CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Arte en la Tipografía, Tipografía en el Arte…y el 9 Nou de Satué

HerminioJF.-Después de triunfar en la Biblioteca Nacional en Madrid, la doble exposición Arte en la tipografía y Tipografía en el Arte comisariada por Enric Satué llega a Valencia. La muestra está formada por 40 piezas seleccionadas desde la invención de la imprenta y otras 40 obras artísticas de autores como Tàpies, Picasso o Andy Warhol en las que se alude a la tipografía. El catálogo de la exposición ya hace tiempo que se encuentra en librerías, al precio de 45 euros. No es que sea muy asequible, pero la exposición es de entrada gratuita, para compensar. Se celebrará en el Octubre Centre de Cultura Contemporània, desde el 20 de febrero al 6 de abril, de lunes a domingos de 10 a 20 horas. Vía Mactiste: Otro “Sarao”.

Leyendo la reseña de El País a la exposición en Madrid, descubro una sorprendente declaración de Enric Satué mostrando su desagrado respecto al rediseño de El País: “Han cambiado algo muy hermoso por otra tipografía que les ha diseñado un portugués”. Supongo que la frase estará sacada un poco de contexto, porque no recuerdo mucha hermosura en el anterior modelo tipográfico de El País, basado en la austeridad de una Times New Roman diseñada en 1931 para la dífícil impresión tipográfica con planchas de plomo fundido. Y además la Majerit de Mario Feliciano es un tipo estupendo, no sé que tiene que ver…

En el rediseño del bisemanario comarcal catalán 9 Nou realizado en 2004, Enric Satué emplea Garamond, Clarendon, Helvetica y Bodoni, todas juntas e indistintamente.

En fin, ya se sabe que Enric Satué anda poco interesado en las tipografías con menos de 50 años. En ese mismo artículo de El País afirmaba: “Ninguna tipografía de ahora me quita el sueño, pero con cualquiera de las representadas aquí me acostaría”. Y bien que lo demostró con su inefable rediseño del 9 Nou de 2004, que empleaba Garamond (hacia 1550), Clarendon (1845), Helvetica (1957) y Bodoni (1790). Eso sí, para el cuerpo de texto emplea la más reciente Parable de 2002. Pero todas juntas, bajo la única norma de que ningún titular tiene que emplear la misma tipografía que el contiguo. Un concepto que él calificó de “revolucionario” y que desde luego sitúa a este pequeño diario a contracorriente de las tendencias tipográficas en prensa actuales, basadas en la reducción de tipografías empleadas, una estricta normativización en su uso y el empleo preferente de tipos creados en los últimos años, adaptados a las nuevas tecnologías de composición e impresión, que reinterpretan los modelos históricos.

Tenemos que mirar hacia atrás para entender qué hacemos ahora, por supuesto. Pero… ¿Acaso la historia del rock acabó con los Who?

The Who, Baba O’Riley, 1971.

10 comentarios»

  Javier wrote @

La historia del rock acabará con Pearl Jam: http://www.youtube.com/watch?v=7vyA21dtQhQ&feature=related🙂

  Mario Benito wrote @

¿Con los Who….? El rock había muerto mucho antes de que nacieran los que nacieron en la década de los 70. Los que escucharon música antes, ahora no hacen más que escuchar lo mismo… o no escucharlo e intentar buscar creatividad en músicas que ofrezcan algo más que el rock y el pop con sus cuatro acordes de hace cincuenta años. En cuanto a comparar la modernita Majerit nada menos que con la Times… en fin. Démosle unos años a la nueva tipografía de El País y entonces veremos si sigue existiendo como a buen seguro que seguirá existiendo la Times que ya inventaron, más o menos, los romanos.
El anterior diseño de El País no creo que esté basado en una tipografía, sino en una estructura de páginas que ha creado escuela y que funciona con cualquier tipo de letra. El nuevo diseño no va a crear escuela en nada porque nada aporta, es mero adorno.
Es curioso que el rock te parezca algo nuevo y la Times algo pasado y que a mí suceda lo contrario, el rock algo muy superado y la Times algo que permanece.
Un saludo y enhorabuena por vuestros artículos. Siempre son interesantes y suscitan debate, que es de lo que se trata

  cuatrotipos wrote @

Que sí, Mario, que los clásicos hay que respetarlos, conocerlos, admirarlos…para así reinterpretarlos y actualizarlos a la luz de la nueva tecnología. Stanley Morison lo sabía bien, y por eso en 1931 miró 200 años atrás, renegó del legado de la tipografía del siglo XVIII y XIX, y reinterpretó la Plantin, la evolución del barroco tardía de las “garaldes” francesas e italianas del siglo XVI.

Pero no se limitó a emplear la plantin tal cual: Times fue una mejora sustancial en legibilidad, redujo contraste, aumentó la contundencia de los remates, condensó el tipo para ahorrar espacio y aumento el ojo medio.

Así que ahora, con la tecnología disponible, no debemos ser menos que Morison. Hay que seguir reinterpretando la tipografía, adaptándola y mejorándola. Mercury de la Vanguardia/Economista, Expresso (Joly), Majerit (El País), Le Monde Journal (ABC, Expansión), Amplitude (Avui), le dan sopas con ondas en calildad, precisión, legibilidad y elegancia a la tipografía que usábamos en los periódicos españoles en los 90, que todo eran Times, Helvéticas y Centurys diseñadas cuando en los talleres había plomo fundido y no con el fontographer que permite acercarse a un remate al 1600% o más.

La Times está ahí como ejemplo a seguir, y los Beatles también. De vez en cuando hay que ponerse el Let it Be o el Revolution para recordar de dónde venimos, y ver Casablanca o El Tercer Hombre para recordar lo que son diálogos de verdad en el cine. Pero el cine actual no puede hacer Casablancas, que sonaría a parodia, ni los músicos actuales sonar igual que los Beatles, a no ser que sea en un congreso de Mods. La música y el cine actual tiene que seguir su camino, con sus raices claras, que entre Griffith, Einsestein y Orson Welles ya se inventaron el 80% de la narrativa fílmica. Y la tipografía para periódicos también.

El nuevo El País no inventa nada y el de 1976 sí. Pero eso no significa que el nuevo País sea peor que el anterior. Por favor, que dejen la Majerit con su lágrimita de la a minúscula. Y que dejen también la Times Modern del nuevo Times de 2006, que es un tipo precioso, lejos de la vetustez de la Times New Roman en negrita a cuerpo 40, que Stanley Morison jamás pensó que se utilizaría a ese tamaño.

HJF

  Mario Benito wrote @

La precisión de la que hablas es imposible reproducirla en papel prensa (el soporte, su porosidad y gramaje, y no sólo la técnica de impresión también cuentan), la legibilidad de la Majerit se consigue a base de emplear menos caracteres por línea que la Times (cuéntalos y ya verás que se ha perdido entre el 25% y el 30% del texto que nadie sabe dónde está…) y no por su diseño, mientras que la elegancia que mencionas entra dentro del escurridizo e inefable terreno de lo que no se puede definir, ni mucho menos medir.
Coincido eso sí en que la Times es un clásico… y eso es algo que muy pocos tipos de letra (o de cualquier disciplina) consiguen, casi con toda seguridad la Majerit no lo hará, aunque ya digo que demos tiempo. Y no te engañes, el nuevo El País es peor que el anterior, se mire como se mire, aunque es posible que esa lagrimita no deje ver bien del todo.

  cuatrotipos wrote @

Hola Mario. Ya imaginarás que en parte de esta conversación sólo polemizo por llevar la contraria, porque soy humanamente incapaz de defender el rediseño del País más allá de pequeños logros parciales.

Pero que El País lo haya hecho mal en muchos aspectos, no invalida la idea de que hoy en día los periódicos han de buscar alternativas tipográficas a las familias de toda la vida, como de hecho están haciendo. Nadie en La Vanguardia llorará estos días a la Times con la buena Mercury en sus textos y titulares.

Cierto que las condiciones de impresión de prensa, por definición, son malas, malísimas. Pero en los últimos 15 años (CTP, offset seco…) han mejorado muchísimo, y no hay más que bajar a la hemeroteca para verlo. Sobre todo en los periódicos que presumen de buena impresión, como Público o Economista. La nueva tipografía aprovecha esas mejoras. Por eso Gerard Unger creó en 1985 Swift, un tipo rudo de remates compactos, y sin embargo en 2001 hizo Capitolium, un tipo grácil, modulado de remates afilados. Y en De Morgen, Politiken y London Paper luce estupendamente.

De todas maneras la renovación tipográfica se ve más en los elementos de titulación que en los textos, que siguen usando básicamente rudas tipografías de los 80 (Swift, Nirmod y Charter) y en esa terna, Times New Roman, aun siendo muy legible, sale perdedora. Aunque a decir verdad a mí la TNR solo me repatea en la versión bold…que también tiene lagrimita en la a, pero que es demasiado basta.

Y haciendo de abogado del diablo por última vez, creo que Majerit es un tipo que merecía mejor suerte. No creo que usen bien Majerit en el texto en El País. Se emplea en un tamaño excesivo, con un peso innecesariamente oscuro y con un interletraje poco compacto. Tampoco considero que traten bien a Majerit en los titulares: son demasiado irregulares en su condensación (le reducen la escala manualmente, el tipografo no la diseño así), y el interletraje que usan en los titulares grandes los deja demasiado deslavazados.

¿Como hubiera lucido la Majerit en mejores condiciones? Nunca lo sabremos. Pero no, no llegará a clásico. Con una producción anual de 2000 tipografías actualmente, pocas llegarán a ese estatus. Y de todas maneras no es el tipo ideal que hubiera usado en texto (la Miller de Negocios y El Viajero hubiera estado muy bien), ni el que hubiera usado en titulares, porque el Madrid de Matthew Carter ya era estupendo. Mario Feliciano es un gran tipógrafo, y sus tipos están en decenas de periódicos y por algo será, pero yo pagaría por Expresso, que tiene una negrita más suave y elegante, y unos enérgicos remates en cuña. No hay más que ver lo bien que queda en los diarios de Joly. Y su Mayeur en Diario de Navarra (más didona) se ve de lujo tanto en titulación como en texto…

En fin, que Majerit, pues no. Pero Times New Roman, con todo lo que hay bueno en el mercado, tampoco. 😉

  Mario Benito wrote @

Es evidente que te interesa más la tipografía que la estructura de las páginas (que tal vez define más nuestra labor “periodística”), mientras que a mí, que más que diseñador soy periodista me interesa más esa estructura. En cuanto a la tipografía, como estamos mostrando nosotros, las discusiones pueden ser interminables y el acuerdo no llegar nunca porque hay valores muy subjetivos y porque todo el mundo defiende los tipos que prefiere con el tópico de la “legibilidad”, que tampoco hay manera de medirlo. Los clásicos lo son, no porque haya que revisarlos de vez en cuando para saber “de donde venimos”, no, sino porque todavía sirven, porque alcanzan un estatus (en música, en cine, en literatura o en tipografía) de permanencia y te diviertes o te emocionas como cuando se crearon. Algo muy difícil, sólo al alcance de obras maestras… como la Times (independientemente de sus variantes electrónicas, discusión técnica que no me interesa).
En lo referente a la estructura de las páginas, en cómo la información se ordena, se jerarquiza, en cómo se informa maquetando, es donde la maqueta original de El País se convirtió también en un clásico que seguimos utilizando todos… incluso tú en tus nuevos diseños en tabloides a cinco columnas, con la tipografía que sea. Y si el fin primero y último de un periódico es la información entenderás que su nuevo rediseño, su manera de “adornar” las páginas con fotografías injustificadamente grandes o saltos de texto circenses, es absolutamente peor que el primero al que pretendían mejorar.
Eso sí, es todo un placer discutir contigo. De verdad

  cuatrotipos wrote @

Vaya, esto se ha convertido en a ver quién es menos diseñador y más periodista. Espero que no acabe en a ver quién la tiene más larga, que los tíos acabamos en estas cosas cuando nos enfadamos y por blog va a estar complicado de comprobar. ;-D

Supongo que habrá sido pasión dialéctica, y no le doy importancia. Había empezado a escribirte mi currículum de superperiodista que soy, pero ya supongo que si me lees es que consideras que sé algo de este negocio, así que mejor dejarlo aquí. Ya sabes que no es falso peloteo, que yo a los Encajabaja os visito dos veces al día, y nunca he dudado que sabéis mucho también de este oficio que compartimos.

Y si querías hablar de estructura porque te va más, y es más “periodística” no había más que decirlo, y pasábamos de la tipografía y hablábamos de estructura. Pero ya lo seguimos en otro post, que la gente dudo que esté interesada en leernos tantos comments.

Saludos

  Mario Benito wrote @

No te enfades, hombre. Si te enfadas, entonces no es divertido discutir.
Otro saludo

  Por fin es viernes!: Marah en The Mills « CuatroTipos wrote @

[…] explorar en la tradición, para reinventarla, siempre que sea para mejor ¿recuerdan?. Sí, sí, a esos que no nos han convencido de que el rock murió con los Who, los Marah no nos piden sólo tener fe: no hay más que ver la perfección instrumental de sus […]

  Mario Benito wrote @

…también puedes escuchar música, otra música, mucho más creativa que el rock (por eso lo de muerto), tanto que haciéndose ahora llegue a ser clásica después…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: