien ‘xulo’. Ciutat Vella, en la calle Tallers. Moderno, limpio, divertido y funcional en su interiorismo (abrió en 2007), y está bien de precio (80 euros/habitación) ideal para un fin de semana en Barcelona.

En realidad, dada la premura de mi estancia en BCN, no me inscribí en el Congreso, e iba un poco a la aventura, confiando en que podría asistir a alguna de las conferencias que me interesaban. En todo caso, si no podía entrar, tenía una vuelta por BCN como alternativa, así que no me preocupaba la cosa. A cierta edad, una línea más en el currículum, o un diploma en la habitación dejan de tener relevancia por lo que valoré esta opción como la más adecuada a las circunstancias.

Como las conferencias que más me interesaban eran las del El País y la de Expresso y estaban programadas a media mañana, me lo tome con calma, y dado que el hotel estaba al lado de Las Ramblas, decidí llegar hasta la estatua de Colón y luego acercarme a la Torre Mapfre, en la Villa Olímpica.


Barcelona, como mola.


Peluquería en la calle Tallers.

Así que, anduve por la calle Tallers, hice algunas fotos (me gané una regañina del dueño de una peluquería, ver foto), comprobé que debe ser la única calle del mundo con cuatro o cinco tiendas exclusivamente de guitarras y me hice el recorrido por las Ramblas, deteniéndome en el Mercat de la Boquería, a esas horas en plena ebullición, donde descubrí un pequeño puesto de “souvenirs” bien divertido, con diseños de Mariscal, Peret o Alexis Rom, un ilustrador que no conocía y que me gustó mucho descubrir (quizás por que también me gusta Jim Flora)


Ilustración de Alexis Rom, para Cha chá

Una vez en La Torre Mapfre y a la hora de la conferencia más esperada, pude entrar sin problemas en el salón de actos, gracias a la benevolencia de la organización y a que nadie me pidió la acreditación.
Yo creo que para evitar esto, para próximas ediciones se debería contemplar la posibilidad de acreditaciones parciales, para eventos concretos. No todos podemos hacer un paréntesis laboral de tres días en medio de una semana. En fin, es una idea, no me gustaría que pensárais que hago apología de la “okupación” ni que soy un cazacanapés“, pero cierta flexibilidad puede beneficiar a todos. Con todo, el año que viene, en Salamanca, seguro que me apunto al programa completo.

Una vez dentro, me junté con mis colegas de 4t y asistimos (casi todo el rato estupefactos) a las explicaciones de Javier López, redactor jefe de diseño de El País sobre su rediseño. Ya hablaremos de los aspectos más técnicos, pero como dijo Tipo Obiol, la conferencia fue la más decepcionante, a la par que la más reveladora. Yo creo que es un clamor en la profesión la decepción por el rediseño de El País, pero al parecer , la endogamia característica de la casa y ciertas dosis de soberbia no dejan ver a los responsables del periódico el fiasco del rediseño.

Al ver algunas de las propuestas de Palmer and Watson pudimos comprobar que eran bastante más interesantes que el resultado final, tipográficamente mucho más compensado y más acorde con los tiempos que corren. Las explicaciones de Javier López nos dejaban boquiabiertos, como cuando relataba la composición y la autoridad del “comité de sabios” (sic) o cómo ante las quejas de los redactores por las pocas “matrices” (una expresión de la era de linotipia) de los titulares optaron por condensar por su cuenta la Majerit (encargada ex profeso para este rediseño), sin ensayar diversas posibilidades de tracking o de tamaños … o cuando desde el público se le inquirió por la falta de cuidado en la fluidez del texto (fotografias que cortan incomprensiblemnte el texto por arriba y por abajo) respondía que bueno, no era una ley estricta. O al ver, que en los ejemplos, persistía la pertinaz Times en una de las cabeceras…

En fin, creo que ya es hora de pasar página y dejar de hablar de El País y hacerlo de iniciativas tan estimulantes como la de Expresso (por cierto, no hubiera quedado mal la cabecera si se hubiera resaltado press: Expresso, no?) presentadas por su Director de Arte Marco Grieco. Rigor, profesionalidad, imaginación, claridad. Una verdadera joya.

Así que para acabar, reivindico desde aquí la instauración de la RIF(t), La República Ibérica Federal y Tipográfica, con capital, claro está, en Lisboa.

Los 22+22 consejos tipográficos de Enric Jardí

HerminioJF.Si los autores (finales) del nuevo diseño de El País se hubieran leído antes el nuevo libro del diseñador barcelonés y presidente del ADG-FAD Enric Jardí quizás se lo hubieran pensado dos veces. Dos ejemplos:

Consejo 1: “Escoge un par de letras: Desde el proyecto más simple al proyecto más complejo te bastarán uno o dos tipos de letra. A lo sumo tres”.
El País emplea Majerit en textos y titulares, Freight en pies de foto y titulación de gráficos, Benton en cabeceras de las primeras secciones y Franklin Gothic en titulares de deportes. Ya puestos, sigo: Madrid, Helvética Condensed y Miller Text en El Viajero. Arnhem y Utopía en Domingo, Mercury en Babelia, Hoefler Text en El País Semanal…

Consejo 7: “No toques demasiado los valores por defecto: En el 99% de los casos, como mejor funciona un texto es dejándolo con sus características ‘naturales'”.
Durante la elaboración del número 0 que se realizó apresuradamente en Septiembre de 2007, (puesto que en verano el departamento de diseño se negó a seguir realizando “dummies”), los redactores se quejaron porque en el nuevo modelo no cabían los mismos titulares que escribían antes. Para complacerles se llegó a comprimir la tipografía Majerit al 20%. Finalmente, al ver que se les fue la mano, redujeron la escala horizontal “sólo” un 10%, que es como aparece ahora.

Ya ven de lo que se entera uno en los ÑH. Y es que Enric Jardí llegó tarde, porque “Veintidós consejos sobre tipografía (que algunos diseñadores jamás revelarán)+Veintidós cosas que nunca debes hacer con las letras (que algunos tipógrafos nunca te dirán)”, (Vaya título, esperen que coja aire), editado por Actar apenas lleva unos días en las librerías. Cuando Enric me comentó en el congreso ÑH04 que ya había sacado su nuevo libro me imaginaba el típico tocho tamaño folio de 300 páginas de 30 euros para arriba; lo normal en el sector. Sin embargo en mi rebusqueo de ayer por el FNAC me encontré con un pequeño librito de 18 centímetros de alto, con unas cien páginas, y que apenas cuesta 12 euros. Una curiosa colección de consejos tipográficos en formato de bolsillo, escrito en un lenguaje directo y práctico que huye del academicismo para relativizar ciertas normas sagradas que al fin al cabo un día son “canónicas” y un par de años después nadie les hace ni caso.

¿La letra gótica no se lee bien? Los contemporáneos de Gutemberg no pensaban así.

Escribe Jardí: “En tipografía hay muy pocas verdades evidentes, inamovibles y que no estén sujetas a la moda. Son pautas de sentido común que se refieren a lo más básico en cuanto a legibilidad cuestiones sobre el tamaño de la letra, la composición de párrafo, etc.—, y que generalmente aparecen en los libros entremezcladas con opiniones que realmente sólo son estéticas. Cosas como que la letra gótica no se lee bien. Argumentos que en un momento de la historia parecían ciertos pero que al cabo de un tiempo se consideraban absurdos.

Diario de Sevilla, (hoy con Expresso y Whitney), empleó en sus titulares iniciales de 1998 la tipografía Meta de Erik Spiekermann. Aunque igual no es la tipografía lo que hace antiguo a este titular.

Jardí no muestra remilgos al señalar con dedo acusador alguna de esas modas pasajeras: “La Meta fue la letra ideal de los 90. Pasados quince años la podemos amar más o menos —algunos me consta que la adoran—, pero en la mayoría de los casos a los diseñadores ya no les gusta. Durante todo este tiempo la Meta no ha cambiado, no se lee ni mejor ni peor, es la misma. Los que hemos cambiado somos nosotros.”.

No sólo los tipos de letra pierden el favor de los diseñadores con el tiempo. También los usos tipográficos muestran una enorme fugacidad, como demuestra el desmedido empleo de la deformación de la escala horizontal como herramienta creativa en los 80: “Algo así como la sensación que nos invade cuando vemos el peinado de George Michael cuando cantaba con los Wham!”, aunque Jardí advierte “¡Cuidado!: no te rías mucho, porque todo vuelve”

En esta especie de minicurso acelerado de trucos tipográficos, con una singular doble portada y que se lee con la agilidad de una novela, Jardí recomienda “No escoger dos letras que se parezcan demasiado”, “Aprender cómo funcionan los ajustes de P&J” o “Cerrar el interletreado en los cuerpos grandes”, consejos irrefutables que le hubieran venido de perlas al “comíté de sabios” de El País. Cierto que también sostiene tesis más controvertidas como la recomendación de “evitar las negritas romanas”, pero en todo caso su lectura atraerá a cualquier interesado en la tipografía con mente abierta, puesto que ha creado un librito pequeño y barato que llama a gritos a la compra compulsiva y que promete convertirse en un best-seller estas navidades como regalo recurrente entre colegas de la profesión.

Y es que siendo manejable, bonito, económico, y lanzado a cuatro semanas de las cenas de Navidad, es un candidato ideal para el “amigo invisible”, como los calendarios de Taschen, o los recopilatorios de Cadena 100. Bien pensado, quizá Enric Jardí no llegó tan tarde. Por si se agotan yo ya me he comprado dos. 😉