CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Sobre Valencia Hui, internet y la crisis final de los periódicos

Portada de El País del Domingo 29 de Junio de 2008.

HerminioJF.-Hace apenas siete domingos el País se descolgó con una macroentrevista de varias páginas al Presidente del Gobierno tras 100 días de gestión de su segundo mandato y el titular, con la que estaba cayendo, no fue otro que la respuesta a la primera pregunta que le espetó alguno de los cinco periodistas que acudieron a la Moncloa a entrevistarle:

—¿Hay crisis o no hay crisis?

“Como todo, es opinable, y depende de lo que entendamos por crisis”, respondió Zapatero, como recordarán, en un postrero gesto de tozudez y malabarismo dialéctico para algunos, o en un sano ejercicio de precisión lingüística para otros.

A modo de rectificación involuntaria al Presidente, ese mismo domingo 29 de Junio de 2008 en el que el diario más vendido de España publicaba esas declaraciones y la Selección Nacional vencía en la Eurocopa, uno de los periódicos posiblemente* menos vendidos de este país, sacó a la calle su último ejemplar. Después de apenas año y medio en el quiosco los responsables del diario Valencia Hui (digamos, afines a la “derecha regionalista”), informaron a la mayor parte de sus sesenta empleados de que podían alargar las celebraciones de la victoria de España lo que hiciera falta, porque el diario cerraba sus puertas y no se publicaría el lunes siguiente. Pero haciendo de la necesidad virtud, en su último editorial el director Baltasar Bueno precisaba que en realidad no se trataba de una derrota, sino de una reorganización estratégica de fuerzas, métodos y medios.”, ya que el diario no desparecía, sino que sencillamente pasaba a publicarse solo en internet: “Vamos a seguir haciendolo, con la misma ilusión y tesón de siempre, pero desde la red. Los periódicos papel están a la baja, en su ciclo bajo, en agonía. Muchos se han convertido en ferreterías, quincallerías, tiendas de todo a cien, en regaladores de cosas, anzuelos para que la gente acuda al quiosco y los compre.”

Baltasar Bueno con la Alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en la inaguración de hoy extinto Valencia Hui, en noviembre de 2006.

En realidad, a juzgar por el deje de rencor que se entresaca de las palabras de Baltasar Bueno, dudo que se encuentre inflamado por la incendiaria vocación cibernáutica de Mario Tascón/233 Grados (donde se lee que “ningún departamento del periódico criticó la decisión”. Supongo que, como dice Borja Ventura, se referirán al 5% que no fue despedido). Más bien me temo que a Bueno le hubiera encantado seguir vendiéndose en los quioscos, si no fuera porque en su opinión el Presidente de la Generalitat Valenciana se había tomado como algo personal acabar con ellos: “El PP, gracias a Camps y gentes como Camps, ha sido el gran perseguidor, masacrador, bloqueador, desarticulador, comprador, alquilador y desbaratador del valencianismo y sus líderes, a la salud del catalanismo rampante y galopante que tolera, consiente, subvenciona y patrocina.” En fin, con el párrafo precedente supongo que ya se hacen una idea del intenso argumentario editorial del diario.

La web se está llenado de periódicos de derechas que pudieron ser pero no fueron y que fueron pero que ya no pudieron ser.

Pero justo es reconocer es que a diferencia de la decena de periódicos que han nacido y fenecido en esta ciudad en las últimas décadas intentando consolidarse como el “tercer diario”, resulta que Valéncia Hui es el único que ha logrado sobrevivir, aunque sea en internet, lugar en el que quizás se encuentre más cómodo junto con otros periódicos en papel nonatos que prefieren tensar la cuerda desde su atalaya online. Quién sabe; quizás en su salvaguarda virtual nutrida por un puñado de empleados, sea capaz de superar estos malos tiempos. Tal vez saltaron la valla a tiempo y los que aún quedamos en este lado del quiosco no estemos más que dilantando nuestra agonía. ¿Será esta la crisis final que nos llevará a todos los periódicos impresos por delante y el cierre de Valencia Hui (o los despidos en el periódico gratuito 20 Minutos a mediados de julio), sólo los quejumbrosos desgarros de los eslabones más débiles de una cadena que acabará quebrándose pronto por todos lados?

Simon Kelner, Director General de The Independent.

Seré un romántico, pero todo este post sólo lo he escrito para tener la excusa de citar la frase que Simon Kelner pronuncia en el último bianuario de diseño (el cuarto ya) de la empresa Cases i Associats, pronto en grandes librerías. Acepta que los periódicos en internet son el futuro pero sostiene nunca eliminarán a los periódicos de papel definitivamente, aunque solo sea porque no hay nada más confortable que leer tinta negra sobre papel: “Tengo la impresión de que internet es como ir a un bar donde todo el mundo está gritando, mientras que leer un periódico impreso es mucho más fácil”.

Ahora que incluso la industria de la música empieza a comprobar que quizás acaben salvándole de la crisis los antiguos discos de vinilo, un formato que se consideraba incómodo y anticuado hace ya 20 años, quizás valga la pena albergar la esperanza de que la fidelidad al analógico formato del papel garantice largo tiempo la supervivencia de la prensa. Si no salvamos los periodistas a los diarios, al menos las cafeterías y Telefónica lo harán: A los periódicos quizás nos quede la esperanza de mantenernos vigentes un par de generaciones en torno a ese ritual del desayuno matutino y los vagones de metro atestados donde no hay wifi gratuito alguno que alimente nuestros PDAs, IPhones y Laptops.

Juan Antonio Giner de la consultora global Innovation, realizó una interesante recopilación fotográfica mostrando la indisoluble relación entre el periódico y el café de las mañanas. (Más aquí, aquí, aquí y aquí)

Para serles sinceros no es que haya sentido un gran vacío por la pérdida; pero lamento mucho la desaparición de Valencia Hui, especialmente por los compañeros que en él trabajaban; una plantilla joven de sesenta periodistas en la que figuraban varios ex alumnos míos de la facultad. No me gustan que se mueran los periódicos, aunque sean los que no leo, al igual que tampoco me gusta que se extingan las ballenas que no he visto jamás. Los cetáceos deben seguir poblando los océanos y los diarios los quioscos, para que los lectores podamos seguir ejerciendo nuestro soberano derecho de comprarlos o no si nos da la gana. Me gustan los periódicos en papel y ojalá pueda seguir yendo muchos años a los bares atestados de gente gritona, a reencontrarme con mi remanso de paz en ese cómodo soporte impreso que no me importa arrugar, olvidar en la barra o verter sobre él algunas gotas del café de la mañana. A veces, confieso, ese diario era el Valencia Hui, que por curiosidad, sentido profesional o un remedo de masoquismo intelectual, rescataba de vez en cuando de entre la pila de periódicos de los clientes para asustarme con sus editoriales. Que hay que leer de todo para enterarse de qué va la cosa.

Descanse en paz. Online.

*Valencia Hui no era controlado por la OJD.

Actualización: Valencia Hui tamibién cesó sus actividades online pocos meses después de escribir este post, en noviembre de 2009.

7 comentarios»

  César wrote @

Supervivencia del papel… o salto al papel electrónico. Porque un día de estos llegará una pantalla OLED con una combinación suficiente de precio y calidad como para que sea factible llevarlo encima. Podremos, entonces, disfrutar de las bondades de la distribución electrónica pero también de la comodidad innegable del negro sobre blanco (si no habéis visto una pantalla de ‘papel electrónico’ no os podéis imaginar lo revolucionario del concepto) y, además, del superior maquetado (hoy por hoy, al menos) que se puede hacer sobre papel.

Y mientras tanto, experimentos curiosos, como http://today.sportingnews.com/, que no son ni una cosa ni otra, pero que apuntan ideas.

  Chiqui Esteban wrote @

Yo no soy de los que creen que el periódico de papel vaya a desaparecer, aunque todo pinta una buena criba. Sobrevivirán los que sepan adaptarse a los nuevos tiempos y no vean a internet como un competidor, si no como un complemento. La tele acabó con los seriales de la radio, pero no con la radio. Internet acabará con los periódicos que sólo den noticias, y no historias. Pero no con los periódicos. Pero vamos, tampoco tengo una bola de cristal…

  TipoDobiol wrote @

Leí ese editorial de Baltasar Bueno y me entró la risa. “Reorganización estratégica”… Me parto. Lo de Valencia Hui estaba cantado y como otras muchas aventuras de esta índole (léase La Voz) , es más barato mantener a un redactor/a mal pagado/a copiando y pegando teletipos a la web que a una redacción igualmente mal pagada.
Lo curioso es que este diario acabó dando más palos que nadie al gobierno que precisamente le apoyó en su salida. “Ya que me marcho del convento, me cago dentro…” Ju!!

  Borja Ventura wrote @

Yo tampoco creo que la prensa de papel vaya a desaparecer. Creo que será una evolución, pero no una extinción. Ya le pasó con la aparición de la radio, tuvo que reconvertirse ante las nuevas prestaciones del medio recién surgido. Y a ambos les pasó con la llegada de la televisión.

La prensa de papel ha sido un diario de avisos, ha sido el centro de toda la información, ha ido mutando para llenarse de color e imágenes e intentar competir con la televisión y, finalmente, tendrá que acostumbrarse a no tener la voz cantante en cuanto a información de actualidad: un ‘simple’ atentado a las 9 de la mañana hace que todo tu trabajo se vaya a la basura sin siquiera ver la luz del día.

El diario de papel ha de seguir adelante, por su formato, pero reconvertido: analizar, interpretar, contextualizar, dar voz a noticias que no tengan hueco en el maremágnum no siempre tan poco amarillo como quisiéramos de los informativos televisivos y alguna prensa digital.

La evolución de las especies, insisto, no siempre conlleva extinción, sino también evolución y readaptación a un medio diferente y cambiante.

Por cierto, tuve en mis manos uno de estos lectores de papel digital… y hay cosas a mejorar, pero es una apuesta de futuro más que interesante.

Lo de Valéncia Hui es, efectivamente, como lo de La Voz, Diario de Valencia, Valencia Te Ve y tantos medios de valencianía rancia que mueren sacando editoriales acusando a Cataluña de todos los males del mundo y a Camps de ser el ángel exterminador. Zaplana, ese sí que sabía.

Por cierto, gracias por la mención.

[…] Sobre Valencia Hui, internet y la crisis final de los periódicos. […]

  Extinción « CuatroTipos wrote @

[…] Sobre Valencia Hui, internet y la crisis final de los periódicos. […]

  Metro. This is the End. « CuatroTipos wrote @

[…] Sobre Valencia Hui, internet y la crisis final de los periódicos. […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: