CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para septiembre 24, 2008

Arnal Ballester, Premio Nacional de Ilustración 2008

Dobiol. Arnal Ballester, uno de nuestros “hermanos” ilustradores está de enhorabuena. Desde ayer es el nuevo y flamante primer Premio Nacional de Ilustración 2008.

Arnal retratado por Eric Garault

Arnal retratado por Eric Garault

Arnal estrena este remozado galardón (antes denominado Premio a las mejores ilustraciones infantiles y juveniles) con el que, al menos, el Ministerio de Cultura sitúa el trabajo de los ilustradores a la altura de otros lenguajes de expresión artística como la fotografía o la novela.
Anteriormente se reconocía esta actividad con el Premio a las Mejores Ilustraciones de Libros Infantiles y Juveniles que ya ganó Arnal en 1993.

Portada de No tinc paraules. Ilustrado por Arnal Ballester y editado por Media Vaca, 1998.

Portada de 'No tinc paraules', editado por Media Vaca, 1998.

Con su estilo sencillo, sincero, con los trazos justos, bien gruesos y colores vivos, es y ha sido una de las grandes figuras de la ilustración y  junto a otros como Isidro Ferrer, Max, o Pablo Amargo, no cesan en dignificar su oficio.

Fragmento de la ilustración 'Chamario'

Son molinos, que formaba parte de la exposición  Miradas en torno al Quijote

'Son molinos', que formaba parte de la exposición 'Miradas en torno al Quijote'

Arnal, que se inició su actividad profesional en la prensa gráfica de humor a principios de la década de los 70 (El Papus y Por Favor), ha colaborado mucho en prensa -El Pais, El Mundo, International Herald Tribune-, y además de su trabajo como ilustrador, dibujante y cartelista es profesor de ilustración en la Escola Massana de Barcelona y en la Escola Professional de la Dona.

Ilustración de Arnal para El Mundo

Ilustración de Arnal para El Mundo

Ilustración para El Mundo

Ilustración para El Mundo

Ayer, en Público (pág 43), el propio Arnal lo decía bien claro: “me he cansado de trabajar con textos horrorosos con los que no comulgaba. Somos una profesión de maquilladores, aunque eso también es lo grande, porque damos vida a muertos”. Trazos, y palabras sinceras (bueno es saber que no sólo nosotros padecemos el complejo del “hacedor de envoltorios”).

Enhorabuena, Arnal

PD: Podéis leer también esta noticia en ADN, El País y El Mundo.