CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Vehículo de la modernidad

tomas1TGorria. Pocas expresiones de un significado tan difuso como la de Modernidad. Si bien parece que existe cierto consenso en la historiografía occidental en considerar como Edad Moderna la que se inicia con el desarrollo del Renacimiento y que llega hasta la revolución francesa (que inicia la denominada Edad Contemporánea), en términos filosóficos se relaciona con la Ilustración y la consideración de la Razón como eje del pensamiento. Sin embargo, estamos muy acostumbrados en términos coloquiales oir hablar de “música moderna”, muebles de “estilo moderno” con la única acepción de situarse frente a lo antiguo.

En este contexto Robin Kinross (editor y director de la editorial Hyphen Press,  de Londres)intenta situar a la tipografía, en la obra Tipografía moderna, un ensayo histórico crítico, uno de los último títulos de la editorial Campgràfic, editorial valenciana especializada en la heroica tarea de sacar a la luz libros sobre teoría y practica de la tipografía. En su elaboración, el autor confiesa que le ha ayudado la proposición de Jurgen Habermas, que considera que la modernidad no es un período o una manera estática de situarse frente al mundo, sino un proyecto continuado, en marcha, un paradigma sobre el que se plantea un cambio de enfoque sobre la historia de la tipografía, pero también sobre su práctica. De hecho, el primer párrafo del libro (primorosamente editado, por cierto, marca de la casa Campgràfic) es revelador sobre la posición del autor: Si el proceso de impresión fue uno de los principales estímulos para el desarrollo del mundo moderno, tal vez la expresión “tipografía moderna” sea entonces una redundancia innecesaria. ¿Acaso no es moderna toda tipografía”.

Por otra parte, la impresión de libros es fundamental para el desarrollo del mundo moderno, no sólo como medio principal de difusión del conocimiento sino porque incorpora a la sociedad valores como la estandarización de los materiales y sugería una división racional racional del trabajo, elementos identificaremos de la futura sociedad industrial, compañera inseparable de la modernidad.  En palabras de Kinross: “la imprenta hizo posible la modernidad, pero las pruebas inequívocas de unas actitudes claramente modernas en el campo de la tipografía solo empezaron a salir a la luz unos doscientos cincuenta años después de su introducción”.

Efectivamente, a finales del siglo XVII, en el contexto de la Francia preilustrada, surge en Francia la primera iniciativa tipográfica racionalista cuando se crea un comité científico, integrado por matemáticos y filósofos con el fin de racionalizar y sistematizar los conocimientos de las ciencias y las artes que existían en la época. La disciplina que eligieron para comenzar sus trabajos fue el del arte de la imprenta y una de sus propuestas fue crear un nuevo tipo para uso exclusivo de la Imprenta Real que fuera acorde con los tiempos y que posibilitara la renovación de los caracteres usados en la misma.

El diseño del mismo se llevó a cabo sobre una cuadrícula al objeto de dotarlo del máximo rigor científico, se trataba del tipo denominado Roman du Roi (arriba).
Un claro ejemplo de como la tipografía se convierte en el mejor vehículo para la modernidad, que más tarde se afianzará durante la Ilustración con las aportaciones de Fournier o Fermin Didot.

Letras con historia.  Kinross continúa a lo largo del libro, esbozando su particular historia de la tipografía, (circunscrita explícitamente a la cultura occidental, porque Modernidad y Occidente son palabras paralelas), por el diseño de las letras, pero también por sus implicaciones tecnológicas, comunicativas o sociales, utilizando su relación con la modernidad como eje argumental. El autor configura de este modo un ameno y didáctico recorrido por los diversos episodios de una historia que cada vez recluta más adeptos, desde los orígenes ilustrados ya comentados hasta la Nueva Tipografía bauhasiana de los años 30, la revolución suiza de los 50 o las aportaciones contemporáneas de tipografos como Matthew Carter o Spiekerman. Hay algunas historias de la tipografía, pero sin duda, esta debe ser considerada como una de las más interesantes.

2 comentarios»

  elena wrote @

Anda, me lo he empezado esta mañana! que casualidad!

  Rollo Press « CuatroTipos wrote @

[…] Campgràphic […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: