CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para octubre 30, 2008

Un (infográfico) vino ampurdanés

Primera versión del mapa del tiempo en 2005.

Versión 2.0 estrenada en 2007.

HerminioJF.-En 2005 Editorial Prensa Ibérica compró el Setmanari de L’Alt Empordà, la publicación más pequeña de EPI en el área mediterránea Norte (en el que soy Director de Arte) y que se edita en Figueres (Girona) desde 1978. Tras la adquisición tuve que emprender algunas “medidas de urgencia” respecto a su diseño. Entre ellas renovar el mapa del tiempo, que me quedó algo feucho entre el blanco y negro y la tipografía antigua, pero que un par de años después pude mejorar un poco con el rediseño completo de L’Empordà de Octubre de 2007.

Hoy me he enterado de que en septiembre de 2007 la bodega ampurdanesa “La Vinyeta” solicitó al Setmanari reproducir en sus etiquetas el mapa del tiempo que publicó aquellos días el periódico, (en blanco y negro, previo al rediseño), para dar así testimonio de las condiciones climáticas bajo las que se realizó la vendimia de aquel año. Esa feliz circunstancia me ha permitido, de rebote, publicar un gráfico mío por primera vez en un soporte impreso fuera de un periódico y participar en la industria vitivinícola más allá de como mero consumidor:  Aquel viejo mapa del tiempo etiqueta hoy un vino envejecido a su vez 5 meses en barricas nuevas de roble francés, húngaro y rumano, y que emplea cuatro tipos de uva, un 55% Cabernet sauvignon;un 25% de Samsó, 12% de Merlot y 8%  de Garnacha negra.

Entiendan por eso que me entregue ebrio de orgullo (y cierta estupefacción), a la tentación del “autobombing”, pues puedo atribuirme algo de paternidad en este vino tinto ampurdanés recién presentado en las bodegas. Se llama Llavors 2007 y dicen los que entienden de vinos que está muy bueno, aunque yo aún espero que Santi Coll, director de L’Empordà y gran amante de de la enología, me envíe un par de botellas para acá. Leo en la ficha técnica que se trata de un vino “color cereza picota, con una elevada intensidad olfativa que conserva los aromas de fruta madura. Muy equilibrado en la boca y con taninos finos muy integrados que le confieren una buena columna vertebral para un buen recorrido en botella”.

Ahí es “ná”. Supongo que el vino que yo habría soñado no puede ser mucho mejor que eso.

Anuncios