CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

El País de Lisbeth

https://i1.wp.com/4.bp.blogspot.com/_bztjVPVLW4w/SihNfH7JCuI/AAAAAAAAA0I/Ja4WYbR19z0/s320/lisbeth-salander.jpgtomas1Tomas Gorria. Ya he visto (en un cine, eh) sobre la novela de moda (Los hombre que no amaban a las mujeres) de Largson. No me decepcionó, es una adaptación bastante fiel y además es una película aceptable. Aunque descubrí un pequeño fallo de raccord, o quizás sea una sutil publicidad de Prisa, a la búsqueda de nuevos espacios publicitarios en el séptimo arte. Al principio de la peli (en los títulos de crédito, bastante vulgares, diseñados en Trajan, cómo no) aparece en el despacho de Blomkvist un ejemplar de El País. Al final de la pelicula (8 o 9 meses más tarde) hay una secuencia en el mismo sitio y el periódico de Prisa (y todo lo demás, si no recuerdo mal, incluida la camiseta del famoso periodista) sigue también allí… No logramos distinguir si la cabecera lleva el famoso acento, para situar la escena cronologicamente (sí antes o después del rediseño). No sabemos si en otras versiones aparecen otros periodicos (eso confirmaría la tesis publicitaria), pero aquí queda la anécdota que permite que este post tenga su coartada diseñoperiodistica…

En todo caso, si en el primer volumen de la trilogía surgió la esperanza de que en las posteriores entregas habría más contenido relativo a esto del diseño editorialperiodistico (creo que el propio Larsson también hizo sus pinitos en el oficio), la verdad es que esas referencias se agotaron en la primera novela, y la figura del maquetador de Milenium se relega a un tercer plano, asi como las peripecias de la propia revista.

Hay otra cosa relativa a Milennium que también me gustaría contar. La verdad es que independientemente de la trilogía de Larsson (para los que duden de su valor literario, recomiendo el artículo de Vargas Llosa), la peripecia vital del autor (leer aquí su biografia) tiene su aquel. Una vida políticamente muy marcada, un periodista comprometido con su oficio…, pero quizas lo más curioso sea el lio que se ha montado tras su muerte con los multimillonarios derechos de autor (creo que ya van cerca de 12 millones de libros) y su injusta distribución.

Eva Gabrielsson, fotografiada en Estocolmo el año pasadoPor eso, me he permitido un pequeño acto de rebeldía mediática. No voy a explicar cómo lo encontré pero sí os puedo contar (no creo que sea ningún secreto, por otra parte) que no es complicado encontrar un pdf o un word con la última entrega de Milennium. Además, me propuse experimentar con nuevos métodos de lectura, para estar al tanto de lo que viene, y a pesar de que tuve que aguantar que me llamaran friki, a falta de e-book, me lo leí enterito en mi iphone. Después, accedí a la página de apoyo a Eva Gabrielsson (la viuda de hecho de Larsson), y le envie una cantidad simbólica de dinero, en concepto de derechos de autor.

Como creo en las posibilidades democráticas de Internet, y que la red es potencialmente una herramienta grandiosa en ese sentido y en el de posibilitar la libertad de expresión, me ha gustado practicar este pequeño ritual, que posiblemente habría agradado al propio Larsson y a la propia Lisbeth, la hakker más famosa de principios de siglo. Es una idea.

Más de Milennium en Cuatro tipos

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: