CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

PlanB, in memoriam

(Foto de Ramiro Alonso de Norberto Baruch/Visualmente)

HerminioJF.-Hace unos meses prometí a Ramiro Alonso un post sobre el diseño de PlanB, un pequeño diario nacido en Uruguay en Febrero de 2007 que suponía una nueva apuesta por consolidar un periódico alternativo a los grandes diarios del país sudamericano, tras la propuesta, anterior pero menos ambiciosa, de La Diaria (Marzo de 2006). Conocí a Ramiro Alonso en Montevideo en Octubre de 2002, cuando yo era un becario poco aplicado de la Agencia Española de Cooperación Internacional y él aún era infografista e ilustrador (magnífico a mi parecer) en El Observador, por entonces el diario con un diseño más coherente y ordenado de Uruguay, con una maqueta recién estrenada de Cases i Associats. Pero en 2007 Ramiro dejó atrás casi una década en el diario neoliberal para lanzarse junto con el diseñador Lucio Ornstein a la aventura de maquetar el nuevo diario llamado a romper el “status quo” del periodismo uruguayo, en el que la prensa de izquierdas se veía tan solo representada por el polémico La República, por entonces (no sé ahora) tan poco cuidadoso en el fondo y en la forma …como en las formas. Plan B constituía un proyecto de prensa popular, a un precio mucho más asequible que la competencia, a todo color, con un manejable formato de tabloide pequeño, casi cuadrado y con apenas 24 páginas. Pensado para un público joven y urbano, de talante progresista y necesitado de fórmulas de lectura rápida adecuadas al ritmo de vida contemporáneo, solo iba a salir lunes e viernes, para cubrir así el hueco que en Europa ocupa la prensa gratuita que en Uruguay, que tenga noticia, aún no existe.

Hoy me siento dolorosamente obligado a cumplir con mi promesa, robándole horas al sueño, antes de que sea demasiado tarde: porque descubro por el blog del propio Ramiro Alonso (tan abandonado últimamente), que el miércoles 16 de enero de 2008 PlanB dejará de publicarse. El proyecto no funcionó y morirá mañana, cuando cumpla su número 226. Unos culpan del fracaso a los grandes del negocio que se asustaron de su potencial, otros más prácticos piensan que su apuesta por temas políticos en la portada los alejó de los lectores más interesados en deportes y espectáculos. Ramiro barrunta que quizás les falló definir mejor el “target” porque buscaban servir a unos lectores con los “20 minutos” de tiempo de lectura propia de los viajeros de los suburbanos, pero Montevideo es una ciudad en la que no hay metro y ya ni siquiera circulan los tranvías. Quién sabe: quizás sencillamente PlanB era una de esas grandes ideas condenadas a morir inevitablemente porque no era su momento, sin que llegue a saberse nunca si fue porque llegó demasiado pronto o porque llegó demasiado tarde.

PlanB era distinto: deliberadamente distinto. No aspiraba a parecerse en nada a ningún diario del país. Estructuralmente presentaba una maqueta de 10 columnas, en la que el texto fluía generalmente en 4 bloques, mientras que quedaban dos columnas “falsas”, que permitían insertar apoyos y pies de fotos, y generar blancos internos que acentuaran el dinamismo visual de las páginas. En palabras del propio Ramiro Alonso en el blog de la SND Latina “las piezas tienen un movimiento horizontal apoyándose en los módulos, ‘muerden’ el texto, irrumpen en las fotos; esto, sumado a los fondos de color, genera formas y contraformas que pretenden dar ritmo a la publicación.” Desde luego estas columnas falsas daban muchas posibilidades para variar la estructura de la página en las noticias grandes, especialmente a doble página, fomentando la creatividad. Sin embargo presentaban resultados a veces menos brillantes cuando se trataban de noticias más cortas, donde no siempre colaboraban en aportar sensación de orden. Una pequeña objección a un diario que en sus 24 páginas se negaba a plegarse a la férrea disciplina del maquetero y siempre buscaba alguna sorpresa en forma de solución imprevisible.


Con el texto de lectura en la eficiente Minion (elegida por Diego Obiol en su reciente En Titulares), seguramente mi única disconformidad importante resida en la tipografía seleccionada para titulares y otros elementos tipográficos (pies de foto, gráficos, antetítulos, epígrafes…). La combinación de dos sans serif (Meta y Trade Gothic) para generar contrastes, a pesar de ser muy distintas, no creo que fuera la solución más afortunada. Mejor en mi opinión marcar ese contraste claramente con tipografías clasificatoriamente diferentes: serif, sans serif y/o slab serif. Aunque quizás muestro reparos porque me cuesta, posiblemente sin razón, seguir viendo a Meta como tipografía de titulación hoy en día. Y es que, como bien nos recuerda Enric Jardí en su último libro (reseña de CuatroTipos aquí): ““La Meta fue la letra ideal de los 90. Pasados quince años la podemos amar más o menos —algunos me consta que la adoran—, pero en la mayoría de los casos a los diseñadores ya no les gusta. Durante todo este tiempo la Meta no ha cambiado, no se lee ni mejor ni peor, es la misma. Los que hemos cambiado somos nosotros.”.

Meta. Erik Spiekermann, 1991.

Preferencias aparte, creo que PlanB hubiera funcionado visualmente mejor si se emplease la misma tipografía en titulación y resto de elementos tipografícos, apostando por un tipo que ofreciera muchas variaciones de grosor (Light-roman-medium-bold-black-ultra) para generar esos contrastes, que fuera un poco más severo y contundente que Meta, y que estuviera más “a la moda” de este siglo XXI: pongamos Amplitude, Antenna o Taz. Pero eso poco importa ya, porque resulta absurdo pensar en cómo mejorar una maqueta con los días contados y a estas alturas ya no sé si tiene mucho sentido mezclar en un post la crítica constructiva y la nota necrológica, porque ateniéndose a las normas tácitas de este género periodístico, uno tan solo debería hablar bien del finado.

PlanB y su diseño se mueren, pero aún se tenían guardado un as en la manga: en un sorprendente giro final, estos últimos días Alonso, Ornstein y equipo han empezado a desmontar el diario e incluso para eso han decidido no resultar previsibles. Unos pequeños personajes, en forma de operarios de la construcción, invaden estos días la cabecera de PlanB y poco a poco van retirando las letras que conforman el logotipo, lo que el propio Ramiro Alonso califica como “catarsis gráfica”. Una manera agridulce de recordarnos que esta pequeña aventura se acaba mañana y que el equipo de diseño se quedará hasta el final, como siempre, para apagar las luces de la redacción y desconectar las pantallas de los ordenadores. Por última vez.

Descanse en paz, PlanB.

Y suerte a todo el equipo de diseño.

Jorge Drexler: “Un país con el nombre de un río”

Más obituarios periodísticos en CuatroTipos:

  • Algo se muere en el alma cuando un revista se va, en La muerte de Nat o la pesadilla de Darwin (Ver post)

5 comentarios»

  ramiro alonso wrote @

Herminio:
Me has emocionado y has despedido a nuestro diario, como se merece.
Has sido generoso en los elogios, has descubierto nuestras intenciones y sobre todo has sido generoso cuando ejerces la crítica, pues nos muestras como un proyecto perfectible, que debe ser corregido, vivo, quizás con otro nombre. Nos has animado (dado vida y alegrado el humor)
La Minion, qué sirviente indispensable. Sin duda.
La Trade Gothic, un rendimiento óptimo para las columnas falsas e ideal para los gráficos puros y duros.
La Meta, para mí una Helvética humanizada, símbolo de la modernidad tardía, con dosis justas de emoción y argumento. Es muy claro lo que decís al respecto de que los tiempos son otros y quizás no sean los de la Meta, pero fue una toma de partido donde pesaron, tanto como la familiaridad con el tipo, como lo que representa y no tanto por la funcionalidad.
Pero concuerdo que lo tipográfico es un aspecto a mejorar en serio.
Las razones del cierre, todavía las estudio. Pero de ninguna manera acuso al público, cuando digo que no hay metro, digo que no hay pasajeros de 20 minutos y que no lo tuvimos en cuenta. Que quizás nos planteamos mal la demanda. Intuyo otras razones de peso, pero debo macerarlas bien para no volver a equivocarme.
Acá leemos vuestro blog a diario y bueno, nos tocó habitarlo.
A cambio de Drexler te dejo esta frase de Italo Calvino en Las ciudades invisibles

“El infierno de los vivos no es algo que será; es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.”

Lo malo del cierre del diario es que desaparece uno de esos espacios, lo demás son detalles.
Salud a vos y tus colegas

  cuatrotipos wrote @

En pocas ocasiones he aprendido más de diseño que en aquella tarde de café junto a la redacción de El Observador hace ya cinco años, Ramiro. Y no me atribuyas a mí la generosidad: una vez más demuestras la sabiduría de los grandes maestros, que son tan generosos que incluso aceptan las sugerencias de alumnos como yo.

Para ser bueno en este oficio supongo que no basta con saber abrir periódicos. También hay que aprender a cerrarlos…y seguir adelante. Espero que todos hayáis salido fortalecidos en lo profesional y en lo personal de esta experiencia y que pronto volváis a generar nuevas ideas y a embarcaros en nuevos proyectos.

Como siempre, te seguiremos de cerca. Un abrazo.
HJF

  J.L.Rodríguez wrote @

Acabo de caer, por casualidad, en este espacio. Por curiosidad humana, que no diría del todo superficial pues la temática del blog, las veces que “tropiezo” con ella me suele interesar, acaso porque, como ser humano que uno es, nada que lo sea (humano) le resulta ajeno.
Dios me libre de atribuirlo a nada más que una rara contingencia de la vida: la que hizo que, en mis años jóvenes, que ya quedan atrás, estudiara latín (¡cuánto me alegro de haberlo hecho!).
Parte de él se me olvidó, pero algo queda como substrato de mi castellano. Bien: de aquel latín me quedan algunos “axiomas” que encuentro expresivos y agradezco. Uno de ellos: “Homo sum et nihil humanum alienum a me puto”. Lo traduzco para quien, si no lo entiende, esté interesado: no para presumir de algo de lo que presumir sería vano: Soy hombre y nada que sea humano lo considero ajeno a mí.
Leyendo la evocación de HJF, siglas con las que no es la primera vez que me tropiezo, he experimentado una intensa solidaridad hacia un Ramiro Alonso para mí desconocido, por no haberlo encontrado nunca, ni abrigar ilusión alguna de encontrarlo, pero cercano en la solidaridad que despierta en mi ánimo la en este momento tan reciente defunción de una iniciativa que, por lo que veo, había despertado nobles y muy razonables ilusiones en él y en tros.
Amigo Ramiro (amigo siquiera a través de la noble evocación de quien dice haberte conocido personalmente en tu país y en tu medio y se muestra tan fiel. Amigo, pues, Ramiro Alonso: acepta en símbolo mi cordial solidaridad y mi estima de -también- amigo sólo virtual, sobre todo en esta circunstancia. Con mi experiencia de sólo algunos años, siendo seguramente más anciano que tú (ya estoy jubilado), te digo con cariño y sin orgullo, que en la vida se aprende de los triunfos y de los éxitos; pero que también se puede aprender, y tú seguramente has aprendido y estás aprendiendo, de los nada-más-que-aparentes fracasos.
Has vertido cariño e ilusiones en esa iniciativa. ¡Enhorabuena! No se trata de algo perdido. Es un capital que se suma a tu profesionalidad, y la enriquece.
Un abrazo. J.L.R.

  luis wrote @

hola

ni idea tenia que Plan cerro, me entere de casualidad hoy 18 de junio de 2008, ya lo extrañaba y no tenia idea de porque Newseum no lo publicaba mas.

algo que deseo rescatar, mas alla de lo tecnico, es que los periodicos no se leen por varios motivos, y se leen tambien por otros, La Republica es el ejemplo que la tipografia o el diseño a veces son total y absolutamente irrelevantes (en esto los diseñadores graficos pecan de arquitectos o del mal de Speer).

uno de los mayores “pecados” fue no tener sitio web y otro el target, si, para mi es demasiado modernista, es un diario de avanzada.

consulta, que paso con todas las ediciones, con los numeros que no se entregaron, existen aun o se vendio como reciclaje, no hay nada impreso? y las portadas estan guardadas en jpg o pdf?

gracias

Luis

  Exclusivo: Hablan Cuatro Tipos (al mismo tiempo) | Noticias wrote @

[…] Los cierres de las publicaciones en la que trabajaba algún amigo, como Plan B de Uruguay o la revista Nat de […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: