CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para enero 27, 2009

El ADN de Le Monde

(Dedicado a Toni Piqué, subscriptor de Le Monde, que tuvo a bien encargarme este post.)

nicolas_sarkozy1

Sarkozy, afloja la pasta.

hjf

HerminioJF.-Ayer lunes un periódico de renombre internacional formato berlinés —a medio camino entre el tamaño sábana y el tabloide— incluyó un suplemento de economía de 12 páginas, pero sólo empleó 2 de sus 40 páginas para hablar de deporte (5%), porque el fútbol es algo poco intelectual. Ese periódico es Le Monde, rebautizado por Juan Varela como “icono de la izquierda exquisita francesa y de la excepcionalidad cultural”, y ayer estrenó su nuevo rediseño, con claras referencias a The Guardian. Sin embargo éste rotativo británico ofrecía ayer, entre otras cosas, un cuaderno deportivo de 16 páginas, y  un suplemento arrevistado de reportajes atrevido visualmente, lleno de imaginación, y no exento de humor británico: El aclamado G2, de 32 páginas, que hace años que ha inspirado a periódicos de todo el mundo, imitándolo algunos incluso en su nombre (T2 del The Times, P2 de Público de Portugal, O2 del Observador de Uruguay…). Cierto que, pese a sus obvias coincidencias ideológicas, periodísticas, y cada vez más estéticas, Le Monde y The Guardian no son lo mismo y, quizás, no debieran serlo nunca. Pero recordarán que Sarkozy anunció la semana pasada una mordaza plan de 600 millones de euros en tres años para salvar la prensa escrita francesa, y la medida más espectacular del proyecto consistía en que los jóvenes galos de 18 años podrían elegir un periódico para recibirlo gratuitamente durante 12 meses. Y yo creo que al menos a los jóvenes de 18 años les gusta el fútbol, quizás algo más que una crónica estupenda sobre la crisis en Islandia. Cierto que no es fácil ni conveniente andar jugando con el ADN de los periódicos:  T*P* me recuerda que nadie espera deportes de Le Monde, y que si vives en Tolousse y te gusta el fútbol te compras L’Equipe. “Los vicios que se los pague cada uno”, bromea. Visto el rediseño de Le Monde, que mantiene intacto su código genético en forma de textos largos y analíticos, breves poco breves y un palpable desdén por los fenómenos aparentemente más superfluos de la cultura popular, si yo fuera un joven francés de 18 años —quién los pillara—, ya que Sarkozy se presta a pagarme mis vicios informativos, preferiría pedirle una tarifa plana de ADSL.

viejo1

viejo2

viejo3

viejo4

Antes: Primeras 7 páginas del último número con el viejo diseño, 25 de enero de 2009.

monde3

imagen-2

imagen-3

imagen-4

Después: Primeras 7 páginas de Le Monde del Martes 27 enero de 2009.

Hay que reconocer que Le Monde es un diario distinto, también es verdad, y que hacer concesiones no le resulta fácil. Hasta su anterior rediseño en 2005 —que sí supuso una renovación más acentuada, no sé si como para calificarla de “maravilla”no incluía fotos dominando su portada, y es el último  de los grandes periódicos vespertinos del pasado que sobrevive. Por eso, aunque el rediseño se estrenó ayer por la tarde, el periódico aparece con fecha de martes, y ha llegado hoy a los quioscos españoles. No había prisa: Le Monde es un diario de análisis y lectura reposada en estos tiempos en los que parece que ninguno tenemos tiempo para leer reposadamente excepto los domingos, justo cuando no se publica Le Monde. ¿Deberían haber aprovechado este rediseño para hacer concesiones? ¿Aumentar los contenidos presuntamente más “populares”, como deportes? ¿Rejuvenecer su apariencia, y aligerar, al menos en algunas secciones, ese aspecto severo e inasequible?. No hay una fácil respuesta, o desde luego yo no la tengo. Hoy en día los periódicos somos iconos, poco más. Nuestra información está colgada en la web antes que en el quiosco. Somos prácticos para arrugarnos en la playa, usarnos y abandonarnos en los vagones de tren sin cobertura, no padecer si caen unas gotas de café del bar sobre el papel; para lo demás ya esta el LeMonde.fr, líder de audiencia. Y hay cierta gente a la que le altera mucho que les toquen los iconos; entre ellos quizás los ávidos lectores de Le Monde, una especie peculiar que no digo que hoy hayan dado un paso más camino de su extinción, querido T*P*, pero tampoco han dado un paso en el sentido contrario, me temo: El acido desoxirribonucleico de este diario parece estar tan arraigado, que alterarlo supone un riesgo que esta vez no han querido forzar.

le-monde1

Le Monde a principios de siglo XXI

lemonde2

Le Monde, rediseño de Palmer&Watson de 2005

portada-hoy

Le Monde, Portada de hoy martes (fechada miércoles 28 de enero). Rediseño interno.

Aunque valoro las ligeras mejoras en su interior, su nueva portada muestra un curioso revisionismo respecto a su rediseño del 2005. Al menos en los dos primeros números, la fotografía deja de ser el motivo principal, una catarata de titulares ocupan su sitio, y la viñeta de Plantú vuelve a ser la imagen de referencia, aunque en una posición secundaria y compitiendo con la publicidad. El pueblo francés se atrevió a guillotinar el Antiguo Régimen hace más de 200 años pero Le Monde ha tardado tan solo tres en abolir en su portada el nuevo orden impuesto por la teoría del Centro de Impacto Visual que acuñara Mario García en 1983. Hoy mísmo J. Antonio Giner/Innovation (otro Guardianólogo militante, como yo) reclamaba a su modo portadas más sorprendentes a los diarios. Me dirán que los periódicos se hacen para ser leídos, no para ser vistos, claro. Pero si lo que querían era un análisis sobre los (discretos) cambios en los contenidos mejor que acudan al artículo de Juan Varela hoy en  Periodistas21. Sin embargo sabían que esto es un blog de diseño y confieso que yo no sé francés, así que a falta de ver cómo evoluciona Le Monde, si paso por París y no quiero un periódico visualmente previsible y conformista, en el que ya sepa cómo va a estar diseñada la página siguiente, me tendré que comprar el Libération.

viejo6

viejo7

viejo91

Antes: Páginas interiores del antiguo Le Monde de Domingo 25 de enero 2009

imagen-5

imagen-6

imagen-7

imagen-8

imagen-9

Después: Páginas interiores del nuevo Le Monde del Martes 27 de enero 2009

A lo que vamos. Sin rencor por el desaire del CIV, pero sin ninguna clase de entusiasmo, el propio Mario García nos recuerda en su blog que el nuevo Le Monde no trae ninguna sorpresa:Sólo una limpieza básica, un uso más potente de los titulares y las fotografías, y, para Le Monde, una aproximación en 2009 a los que muchos otros diarios de todo el mundo hicieron hace diez o más años”. No es mucho, pero tampoco está mal. Y como cumple las dos únicas premisas que le pongo a un rediseño, que es que mejore lo anterior y no pierda su identidad respecto a la competencia directa (Le Figaro, Libération), le pongo a Le Monde un aprobado, tan liviano como sus cambios. Me gusta menos la nueva tipografía de titulares que la anterior, pero más su empleo. La nueva tipografía no tiene la personalidad y sutilidad de la Rocky de Matthew Carter, con esos peculiares remates afilados, pero antes su titulación de “hard news” era pequeña (está en formato berlinés y el tamaño importa aún más), y usaban una tosca negrita condensada que le confería muy poca delicadeza. Ahora los titulares muestran más aire, pese a que la tipografía es menos modulada y elegante. Le Monde debilita los titulares, pero a semejanza de The Guardian (que cambió la contundente Helvética Bold por una versión ligera de la Guardian Egyptian) compensa esa pérdida de impacto visual —aunque no siempre lo logra—haciéndonlos más grandes, separándolos con blancos del texto de lectura (aka, “titulares flotantes”), y estructurando la página con bandas separadoras muy gruesas, y tramas en los epígrafes y cintillos. La separación podría haber sido más sutil…o no. La cuestión es que las gruesas bandas a 12 puntos cumplen su función, y que a simple vista los bloques informativos están mejor señalizados.

viejo10

viejo11

viejo12

Antes: Páginas finales del viejo Le Monde del 25 de enero 2009

imagen-10

imagen-11

imagen-12

imagen-13

imagen-14

Después: Páginas finales del nuevo Le Monde del Martes 27 de enero 2009

También emplea más apoyos y microdespieces (aunque con mucha discrección… como The Guardian), usando un texto de contraste (Sans negrita), que van mejor a la hora de dar variedad al color tipográfico de los largos bloques de texto de un Le Monde que ha decidido no darle a la tijera. Y no se lo reprocho, que para lecturas cortas ya está el Twitter, siempre que las historias estén bien escritas, como es el caso de Le Monde. Sigue estando lejos de ser un diario de lectura fragmentaria, pero algunos nuevos bloques de breves inferores y superiores con diferentes soluciones de texto y de imagen que le dan más variedad a las páginas que antes. Me gusta más la navegación, con cabeceras de sección más homogéneas, y folios menos chirriantes. La fotografía muestra aparentemente tamaños más generosos en su interior que en el pasado, aunque sin pasarse, excepto en la página 3 que parece que en adelante ofrecerá una aspecto más impactante con la foto a 5 columnas. (Mario García bromea diciendo que en la redacción algún editor estará llorando ante tan irreparable pérdida de masa de texto)

imagen-15

imagen-16

imagen-17

imagen-18

Más llamativos son los cambios en el segundo cuaderno de economía de hoy martes, lo que promete nuevos aires en los suplementos. Más variedad de formatos de texto, apoyos y breves, y titulares a mayor tamaño. En todo caso, conscientes de que los cambios de Le Monde serán percibidos por sus lectores como ajustes de menor entidad, han sido discretos al anunciar los cambios, y al revés que en 2005, esta vez no ha habido suplemento de rediseño, y han solventado el delicado asunto del agit/prop de la renovación con un discreto articulo editoral de su director Eric Fottorino.

Más sobre el nuevo Le Monde:

y, por supuesto. Leálo todo antes en Paper Papers. El sábado 24 ya lo anticipaba Toni Piqué en Le Monde (suspiro)

Anuncios

Las mejores tipografías de 2008 de FontShop

title

hjf

HerminioJF.-Se calcula que cada año salen a la venta unas 2.000 tipografías nuevas, y ante semejante avalancha alguien tenía que hacer el trabajo sucio de separar el grano de la paja de la cosecha tipográfica anual. La estupenda web Typografica deja esa tarea para marzo, en los oficiosamente denominados “Oscars del diseño tipográfico. Pero para abrir boca, la empresa FontShop publica su seleción de las mejores tipografías del 2008 entresacadas de su amplio su catálogo; una veintena de tipos de letra a los que vale la pena echar una miradita si tienen un rediseño pendiente y quieren ser los primeros en disparar. Aunque en el mercado del diseño periodístico ya le habíamos echado el ojo a unas cuantas de ellas; y es que en este negocio andamos a la que cae. Tres ejemplos:

1 ) LEITURA DE DINO DOS SANTOS

leitura

La Leitura cuenta con fervientes admiradores entre los amiguetes. Incluso los escépticos como yo que pensamos que no es para tanto, caemos rendidos ante la jugetona belleza de su versión Display Swashes. Si quieren verla en funcionamiento, la tienen en dos rediseños recientes de nuestros dos Diegos favoritos. Diego Obiol, el CuatroTipo ausente (en espera de la gran ola gran post), ya la usó en el semanario Red Pública. Y Diego Areso/Quinta Tinta (que vale tanto por los rediseños que hace, como por los que sueña), la empleó en su rediseño “póstumo” del semanario Tiempo.

La Leitura en Tiempo, de Diego Areso.

La Leitura en La Red Pública, de Diego Obiol.

font_rend

La Leitura Display Swashes me tiene el corazón” robao”.

2) SCOUT DE CYRUS HIGHSMITH

¡scout

entertainment-weekly

Hace más de quince años que FontBureau es reconocida por fabricar “máquinas de matar” ideales para diseño de diarios y revistas, desde Poynter a Interstate, pasando por  Benton Sans, Miller o Amplitude.  Scout va a seguir el mismo camino de éxito, sumándose a esta corriente imparable de  Sans musculosas con toques geométricos pero más delicadas que la DIN, que tanto le van últimamente a Pedro J. (Esa Neo Sans de Sebastian Lester vencerá en El Mundo, vale, pero le contaré a mis nietos que yo la vi primero, con el permiso de Gara). Su estreno de oro fue  en el nuevo Entrertainment Weekly rediseñado por Geraldine Hessler.

3) SOHO DE SEBASTIAN LESTER

soho

La contundente “Slab Serif” Soho de Sebastian Lester (disfruta del “renacimiento” de las tipografías egipcias en el diseño periodístico contemporáneo que pusiera The Guardian tan de moda con su nueva Guardian Egyptienne de Christian Schwartz o en la línea de la Stag del propio Schwartz para Esquire.

liberation640

El estreno a lo grande en el diseño periodístico de la Soho se produjo en el otoño de 2007 con el rediseño de Libération de Rampazzo y Associés. (Por cierto, tranquilo T*P*, que ya diré algo de Le Monde mañana, que el rediseño de hoy lunes, al ser vespertino no estará en los quioscos españoles hasta el martes). Lester también ha desarrollado una versión Sans Serif, la Soho Sans, por la que apostó Javier Errea para su reciente y multipremiado rediseño de Diari de Balears.

newsletter-archive-topper

Y así 17 tipografías más. Échenle una ojeada a la web de FontShop y eligan sus favoritas. Yo es que ya ando servido:  En cuanto a Sans Serif de cabecera, tras la Griffith Gothic (Superdeporte, 2005), FF Dax (Empordà, 2007) y Neo Sans (Diari de Girona, 2008), ahora ando currando con la Amplitude, a la que no voy a poder ser infiel durante una buena temporada. Pero no me importaría tener una aventura extra-tipo-matrimonial con alguna de estas tres jóvenes bellezas tipográficas.

utility

FF Utility de Lukas Schneider

gloriola

Gloriola de Tomas Brousil

FF Neto, de Daniel Utz.