CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Link, in (pre)memoriam

hjfHerminioJF.-En octubre de 2006 nació en Norkfolk (Virginia, EEUU) el periódico gratuito Link, un diario de pequeño formato pensado para un público joven entre 18 y 34 años. El Virginian-Pilot, el gran diario de pago de la región, lo creó en un esfuerzo por capturar la atención hacia el papel del redeyelector joven, al igual que habían hecho otros diarios como el Chicago Tribune con su gratuito Red Eye. Sin embargo su difusión debía de ser mucho más modesta. Mientras que Red Eye distribuye unos 200.000 ejemplares en la zona de Chicago, Link se trata de una pequeña publicación que ha que salir adelante con tan solo 30.000 ejemplares diarios, menos que cualquier edición de un diario gratuito normal en muchas provincias españolas.

Con un diseño original de David Putney, Link pugna por acercarse a un lector en absoluto familiarizado con el formato de periódico de sus padres, y habituado a la lectura en internet, de manera que su aspecto es arrevistado e innovador. Mucho color, imágenes impactantes y, en palabras de Putney,  “historias rápidas, cortas, editadas de manera sucinta y con un estilo narrativo conversacional”. Es decir: algo que ya habíamos visto (ritmo y estilo juvenil y desenfadado), pero fuera del couché mensual: Link se reparte a diario, y ofrece sus historias de manera radicalmente distinta a la del resto de los periódicos del mercado local.


Este tabloide presenta un diseño diáfano, ligero y elegante; contenido y sobrio tipográficamente pero lleno de color e imaginación. Su planteamiento para abordar las noticias incluye una titulación directa y muchos cuadros, estructuras y secuencias de texto (Lo que llaman los americanos ASF, Alternative Storytelling Forms). Para mi gusto es lo más parecido en papel, temáticamente, jerárquicamente e incluso cromáticamente a lo que está haciendo el equipo de Gumersindo Lafuente en Soitu.es: darle la vuelta a la agenda, poner las tendencias, arte, música y cultura por encima de la política, buscar un enfoque distinto y cosmopolita a la información, no exento de ironía, y acercarse al lenguaje directo de las nuevas tecnologías y a internet.

Link echa el resto en sus portadas, que casi siempre dan en el clavo estéticamente. Pero también cuida mucho la edición visual de sus páginas interiores, algo poco habitual en gran parte de los diarios estadounidenses, que “se curran” mucho las primeras y portadillas de sección, pero que luego en las páginas interiores levantan el pie del acelerador y tiran de maquetero.

Pero el Virginian-Pilot no vive su mejor momento: Ha despedido a 125 personas, el 10% de su plantilla, y  ya no está para aventuras paralelas, así que ha decidido concentrarse en su “core bussiness”. Además Hapton Roads no es Nueva York ni Chicago, por lo que tras dos años de existencia el Virginian-Pilot informa que el ‘vivaracho’ Link se muere el próximo 19 de diciembre, aunque la editora Brianne Warner aún alberga la esperanza de que algún día resucite cuando la crisis termine . Si es que quedan periódicos en papel para entonces, claro (*). En unos tiempos en los que José Pardina nos recuerda cómo la muerte editorial es un fenómeno imparable en el ámbito de las revistas, Link es un ejemplo más de cómo el suelo se ha abierto también bajo los pies de los diarios gratuitos de tamaño pequeño y medio, que están cayendo como moscas ante la crisis publicitaria, y sin el colchón del precio de venta en quiosco.

Link ha vivido deprisa, ha muerto joven y ha dejado un bello cadaver, todo hay que decirlo. Ahí quedan al menos los portafolios de los diseñadores que en él trabajaron, como Krissi Xenakis, Jill Martin, o David Putney, (hoy de nuevo en Viginian-Pilot), para dar testimonio a las generaciones venideras de que un diario diferente que querrían leer los abonados al Tuenti ese, sí era posible. Yo, que acudía de vez en cuando a su web a comprobar sus últimas ocurrencias, lo echaré de menos, aunque me quedaban dos telediarios para salirme de su target, a decir verdad. Quizás Link llegó demasiado pronto, o demasiado tarde, pero lo único cierto es que dentro de 20 días no volverá a publicarse, dejando tras de sí un legado de dos años de diarios en PDF que pueden consultar en su página web.

Descanse en Paz.

(*) “La crisis en Japón duró diez años ¿por qué aquí dos?”. Nuevas pistas sobre este mundo que se desmorona en el último post de Francisco Pascual en su blog colectivo No Doy Crédito!, de El Mundo, bajo el desasosegante título de “La que se nos viene encima”.

4 comentarios»

  Thais wrote @

Qué triste! Porque ‘Link’ tenía un diseño espectacular y era bastante innovador…y ni por esas. Ay! Maldita crisis!

  Alejandro Banuet wrote @

Excelente post. Felicidades.

  Andres wrote @

Qué mal…pero buenísimo post, me pregunto ¿cuántos más van a morir por la crisis?
Tengo una pregunta he estado viendo la Rolling Stone y veo que han dejado de usar Farnham y la Amplitude, ¿también será por la crisis? (chiste).
Aunque no sé como se llame la nueva tipografía que estén usando.

Saludos y gracias.

[…] despide hoy de sus lectores el diario gratuito Link editado en Virginia, y que fue objeto aquí de un emotivo reconocimiento hace unas semanas. Los echaremos de menos. Vale la pena descargarse su último ejemplar con afan de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: