CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivos para Homenajes e inspiraciones

Cuando Luci publicó una portada en The New Yorker

Dobiol. Este blog reabre su persiana en las grandes ocasiones. Esta es una buena, porque podemos contar con los dedos de la mano los ilustradores patrios que han sido portada en un semanario de referencia como es el The New Yorker. Podemos recordar aún la portada de Mariscal en julio de este año.
Pero esta vez, lo que nos llena de gozo es que la protagonista es una buena amiga, Luci Gutierrez, de la que ya por mayo de 2008 os contamos su experiencia como colaboradora en el The York Times. Nos alegra de que los buenos triunfen y que además sea protagonizando la portada de esta semana de un auténtico icono del periodismo y de la cultura neoyorkina.

130401-cover-580

En una entrada del blog del semanario Luci cuenta algunos detalles de la portada “But I wear these kinds of hats—very French—so, I guess there is something of me in her,”. “I think of them as typical young New Yorkers. I spent some months living there, and I love to draw the people. “

Más en:

 

Publico: 1.500 números

Público celebra hoy,  Martes 15 de noviembre de 2011, sus 1.500 números en los quioscos. ¡Felicidades!

El Mac triste

  Tomás Gorria.
Corría la mitad de los ochenta: después de dar algunos tumbos y de dejar inconclusa alguna carrera, la vida hizo que recalara en un estudio de diseño gráfico en el que me encargaron la maquetación de unos libros de texto. Antes ya había coqueteado con el diseño editorial, con el diseño de revistas y periódicos de carácter alternativo y fanzineroso, a vueltas con la fotocomposición y el letraset. Pero en aquel estudio había una máquina nueva: un reluciente Macintosh 512y una impresora Laserwriter, y con el PageMaker 2.0 y cortando y pegando pudimos maquetar aquellos libros. Un día, por casualidad,  leí en Las Provincias que en el diario necesitaban a alguien que conociera el entorno Macintosh, respondí al anuncio y entré a trabajar en el periódico. Aquí empezó mi periplo profesional en el mundo del diseño editorial y en el periodismo, siempre con la ayuda de un mac. Asi que puedo decir sin temor a caer en un tópico slogan (aunque no seria un mal slogan)  que Apple cambió mi vida.

Hay un consenso generalizado en considerar que Gutenberg (un impresor, un tipógrafo) cambió el devenir de la cultura occidental, inventando un artilugio (el libro) que ha marcado de manera decisiva la forma de transmitir el conocimiento. Y seguramente la importancia de los inventos que han ido saliendo de Cupertino tengan una repercusión social y cultural similar a la que supuso el desarrollo de la imprenta. Y si escucháis  el famoso discurso de Jobs en la Universidad de Stanford comprobáreis que en gran medida, el diseño de los Macintosh estaba influido por la formación tipográfica de Steve Jobs. Así que podríamos decir (arrimando el ascua a la sardina tipográfica) que la tipografía ha tenido una influencia relevante en los artilugios que han marcado y van a marcar en el futuro la manera de  aprender y de transmitir el conocimiento.

Recuerdo que en las interfaces de aquellos primeros Macintosh, (que tras casi treinta años, resisten bien el paso del tiempo) entre los estupendos  iconos de Susan Kare había uno que era de los más temidos, porque presagiaba problemas: era el del Mac triste. Hoy más que nunca despierta un sentimiento entrañable y de nostalgia y es un grafismo perfecto para un día como hoy.

Y aunque la mitomanía no es lo mío, sirvan estas líneas como apresurado homenaje a Steve Jobs ahora que está en el Mac Allá.

——

  Diego Obiol.
Nunca he hecho cola para comprar un producto Apple. Ni he visto ni usa sola Keynote. Me trae sin cuidado que en mi ciudad está a punto de inaugurar un flamante y céntrico Apple Store. No he visto el famoso discurso de Jobs en la universidad de Stanford (seguramente lo haré hoy)… Este es pues el homenaje modesto y particular de un simple y agradecido usuario de Macintosh. 

Año 89-90. Primer encuentro con la sala de informática del CEU San Pablo, llena de Macintosh “Classics” -cabezones-. Dentro de la carrera de Periodismo la asignatura de Tecnología de la información nos permitió tomar el primer contacto con un mac. Leer postdata al final del texto

De ahí, armados con un Quark Xpress primigenio y versiones de Freehand que ni recuerdo, salieron unos cuantos fanzines, e incluso una revista que autoeditamos en el aula imprimiendo los “fotolitos” en una enorme LaserWriter en un papel trasfer que luego llevábamos a pequeña imprenta de valencia donde también se imprimía la legendaria Cartelera Turia. Fué mi/nuestra primera aventura periodística/editorial.

No tardaron en llegar nuevos LCII al aula y en casa entró mi primer Macintosh, el LC475. Compaginé los estudios con trabajos desde casa para aventuras fazinerosas e incluso un año como becario del aula de Tecnología. Terminé la carrera, comencé a trabajar siempre acompañado por estos cacharros. En un post anterior sobre arqueología informática podréis leer más sobre mi particular parque informático. Un parque que ha visto como Steve Jobs volvía tras su aventura en NexT para revolucionarlo.

Llegó dando un volantazo con los primeros iMacs, y le siguieron el iPod, y más recientemente con el iPhone. Cada uno con su historia particular de trabajos, anécdotas como los viajes a imprenta con la CPU del 475 bajo el brazo, el rayo que casi fundió el iMac…

También están otras experiencias, como la prueba exhaustiva que realicé para una revista de informática del Mac OS 8, mis colaboraciones como redactor en MacByte… En fin, como en el caso de Tomás han sido un montón de experiencias que, tanto en el ámbito profesional como “civil”, no me imagino sin las máquinas que llegaban de Cupertino.

Y no nos olvidemos de Pixar. Steve Jobs no fue solo un genio de la tecnología informática. También cambió el cine. Supo imprimirle su ADN  al cine de animación realizado por ordenador y hoy es difícil imaginar la historia reciente del séptimo arte sin Toy StoryWall-E, o Up.

Queda claro que, al igual que Tomás, me ha pillado mayor esto de ser fanboy, y tampoco me he llegado a considerar uno de los viejos evangelistas de los primeros tiempos de la manzana multicolor. No soy informático, y por más que me haya visto obligado a defender mi opción como viejo usuario de mac en una conversación con usuarios de PC/Windows siempre he limitado a afirmar que esta era una opción personal y completamente pragmática. Estoy cómodo con trabajando con un mac y no he necesitado valorar otras opciones. Así de simple.

Casualmente, esta misma mañana, mientras comenzaba a redactar este post ha pasado por el estudio otro miembro de los cuatrotipos, Javier Pérez, que como ya sabréis anda liado con estos cacharros que de una manera o de otra nos dan de comer. Javi es hombre de grandes y sonoras frases. La suya ha sido “se ha ido el hombre más influyentes de la historia reciente”. Le he mirado con cara y rápidamente ha puntualizado, “bueno, de los 10 más influyentes”. Seguidamente hemos mirado la estantería llena de libros y revistas, hemos pensado que la mayoría de esas “aventuras” editoriales han salido de un mac…

Que si, Javi. Que tienes razón. Que se ha ido un tipo importante de verdad. Para todos.

PS: Nuestro buen amigo Ángel J. Castaños, profesor de Diseño periodistico y Producción Periodística Multimedia en la UCH-CEU de Valencia ha tenido la gentileza de detallarnos la información de los equipos de aquella aula de informática donde, al menos 3 de los cuatrotipos, tuvimos nuestro primer contacto con los macintosh:

“La primera sala de mac’s del CEU abrió en 1989. Usamos el modelo Mac Plus con pantallas monocromo de 9 pulgadas 1Mb de RAM y sin disco duro. Había 30 máquinas. Arrancábamos con disquetes de 3,5” y dependíamos de otros tres Mac Plus, cada uno de ellos con un disco duro de 20Mb. Todavía conservo uno de esos Pluses. Hoy lo he encendido y arranca perfectamente. Después llegaron los LCII 4/40 y luego los Mac Performa 630, ya con unidad óptica.
En el año 2000 nos trasladamos al nuevo edificio en Alfara del Patriarca y a los 630 los sustituyeron la primera generación de iMac, ya sin disqueteras. La sala aumento a 40 máquinas, más 10 de reserva en una sala adjunta.
Luego llegaron los eMac, tan blancos como pesados y posteriormente los iMac de aluminio. El pasado mes de septiembre hemos adquirido nuevos iMacs.
Como véis, toda una vida de relacionada con los Apple, desde aquel lejano ya 1989. Por la sala han pasado un montón de profesores, becarios y alumnos. A muchos de nosotros el uso de estas máquinas nos ha moldeado la vida, sin duda”.

Gracias al gran Lobo Solitario por hacer de “conseguidor”.

——

  Javier Pérez.
LA REVOLUCIÓN DEL PAPEL
De alguna manera, Jobs inició la revolución del diseño de prensa con sus inventos. Gracias a sus herramientas tan terriblemente usables, personas tan necias e inhábiles como los diseñadores y los periodistas hemos podido mezclar texto e imágenes de una manera razonablemente artística. Desde la revolución tecnológica de los 80, los Mac han sido el germen de los diseños que han acabado impresos en toneladas de papel. Arboles muertos y tinta tóxica. Libros, revistas… ya saben, la Cultura: «This is a printing office».

Jobs, «Person of the Year» de Time en 2010.

Jobs, «Person of the Year» de Time en 2005.

LA REVOLUCIÓN DIGITAL: A LA PORRA CON EL PAPEL
Después de hacer posibles los mejores diseños en papel de la Historia, la última gran acción de Jobs ha sido darle la puntilla al negocio de la impresión y los medios impresos. El iPhone fue el modelo de smartphone que se ha impuesto. Los teléfonos ya son el principal medio de consumo de noticias. Y luego el iPad. Si alguien piensa seguir en el negocio de la información la próxima década, será mejor que vaya pensando en píxeles. Ya sea con el rey iPad: 1024×768, con Sony 1280×768, o con el Galaxy (1200×800) o con el puñetero mecanismo que salga el mes que viene. Vengan los tercios de culo o de cara, con Android o con iOs, lo cierto es que el papel se acaba y Steve también es, en cierta medida, responsable. Tablets, teléfonos… ya saben, la Cultura: «This is (NOT) a printing office».

EL VIVO, AL BOLLO
Mi teléfono y empieza por «i», como mi ordenador, mi tablet y mi pantalla secundaria. Una manzana mordida es el material del que están hechos los sueños tecnológicos y también del diseño útil. Y es fenomenal. Pero alegrémonos ahora de no ser Steve Jobs y disfrutemos de otra galleta. Ñam!

Adiós a “200 años rediseñados”

Alderete.

El Niño Rodríguez.

Patrick Thomas.

Niño Rodríguez.

Álvaro Valiño.

Adanti.

La Camorra.

HJF.-Este viernes 27 de febrero se clausura la exposición “200 años rediseñados” en la Casa de América de Madrid. En ella se revisita la historia, iconos, usos y costumbres del Cono Sur a través de la particular mirada de decenas de ilustradores, diseñadores e infografistas provenientes de ambos lados del Atlántico. La muestra nace a partir del libro Antifichus, “una desopilante y ácida reversión de la historia latinoamericana”, aunque con instalaciones específicamente creadas para el espacio expositivo, como “fotocopiadoras que permitirán imprimir un DNI español o de algún país de América Latina, una Evita (Perón) que levita, mapas con información a gran tamaño, un altar santo nacional y popular, skates que reflejan 10 años de historia argentina, audios y videos documentales.”

Fernando “Rapa” Carballo, nos hace una pequeña visita guiada por la exposición.

La exposición está comisariada por Fernando “Rapa” Carballo, más conocido en este blog por ser el director de Arte de Público. El diario-que-ahora-a-mí-también-me-da-de-comer. Los que andamos por Madrid y todavía no la hemos visto, por suerte aún podemos enmendar un error del que siempre nos arrepentiremos. Tres últimos días. (Yo voy mañana por la mañana, descuiden). Casa América. Paseo Recoletos, 2. De 11.00 a 20.00 horas. Entrada Libre.

Los 25 años de Eumogràfic

HerminioJF.- Eumogràfic es un estudio de diseño vinculado a la Universitat de Vic, fundado en 1984, y con sede en la propia Vic y en Barcelona. Especializados en sus inicios en el diseño editorial y la identidad corporativa, hoy han ampliado su oferta al ámbito de del interiorismo y el diseño multimedia. Para celebrar su vigesimo quinto aniversario, la empresa ha inaugurado una exposición titulada “25 años, 25 miradas. Eumogràfic 1984/2009” , que desde el pasado 8 de mayo en el Museu de l’Art de la Pell de Vic, y que estará abierta al público hasta el próximo 20 de junio de 2010. La muestra incluye 25 carteles que seleccionan un acontecimiento relevante de cada uno de sus años de historia, realizados todos ellos con un estilo sencillo y directo, colores planos e ilustración vectorial.

1985. El primer Macintosh.

1989. El 14-D los sindicatos convocan una huelga general contra la medidas económicas del PSOE.

1990. Liberación de Mandela.

1991. Desaparición de la Unión Soviética.

2003. Invasión de Irak.


2005. Aprobación de las bodas civiles entre parejas del mismo sexo.

2009. El Barça de Guardiola consigue los 6 títulos que disputaba.

La muestra está dedicada a la memoria del diseñador valenciano Paco Bascuñán. Si no tienes ocasión de pasarte por Vic, puedes descargarte el PDF del catálogo conmemorativo desde aquí (4,6 Mb). Felicidades, Eumogràfic.

PD.-También en recuerdo de Paco Bascuñán, el próximo 4º Congreso de Tipografía de Valencia ha convocado el Premio Paco Bascuñán al diseño tipográfico, destinado a jóvenes tipógrafos de menos de 25 años. (Las bases de la convocatoria aquí)

Isotype Público

hjfHerminioJF.-La portada de hoy de Público rinde homenaje a los iconos creados por Gerd Arntz (1900-1988) para el sistema Isotype (International System of Typografphic Picture Education), ideado por el filósofo progresista vienés Otto Neurath (1882-1945). Neurath pretendía crear un método para difundir información de manera universal, superando la barrera de los lenguajes, gracias a un sistema de visualización estandarizado, sencillo, neutral y sólido, reconocible más allá de las diferencias culturales entre los pueblos. Para él la emancipación del proletariado pasaba por su formación y conocimiento del mundo que le rodeaba y el lenguaje gráfico, estilo, y uso intensivo de mapas y gráficos estadísticos que promovió junto con Arntz iban encaminados a facilitar esa “democratización” del conocimiento. Para Isotype, trasmitir información eficazmente, de manera inteligible por todos, es dar el poder al pueblo, para que pueda ser verdaderamente libre al decidir.

Gerd Arntz creó para Isotype más de 4.000 símbolos entre 1925 y 1965 y múltiples gráficos y mapas estadísticos. El estilo visual de Arntz/Neurath, e incluso esos principios ideológicos de accesibilidad de la información han sido una inspiración fundamental para el desarrollo de la infografía periodística, que eclosionaría a finales del siglo XX pero que hunde sus raíces en trabajos de precursores como ellos, como Minard o Playfair. Pero Arntz no fue sólo un diseñador al servicio de un cliente, fue un activista social que empleaba su obra para denunciar la desigualdad social haciéndola patente estadísticamente, y al igual que Neurath tuvo que huir de Austria durante el nazismo. Es de agradecer al equipo de diseño de Público (“Rapa” Carballo/Areso/Takeonuchi y compañía), que nos hayan recordado en su portada el trabajo de estos pioneros de la visualización de la información… y que lo hayan señalado en el pie de foto.

Una recopilación del trabajo de Arntz, que incluye muchas obras inéditas, será recogida en este libro de Ed Annink y Max Bruinsma que se espera que salga a la venta el 20 de marzo de este año, pero que ya se puede preordenar aquí por 35 euros. Gran parte de esos iconos están expuestos en la web Gerd Arntz.org

PD.-Tras sus escarceos amorosos extramatrimoniales que le han valido su cese como capitán de la selección inglesa de futbol, el jugador John Terry recibió ayer el apoyo entusiasta de la afición del Chelsea, que en el caso de que tuviera algo que reprocharle, parece que ya le ha perdonado. No parece que sea el caso del diario gratuito Metro, que irónicamente sentencia la foto en la que camiseta en mano agradece los aplausos del público con el titular “Incapaz de dejarse la ropa puesta”. Humor inglés.

El dia de año nuevo

hjfHerminioJF.El día de Año Nuevo es el día internacional de la resaca, del dolor de cabeza y de la acidez gástrica. Del sentimiento de culpa por lo que ocurrió anoche, por lo que no ocurrió, o por lo que hubiera podido ocurrir de haber tenido 10 años menos. El día de la sopa ligera y el zumo de naranja, pero también de los muy tiroleses saltos de esquí, de la Marcha Radetzky de la Filarmónica de Viena, y de las buenas intenciones como volver a la academia de inglés, renovar el carnet del gimnasio, y asegurar a cualquiera que nos escuche que en el nuevo año el trabajo nos robará menos tiempo para dedicar a las personas que en realidad importan. Promesas generalmente incumplidas que pronto pospondremos para el regreso de las vacaciones de verano.

Los 1 de enero técnicamente no existen. Pasan por nuestras vidas sin apenas dejar huella; los diarios no salen, así que incluso las hemerotecas obvian estos días en sus registros, como si nunca hubieran transcurrido. Y en gran medida es así: durante esta jornada una civilización entera con la mente en blanco se limita a navegar bajo la tempestad del desaliento con el piloto automático. Zozobramos en una marea de edredones y como vampiros conjuramos la maldición de la luz matinal. Hoy no estamos para nada ni para nadie, las visitas a los blogs se desploman, y sólo unos pocos héroes sacan fuerzas de flaqueza para escribir un post. Entre ellos, el voluble diseñador que esto escribe, que empieza el 2010 traicionando su propia promesa de dedicar menos tiempo a CuatroTipos para que ese inglés, ese gimnasio y esa gente que en realidad importa tenga también un hueco en la baqueteada agenda del año entrante.

Ya veré cómo me las arreglo en este año para bajar un poco el ritmo. Por lo pronto la redacción de este periódico en el que trabajo y casi pernocto, está (un tanto ojerosa y bastante mermada de efectivos a decir verdad), al pie del cañón dispuesta a comenzar el año arañando de los teletipos algo con lo que rellenar los huecos del alzado. Sabrán disculparnos, pero no esperen lo mejor de nosotros en los quioscos de mañana 2 de enero, el día que para los periódicos, y para la mayor parte de la humanidad, (por mucho que diga el calendario gregoriano), es en realidad el verdadero primer día del Año Nuevo.

(…Under a blood-red sky
A crowd has gathered in black and white
Arms entwined, the chosen few
The newspaper says, says
Say it’s true, it’s true…
And we can break through
Though torn in two
We can be one…)

New Year’s Day. U2 (War, 1983)

PD.-Este post se publicó originalmente el 1 de enero de 2008, y se volvió a publicar el 1 de enero de 2009. Pero me quedó tan bien y estoy de nuevo tan perezoso, que he decidido volver a colgarlo. Total, para los que nos van a leer hoy…