CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para febrero 22, 2008

Por fin es viernes!: Marah en The Mills

HJF.-Brian Mansfield reseña así en el USA Today el nuevo disco de los newyorkinos Marah: “Interpretado con la mirada fervorosa de un predicador callejero, ‘Angels of Destruction‘ es un álbum de rock&roll de proporciones bíblicas”. Aleluya pues. Los Marah, que regresan a Valencia un año después de su último lleno en Wah Wah, cambian de escenario y traen nuevo disco que compartir con el creciente número de fieles a su doctrina, que combina las raices del folk y el country americano con “el rock de vieja escuela”, en palabras de Quim García, que advierte que para algunos Marah, aunque llevan siete discos a cuestas, siguen siendo “la esperanza blanca del rock”, a pesar de que recorren senderos ya trillados. No todo tiene ser proclamar la revolución musical: también es bueno buscar en las raíces, explorar en la tradición, para reinventarla, siempre que sea para mejor ¿recuerdan?. Sí, sí, a esos que no nos han convencido de que el rock murió con los Who, los Marah no nos piden sólo tener fe: no hay más que ver la perfección instrumental de sus directos, para saber que algo especial tiene esta pequeña banda de Brooklin.


Marah. “Sooner or Later in Spain”

Por algo será que Nick Hornby (novelista autor de High Fidelity), en su lista de 10 canciones “sin las que no podría vivir”, la única del siglo XXI que incluye es “My Heart is The Bums of the Street” de los Marah.

Y ahora, ¿Crees?

  • Marah, The Mills Club, Valencia. 21:00 horas. 23 euros.

¿Yo la vi primero?

HJF.-Nuestro buen amigo Javier Gómez Rivera (sí, sí, el de Maquetando la Wikipedia), nos advierte hoy del berrinche que se han llevado en El Economista al ver que en una página interior de El Mundo de ayer Jueves 21 de febrero emplearon la misma foto que ya habían usado ellos en la portada el pasado miércoles 20. Tanto es su enfado que le dedican tres columnas en la edición del hoy viernes 22 al asunto señalando que es una clara demostración de “quién innova y quén se limita, directamente, a copiar” Un poco exagerado ¿no?

La foto original de Sven Creutzmann/Mambo Photography. Getty Images.

Esta fotografía tiene más de dos años; está tomada durante un discurso en la Plaza de la Revolución Cubana con ocasión de una visita de Hugo Chávez el 3 de febrero de 2006. Diversas agencias de prensa del mundo distribuyeron ésta o alguna similar entre sus miles de abonados y El Economista escogió la que servía la Agencia France Press (AFP). Obviamente no tengo ni idea de si los editores de internacional de El Mundo habían visto la portada del día anterior de El Economista, pero decidieron usar la que ofrece Getty Images, fácilmente accesible via online. Supongamos que la vieron publicada en El Economista, pero…¿deberían sentirse culpables por usar en sus páginas interiores la misma foto de dominio público que otro diario había empleado un día antes? ¿Cuántas veces se habrá publicado esta foto o alguna idéntica en los últimos dos años en los diarios de todo el mundo?

Lo cierto es que la idea es estupenda y por eso yo, que no había visto El Economista el pasado miércoles, (imperdonable, ya sabéis que yo soy fan confeso de sus portadas), elegí una versión idéntica (en este caso de Reuters) de entre las 590 fotos de Castro que teníamos en el archivo de Levante-EMV para que durante unas horas encabezara nuestro blog. Así que puedo entender que con legítimo orgullo los editores de El Economista se feliciten entre sí por tener un gran ojo para elegir fotos estupendas, que incluso inspiran a la imitación a otros diarios. Pero de ahí a publicar un artículo criticando a otro medio porque hayan usado una foto de archivo que ellos habían empleado antes, hay un trecho importante. Con todo mi cariño para el estupendo trabajo del Economista, con la cantidad de artículos, infográficos y maquetas que se fusilan contínuamente de manera más o menos continuada en este negocio, me parece desmesurado andar reivindicando por escrito que uno vio una foto antes que el otro. Dudo que esto sea cosa de los redactores y diseñadores, sino de algún jefe con afán justiciero. Espero que no se hubieran dado cuenta de que yo, sin saberlo, también les copié la idea mostrando mi carencia absoluta de creatividad.

Dominion Post de Wellintong, Nueva Zelanda. Posiblemente ellos fueron quienes tuvieron la idea primero.

Quién sabe, igual en El Mundo usaron esa foto sencillamente porque estaba en su archivo y les gustó. O quizás, ciertamente, decidieron usarla porque la vieron en El Economista, felicidades. Pero, porqué no, quizás lo hicieran tras ver una idéntica en CuatroTipos (soñar es gratis), o sencillamente en las decenas de diarios del mundo que decidieron simultáneamente al Economista emplear esta misma imagen o alguna similar el pasado 20 de febrero, y yo no me creo que El Economista copiara al diario neozelandés The Dominion Post, que cosas del huso horario, estaba en los quioscos y disponible online 12 horas antes que los diarios españoles.

Ésta portada nos la pasó el mismo miércoles 20 de Febrero Diego Areso. Las que hay a continuación las he localizado rápidamente en el PressDisplay. Salían muchas más, compruébenlo, pero es que me tengo que ir a trabajar.

Actualización (27/2/2008): Javier Gómez Rivera aplica al Economista una ración de su propia medicina a cuenta del berrinche tonto. ¿Quién vió antes el famoso cuadro de Goya “Peleando a Garrotazos”

Vía Maquetando la Wikipedia

Actualización 2: Estupenda portada-concepto del Economist de esta semana al respecto.