CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Sobre el mea Culpa

camps_carlos_fabra1

A Camps y Fabra tampoco les gusta pedir perdón. Foto de Kai Försterling.

herminiobarbaHerminioJF.-A los periodistas, como a los políticos y a los sumos pontífices, nos cuesta reconocer nuestros errores. Retozamos exigiendo a los políticos que enmienden sus traspiés, que acepten sus fallos, sus salidas de tono, sus trajes presuntamente pagados por comisionistas, que den explicaciones y que sean capaces de pedir perdón alguna vez…. Ay, pero nosotros también somos humanos y en nuestro oficio frecuentamos el “sostenella y no enmendalla” y llevamos bastante mal lo de vernos obligados a rectificar públicamente. Tanto es así que la fe de erratas, —Ese particular confesionario en el que reconocemos nuestros pecados—, acaba ocupando generalmente el rinconcito más diminuto de la página de opinión.

Urdaci, pidiendo perdón a C-C-O-O, a su manera. Los periodistas parece que solo nos apetece recular cuando hay una sentencia judicial de por medio, y ni aún así los hacemos de buena gana.

¿Y los diseñadores de periódicos? Tampoco parece que nos guste mucho reconocer cuándo hemos fallado. Mario García Jr. publicó hace unos días un artículo en el que comentaba una anécdota de su padre, Mario García, uno de los diseñadores de periódicos más prolíficos de las últimas décadas, acerca de las quejas de los lectores que siguieron al rediseño de Des Moines Register. “Cuatro días después del rediseño, un editor le llamó muy preocupado a causa de las 300 llamadas recibidas de lectores que decían odiar su rediseño. Mi padre le dijo al editor que corriera a la licorería más cercana a comprar una botella de champán. Cuando el editor le preguntó a mi padré el porqué, le contestó que recibir tan sólo 300 llamadas quejándose con una circulación de 150.000 ejemplares era causa de celebración”. Con un par.

perdon1

perdon2

Sin embargo no están los tiempos como para desoir las quejas de la audiencia: Charles Apple contaba hace unos meses que el Chicago Tribune ha reconocido públicamente ciertos errores de su rediseño de Septiembre de 2008 y que por eso en enero publicó este folleto envolviendo su portada en la que explicaban los reproches que habían recibido de sus lectores, (los que decían que el periódico estaba muy desorganizado, los que echaban de menos el cuaderno de economía…) y los cambios que han hecho para enmendarlos. No es que sea un ejercicio de autocrítica muy profunda (se trata más bien de una inteligente campaña de márqueting), pero atreverse a reconocer errores en este oficio constituye toda una novedad.

0904expressnewsba

Y este fin de semana también Charles Apple nos contaba la historia del San Antonio Express-News, que había recibido 1.200 llamadas y emails de quejas de lectores en tres días, hasta el punto de que se había visto obligado a rectificar y volver a incluir ciertos contenidos que se habían perdido. El “Ombudsman” del diario reconoció desde el principio esas demandas, que como suele ser habitual más que preocupación por el diseño, mostraban su consternación por la desaparición de algunas firmas colaboradoras ante los recortes del diario, que estrechaba su tamaño para ahorrar papel.

¿Deberíamos aplicarnos en este negocio algo más a estos ejercicios de humildad? Escribo este post porque éstos días de Semana Santa parecen ideales para los actos de contricción. Les contaré que en Octubre de 2007 realicé un rediseño en un pequeño periódico de Figueres (L’Empordà, quizás lo recuerden) y que enseguida empezó a recibir críticas de los lectores, porque la tipografía de lectura era muy pequeña. Lo cierto es que en mi afán por ahorrar papel y mantener la alta tasa de información por página de este diario apuré la retícula a 10 puntos (cuando había trabajado con retículas de 10,5 en adelante), desoyendo la evidencia de que cada vez más los lectores reclaman cuerpos de texto más grandes, por mucho que las condiciones de impresión sean mejores que nunca. ¿La costumbre de lectura en pantalla? ¿La mayor edad media de nuestros lectores? Quién sabe. Pero desde luego aprendí la lección: como recuerda Lucie Lacava, “Bigger is Better”. Primero cambiamos de Minion a Miller Text en dos semanas para dar apariencia de texto más grande, pero eso no era suficiente. Un año después tuvimos que cambiar todos los modelos de Empordà uno por uno para introducir una retícula de 10,7 puntos. Y nadie echa de menos esos dos o tres párrafos que se pierden de información, a cambio de la sustancial mejora en la legibilidad.

the_times750

Yo no tengo dudas. A poco que haya lectores que no se sientan cómodos con la legibilidad (no es cuestión solo de tamaño, también de la elección tipográfica, y de su grosor ¡¡¡cuidado con la sutilidad de las tipografías light o book, tan bonitas en pantalla!!!), hay que cambiar. Con la obsesión con los recortes de papel y la reducción de tamaño de los periódicos corremos el peligro de quedarnos cortos con el cuerpo del lectura. Por mucho que nos duela a los diseñadores, es mejor reducir el tamaño de las fotos que el de texto. Enric Jardí en su último libro nos advierte que los “diseñadores menos expertos suelen usar el texto demasiado grande. Pero los más veteranos tienden a usar el texto demasiado pequeño”. Y es que con los textos pequeños todo queda más compacto y el gris de las columnas más armónico, y se deja más espacio para grandes fotos, más blancos, o cabeceras más potentes…pero de nada sirve tener más texto si a nadie le apetece leerlo. Algunos de los rediseños recientes más relevantes como Avui o Gaceta de los Negocios aumentaron su tamaño de letra a los pocos días del cambio de maqueta. También lo hizo el Sunday Times, rediseñado en Julio de 2008; e incluso reconoció las quejas de los lectores en un editorial publicado en el segundo número tras su rediseño.

archivo0822_00022944

Semana Santa Marinera de Valencia. Foto de Fernando Bustamante.

Una mala tarde la tiene cualquiera y un proyecto de diseño, por muy a conciencia que se haga, siempre tiene algo que merece ser enmendado. Por todas esas veces que hemos desdeñado la opinión de los redactores, con el recurrente argumento de “zapatero a sus zapatos”, y por las raras veces que consultamos a los lectores si les gusta tal o cual cosa, por entender el “feedback” que nos llega tras un rediseño como mero “ruido”, de vez en cuando es bueno que aprendamos a pedir perdón. Y tampoco venía mal algún post con espíritu de autocrítica, que en este blog ya nos entregamos el resto del año al “autobombing” sin contemplaciones.

Desde el recogimiento y el fervor de las procesiones, o disfrutando del sol primaveral en alguna playa con espíritu más pagano, felices vacaciones de Semana Santa.

Vanilla Ice también pide perdón: “Era joven, manipulable…una marioneta”

Actualización: Pedir perdón por los errores pasados puede convertirse en el fenómeno de moda en estos tiempos. El rapero Vanilla Ice pide perdón públicamente por aquél “hit de finales de los 80. En realidad se trata de una campaña publicitaria de Virgin Mobile Australia, que ha creado una página promocional que recoge los mayores errores musicales de la historia. Merece una visita descreída y curiosa www.rightmusicwrongs.org (visto en El  País)

5 comentarios»

  vpalau wrote @

Bigger is Better…

  Andres wrote @

Excelente artículo, me lo leí todo.
Gracias.

  barinagarrementeria wrote @

La eterna polémica de los rediseños. A diferencia de la mayoría, yo tiendo a cada vez ser menos partidario de estos ‘gurús’ del diseño, de pronto me da la sensación de que todo es un esquema que implantan en cada sitio, sin importar los lectores, historia del medio, redacción, etc.
El rediseño del mexicano Reforma es un ejemplo. Para los lectores (y no precisamente adultos, sino jóvenes de 18 a 25 años) el diario perdió esencia, impacto, y todo aquello que lo hacía característico. Lo más curioso: el mismo despacho que lo desarrolló, meses antes lanzó el rediseño de La Prensa de Honduras y las similitudes entre ambos son casi obsenas (estilos, paletas de color, navegación.
Ah claro, pero entre los consultores no se llama plagio o autoplagio sino “tendencia”. Toma ya.

  Diego wrote @

Felicidades Herminio! No esta mal tipoinmolarse de vez en cuando. Sobre legibilidad nuestros lectores y clientes siempre tienen razón porque si se quejan es porque algo notan y no tienen nuestros prejuicios estéticos. Nosotros nos vimos obligados por un cambio de tamaño de papel a aumentar el interlineado y perder 9 líneas por columna y nadie llamó para quejarse de que les dábamos un 20% menos de texto. Por cierto, los redactores ni se enteraron.
Un saludo y felicidades por el blog

[…] muevan una sección, les acorten deportes, les escondan el sudoku, o les cambien la tipografía, y los diseñadores hemos de reconocer a menudo nuestros errores. Pero Dávila y su equipo han conseguido una proeza digna de la envidia de todos los que nos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: