CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para mayo 8, 2009

Microposting III: “I”; nace un nuevo diario

6b3ea2d7974243fd6f373b6038c41900

0000014437herminioazuliconHerminioJF.-En un acto de heroísmo, de temeridad, o quién sabe si de ambas cosas, en estos tiempos de zozobra va y resulta que aún se crean periódicos. Ayer nació en Portugal el diario “I”, que por lo pronto puede presumir de tener el nombre más corto de la historia de la prensa, y probablemente el de ser el más difícil para ser localizado vía Google. Así que mejor escriban www.ionline.pt si quieren acceder a su versión digital.

i_07052009_page_01-726x1024

La editora de periódicos regionales lusa Sojormedia ha contratado a 74 periodistas y ha puesto 10,4 millones de euros de inversión sobre la mesa para un proyecto de diario nacional que ha sido coordinado por la consultora Innovation (que lo califica como “newszine” y de cuyo blog tomo estas imágenes) . Tras su diseño, cómo no, está el ubicuo Javier Errea, que estrena su segundo proyecto en menos de una semana con el Atlántico por enmedio, en lo que parece un paso más en su carrera estajanovista por obtener la Medalla Nacional al Mérito en el Trabajo, que si se la dieron a Rocío Jurado, él la merece mucho más. Como jefe de diseño han fichado al estadounidense Nick Mrozowski, que hasta hace unos meses trabajaba en el recientemente fallecido diario Link.

18-19-1024x716

34-351-1024x716

46-47-1024x716

52-53-1024x716

64-65-deportes-doble-numero-1-i

i_07052009_page_04-726x1024

Hay sorpresas de sobra en su aire arrevistado, en su mezcla de microformatos con grandes temas, en su deliberada sencillez, en su ausencia de filetes y rayas, en sus blancos atrevidos…pero a los “frikis” del diseño peridístico como yo lo que más nos sorprende es su paleta tipográfica. A contracorriente con la voracidad de novedades de los últimos años en el oficio, Javier se ha descolgado incluso de sí mismo recuperando las venerables Plantin (1700-1914) y Helvética (1958), especies en extinción en las redacciones. En sus propias palabras se trata de “un pequeño homenaje tipográfico a los diarios clásicos, hoy que todo el mundo dice que se mueren”.

Disfrútenlo los que anden por Lisboa y alrededores. Y cuéntenos como les va a estos últimos mohicanos del que es, al menos por unos días, el último diario de la historia.