CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Lletraferits&CuatroTipos: tipeuà en la Gallineta (I)

JPÉREZ: Sacó su carta de pantones sin siquiera pestañear. La soltó y cayó como un taco de plomo sobre la mesa larga de La Gallineta preparada para 10 comensales. Pantones. DObiol miró los colores «uncoated» de reojo mientras tomaba una Beck’s de 5 grados, una alemana de alma suave y genio bravo que fabrican en Bremen desde 1873. En La Gallineta, el restaurante de las cervezas sorprendentes, había tomate.

La carta de pantones era de Victor Palau, un elemento de la naturaleza que tiene refugio en su soleado estudio de la calle San Vicente. Aun no estaba la carta de pantones quieta sobre la mesa cuando DObiol ya había medido el tono de la Beck’s: verde pantone 362 en botella y dorado 115 en el líquido interior. Si esto no es una enfermedad, necesitamos otra opinión médica.

Con Victor llegó Angel Tipodé, con su misterioso portapapeles de cuero a la espalda, presuntamente lleno de nuevas tipografías elaboradas en su taller de Godella. Tras ellos, Dídac Ballester escoltó a los tres pesos pesados de la reunión: el homenajeado Andreu Balius, Paco Bascuñán el único y José Luis Campgràfic Martín, el editor imprescidible. Todos tomaron asiento y fueron pidiendo sus Beck’s puntualmente. Mientras tanto, Gorria y yo, sentaditos cerca del russafí Jaume  (inklude) Mulet, contábamos hasta 10 y ya estábamos todos. ¿Todos? No. Faltaba HJF, exiliado en Sevilla por un asunto de trabajo. Aun está lamentandose por no haber podido asistir.

LA TIPEUÀ:

Una de las 235 ideas por segundo a las que es capaz de desafiar Tomas Gorria, le recogió una vez el guante: preparar una fideuà con sopa de letras. Tomás la ensayó en su casa junto al resto de los CuatroTipos y fue un éxito, así que pedimos al chef de la Gallineta que nos hiciera otra para la ocasión. Y eso hizo. Entre plato y plato de arroz de pescado con cigalas y un estupendo cordero a la menta, la gran sorpresa de la tarde para estos enfermos de tipografía fue una tapita de Tipeuà sobre la que se pronunció Balius: «Sin duda, esta hecha con Fontsoup», dijo.

EL VINO

La Gallineta no defraudó. Tras sus entrantes de olivitas variadas, morcilla frita con manzana, y esgarrat, ya saben lo que pasó. Y para pasar, mejor que pase con vino: un Mestizaje 2006, de bodegas Mustiguillo, se portó como esperábamos. Su etiqueta reconoce 14,5 grados, pero sospechamos que se queda corta. Bravo por nosotros. La llluvia de ideas que salió de la comida dará para otra reseña.

3 comentarios»

  rubeniu wrote @

ohh!!
eso es una sobremesa, si si!!

  Víctor Palau wrote @

Todo un placer… siempre esta bien conocer a gente que esta más enferma que tu. Toda una tarde de terapia. Hasta la próxima

[…] editores, diseñadores gráficos y periodísticos. Y no hay más que leer los textos de TGorría y JPérez de estos días para comprobar que fue tan opípara en la parte gastronómica como en la de la […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: