CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para abril 29, 2009

Microposting II: Errea y El Mundo de Caracas

pa_1_1024-2

pa_1_1024

pa_2_1024-2

pa_4_1024-2

pa_13_1024

pa_16_1024

pa_17_1024

pa_7_1024

pa_10_1024

pa_14_1024

frisos1-3-mod

pa_20_1024

pa_21_1024

pa_22_1024-21

pa_26_1024

pa_27_1024

pa_24_1024-2

herminioazuliconHerminioJF.-Por imperativos de la actualidad maqueteril, empiezo muy pronto a transgredir mi propósito de hibernación. Normal que luego DObiol no se lo crea. Pero el caso es que Javier Errea, el diseñador favorito de esta casa, estrenó este lunes 27 de Abril de 2009 el diseño del nuevo diario económico El Mundo de Caracas (Venezuela). Un diario con una elegante tipografía y un intensivo y restrictivo uso del color como herramienta de señalización constante a base de bandas separadoras en todos los bloques de información. Con una paginación corta que ronda entre semana las 24 páginas, sorprende la abundancia de ilustraciones que emplea. —A ver si duran—. También hay que destacar su original cabecera siempre sobre un motivo fotográfico, (no ocasionalmente, como hacen diarios como Público de Portugal), y el empleo de cabeceras de sección laterales. Su primera tirada ha sido de 40.000 ejemplares, con referencias obvias al El Economista (repite con la tipografía sans serif Whitney, aunque cambia en esta ocasión la Mercury por la Chronicle, también de Hoefler&Frere-Jones) y a falta de mayor tiempo por mi parte para detallaros porqué me gusta horrores—excepto algunos blancos de más,que supongo me duelen en mi corazoncito de diseñador de apretados diarios regionales—, podéis formaros vuestra propia opinión gracias a la edición web de El Mundo de Caracas, que durante un mes permitirá visualizar en abierto las páginas del diario.

Pero no deja de ser un proyecto pequeño. En unos días Errea volverá a sorprendernos a lo grande con el diseño del esperadísimo nuevo diario portugués “I” .

Vuelvo a mi letargo; a ver cuánto dura.

anuncio-obama

publicidad-sexista

PD.-Los números de lanzamiento o relanzamiento de cualquier periódico están llenos de publicidades de compromiso con el que el diario “hace caja” y los anunciantes felicitan con mayor o menor fortuna a la publicación en su nueva etapa. En el número 1 del nuevo El Mundo de Venezuela nos encontramos dos ejemplos opuestos en el subjetivo y muy personal ámbito de buen gusto. Por un lado el inteligente anuncio de Obama leyendo el libro de Galeano que el Presidente venezolano Chávez le regaló hace unos días (ahí han estado rápidos), y por contra el descocado anuncio del Instituto Nacional de Hipódromos, un organismo público de apuestas perteneciente al Gobierno Bolivariano de Venezuela, que no parece muy preocupado por eso de la publicidad sexista.