CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para Publicidad invasiva y nuevos formatos publicitarios

EL Pluscuamperfecto: un diario de buenas noticias

pluscuam1

HJF.-Algo tiene el agua de A Coruña, que últimamente no hacen más que crear periódicos. Aunque en realidad éste no tiene ninguna intención de hacerle la competencia al nuevo Xornal. Durante el día de hoy viernes 19 de diciembre se están repartiendo por las calles de la ciudad los 15.000 ejemplares de un periódico gratuíto llamado El Pluscuamperfecto, creado por la agencia de publicidad local Quattro IDCP para felicitar las fiestas navideñas a los coruñeses. Ocho páginas de noticias falsas, sí, pero es Navidad  y soñar es gratis: Por ejemplo, una jornada laboral de 25 horas semanales, el AVE llegando a Galicia con apeaderos en todas las pequeñas poblaciones, el gobierno haciéndose cargo de las hipotecas de las familias españolas, y una sana reivindicación de la dieta atlántica, que logra desbancar a la dieta mediterránea: “puedes hincharte de marisco, tocino, lacón con grelos y filloas, siempre y cuando duermas una buena siesta para que el cuerpo pueda recolocar los excesos y no engordes ni un gramo.”

plusportada

A decir verdad, el periódico tiene un diseño más bien cutre en Times New Roman+Helvética, pero me ha hecho recordar aquellos inocentones tiempos postadolescentes creando periódicos con la fotocopiadora de la facultad, lo que lo hace aún más entrañable. Los que no tenemos la suerte de pasar estos días en Galicia comiendo pulpo a feira y disfrutando de las virtudes de la dieta atlántica,  podemos al menos hacer un viaje al mundo ideal lleno de buenas noticias de El Pluscuamperfecto (Con el lema ““Nunca choveu que non escampara: Boas Novas, Grandes Novas” descargándolo en PDF desde aquí (1,1 Mb).

Por cierto. Mucha suerte con la Lotería.

death

PD.-“Solo los buenos mueren jóvenes”. Así se despide hoy de sus lectores el diario gratuito Link editado en Virginia, y que fue objeto aquí de un emotivo reconocimiento hace unas semanas. Los echaremos de menos. Vale la pena descargarse su último ejemplar con afan de coleccionista, y ya de paso, alguno de sus ejemplares anteriores para comprobar que hacer un diario distinto sí era posible. D.E.P.

equipolink

El equipo de Link, despidiéndose en la última página del último ejemplar.

Más en CuatroTipos

Anuncios

El anuncio dadaísta

HerminioJF.-El suplemento de los miércoles de cultura de vanguardia llamado, mira tú por dónde, “Culturas de La Vanguardia”, da un giro a su diseño en su edición de hoy. Literalmente. Este número monográfico dedicado al movimiento dadaísta, —con ocasión de una exposición en el MNAC de Barcelona—, está invertido, situando su portada en la última página y su contraportada en la primera; También sus contenidos deben leerse en la secuencia propia de un periódico árabe: de atrás para adelante, de manera que el gran reportaje de apertura que hay en la página 30 y 31 continúa en la 28 y 29, y así sucesivamente.

En fin, a mí se me ha hecho un poco incómodo leerlo. Supongo que me hubiera resultado más familiar la “experiencia dadaista” de haber sido aficionado a la lectura del “manga” japonés. Me lo apunto en mi particular galería de rarezas y golpes de efecto de Directores de Arte. Pero la cuestión es que en la portada de Culturas de hoy tenemos un anuncio a toda página de una compañía eléctrica española, que no sé si habrá pagado el recargo correspondiente o si su anuncio se ha colocado en ésta posición tan privilegiada por el mismo precio, a cuenta de los delirios de Man Ray, Duchamp, Picabia y compañía. Una excusa que no hubiera estado de más haber empleado cuando el pasado 4 de Junio de 2007 el diario del Conde de Godó y gran parte de la prensa nacional ocuparon toda su portada general con un anuncio de Acciona para escándalo de periodistas y estupor de suscriptores.

Y es que ahora caigo: ya decía Tristan Tzara que el dadaísmo consistía en “épater le bourgeois”. Y epatado me quedé.

Más en CuatroTipos:


El donuts invasivo

Fito Páez & Joaquín Sabina: “Llueve sobre mojado”.

HJF.-El argentino Fito Páez está presentando estos días en nuestro país su disco número 21. Según él es su trabajo más personal, grabado en la soledad de su casa tan solo con su piano; tanto es así que lo ha llamado “Rodolfo”, su verdadero nombre. Muchos medios de comunicación españoles se han hecho eco de su visita; también el diario gratuito Qué, que se destaca por un tratamiento “popular” de la información, a base de textos cortos y urgentes, necesariamente poco profundos, lleno de pequeñas cápsulas informativas y fotos omnipresentes en un entorno cromático intenso y un tanto desorganizado, generalmente sin un Centro de Impacto Visual claro. Aún así en el texto que publicó ayer se atreve a incidir, aunque de manera rápida y superficial, en los aspectos más íntimos y desgarradores de la vida del cantante: La situación política argentina, las dificultades económicas de la población, incluso la muerte a balazos de la tía y la abuela que lo criaron…

Así quedó la página que le dedicaron en la edición de ayer de Qué. La publicidad invasiva nunca es oportuna, pero ver un donuts gigante sobre el epígrafe “su tía y su abuela asesinadas”, amenazando con desplomarse sobre un gusanito verde que huye despavorido entre las miradas huidizas de las fotos en blanco y negro de un ex rockero reinventándose a sí mismo… en fin, como que me pareció completamente fuera de tono. No soy muy dogmático con esto de las nuevas fórmulas publicitarias; ya sé que los periódicos gratuitos viven exclusivamente de eso, que las reglas del juego están cambiando y la cosa está muy mal. Pero me temo que, sencillamente, no era el lugar apropiado para colocar un anuncio gracioso.

Eso sí, reconozco que gancho publicitario funcionó: A la hora del desayuno, mientras esbozaba este post, me vinieron unas ganas tremendas de apartar el Qué y pillarme un donuts.

Más publicidad invasiva en CuatroTIpos:

  1. El Triángulo
  2. Marca y el Caso Loctite
  3. ADN, Sex Pistols y los chicles neopunk

Queridos Reyes Magos…

HJF.- Si aún no habéis escrito vuestra carta a los Reyes Magos y andáis con prisa, quizás os sea de utilidad ésta. De nada. 😉

Anuncio de Movistar Empresas publicado en la prensa en las Navidades de 2006.

Visto en Dowloading+Media

“Come como un hombre” y otros anuncios que no quisieran que viéramos

HerminioJF.-En noviembre de 2006 la cadena de restaurantes Burger King emprendió una ambiciosa campaña internacional bajo el lema “Come como un hombre” para promover su nueva hamburguesa Whooper XXL, que aportaba la exorbitante cifra de 971 calorías y 25 gramos de grasas saturadas por unidad, casi la mitad de las 2000/2500 calorías diarias que según la OMS requiere un varón adulto. De inmediato la Ministra de Sanidad española solicitó la retirada del anuncio, bajo la acusación de que incumplía de los acuerdos de la estrategia NAOS de prevención de la obesidad. Sin embargo la empresa hizo oídos sordos sobre el asunto, intensificó su campaña creando una página web específica, e incluso redobló su desafío ampliando días después su catálogo de Whooper con una versión triple que alcanzaba la viril cifra de 1.300 calorías, en una apuesta claramente divergente de la de la competencia, McDonald’s, que últimamente insiste en el más metrosexual concepto de alimentación saludable para liberarse del estigma de la sobredosis de colesterol que ensombrece la promoción de la comida rápida.

Lo cierto es que la Triple Whooper no duraría mucho en el mercado, aunque más que por cuestiones legales, por su escaso éxito comercial, ya que pocos estómagos están capacitados para digerir semejante bomba contra el sistema cardiovascular así de golpe. Sin embargo la campaña no sólo resultó polémica por el “fondo”, al fomentar hábitos alimenticios poco saludables: enseguida surgieron voces críticas contra las “formas” de un spot televisivo que apelaba grotescamente a la virilidad de los consumidores. En el spot, en formato de musical, un grupo de hombres “enseñan sus músculos, otros queman sus calzoncillos, varios más muestran sus puños, un par de obreros se agarran los genitales y un forzudo arrastra un camión mientras trata de alcanzar una hamburguesa que sujeta una señorita vestida de rosa.” Aunque es difícil no detectar la ironía y el tono claramente paródico con el que se abordaba de esta manera la idea de masculinidad, según publicó El Mundo el anuncio desató una oleada de críticas en la blogosfera, acusado de machista e incluso de racista, ya que en una escena se ve a un ciudadano asiático que rompe un ladrillo con la mano, que ya son ganas de ponerse puntilloso. Por todo ello la secretaria federal de Igualdad del PSOE, Maribel Montaño, pidió la retirada del spot porque mostraba “una imagen cavernícola de los hombres” y hacía “un flaco favor a la igualdad”.

El anuncio de la polémica de Burger King, Noviembre de 2006.

En realidad ninguna acción legal contra este anuncio llegó a buen puerto y la campaña acabó desapareciendo de las televisiones sencillamente porque agotó su ciclo promocional previsto. Sin embargo en Gran Bretaña sí que fue retirado a instancias de la Advertising Standard Autorithy (ASA). ¿Por incitación a la obesidad infantil? ¿Por discriminación por razones de sexo? No precisamente: la ASA acabó prohibiendo la campaña calificándola como “publicidad engañosa” tras comprobar las denuncias de tres consumidores, que seguramente heridos en su virilidad, denunciaron que que el tamaño de la hamburguesa mostrada en el anuncio era exageradamente mayor que la que la Doble Whooper que realmente se vendía en los restaurantes de Burger King.

La campaña de Bocatta, retirada en 2003.

La cuestión es que, cómo negarlo, las campañas publicitarias fomentan cada vez más la polémica para alcanzar mayor notoriedad, en un mercado saturado donde la omnipresencia de impactos publicitarios hace que sea muy dificil capturar la atención del espectador. Sin embargo también es cierto que en muchos casos es difícil justificar cierto exceso de celo por parte de las autoridades e incluso de colectivos sociales más o menos representativos que se sienten ofendidos de alguna manera por algunas campañas publicitarias. Ese fue el caso de la respuesta española a la comida rápida anglosajona: en 2003 la empresa Bocatta, mucho menos contumaz que Burger King, decidió retirar su campaña publicitaria sobre “lo mejor del campo, sin sus inconvenientes”, tras las denuncia de la Unió de Llauradors y ASAJA por lo que consideraban “una clara muestra de desprestigio hacia la profesión de los agricultores y ganaderos, en particular, y al mundo rural en general“.

Así que no hay mes en el que no aparezca un anuncio polémico que alguna autoridad insista en retirar por sus efectos perniciosos en el espectador, como el de Dolce & Gabanna, del que el pasado 20 de febrero de 2007 el Instituto de la Mujer solicitó la “retirada inmediata” afimando que insinuaba que es admisible “la utilización de la fuerza como un medio de imponerse sobre las mujeres”. El anuncio se censuró primero en España pese a la disconformidad de la marca, pero pronto acabaría también siendo retirado en todo el mundo. Del mismo modo existen centenares de ejemplos de anuncios censurados que apenas sí duraron unos días en los periódicos y las televisiones. El publicista Laus Zwangsleitner recoge en su colección de libros Best Rejected Advertisign (actualmente en su volumen III), gran cantidad de anuncios que no quisieron que viéramos, por alguna sólida e indiscutible razón, o en ocasiones por cuestiones más bien peregrinas. Además es posible consultar ese amplio catálogo de anuncios en continuo crecimiento en la estupenda página web temática Best Rejected Advertising. Verbigracia:

Anuncio del canal musical de TV VH1, prohibido en Gran Bretaña por incitación al consumo de cocaína.

Valla publicitaria retirada de las calles de Miami por su lenguaje inapropiado en Marzo de 2006.

Campaña de concienciación ecologista en favor de las tortugas mexicanas, un poco pasada de vueltas, censurada en agosto 2005 por su lenguaje sexista.

Anuncio de los pintalabios Harvey Nichols, censurado en Gran Bretaña por fomentar la conducción irresponsable y por resultar ofensivo para con las víctimas de accientes de tráfico.

PD.-Nuestra particular aportación valenciana a la galería de anuncios censurados. Coca Cola retiró este spot ante las quejas de la Junta Central Fallera por lo que consideraba una vejación a la figura principal de la fiesta.

Pues me temo que lo de los calendarios tampoco les habrá hecho mucha gracia.
(Gracias Tomaset)

El error periodístico que vende coches.

Dos páginas completas de publicidad de Ford aparecidas en Levante (arriba) y El Mundo (abajo) los días 5 y 6 de diciembre de 2007, respectivamente. El equipo de creativos ha reproducido exactamente el estilo de las páginas de opinión de ambos periódicos.

JPÉREZ: En 10 años de profesión he visto de todo. Recuerdo una vez, en El Mundo de Valencia, cuando un compañero dejó de poner la cabecera de sección de Deportes. Pedrojota en persona llamó enfadadísimo pidiendo un despido; uno cualquiera, porque le daba igual quién. Vi al autor del fallo ponerse verde, mientras temblaba como un flan al sostener un teléfono con una llamada desde Madrid. El compañero en cuestión se salvó porque tenía pedigrí periodístico y un par de buenos padrinos. Si llego a ser yo, me habría comido el turrón del invierno de 1998 en La Farola o El Mundo Obrero.

Si el error lo comete un periodista contratado por la empresa, tiene que correr la sangre, pero si es una empresa la que paga a un periódico para que simule uno, ancha es Castilla. Y el caso es que la percepción de error por parte del lector es casi la misma. Vean:

SIMULAR EL ERROR

Pregunta: ¿Cómo conseguir la atención del lector? Respuesta: haciendo que parezca que el periódico ha metido la pata. ¡Qué bonito! En el periódico quedamos fatal y se ríen de nosotros las tres cuartas partes de la audiencia que no han pillado la estratagema.

Está la publicidad invasiva, que a ningún lector de prensa le pasa desapercibida por molesta (claro, nadie piensa ya en el lector, porque ahora el principal comprador de periodicos los busca por lo que estos regalan, no por lo que dicen). Pero ahora también hay un nuevo tipo de publicidad. Una que destroza el producto pero te deja un buen pico. Una que, además, desliza su falsedad de manera imperceptible. El periódico trinca la pasta y mira hacia otro lado. ¿Cómo la llamaremos? ¿Publicidad destructiva? Y otra cosa: ¿de verdad, a la vista de tamaña errata de impresión, alguien repara en el anuncio?

MÁS SOBRE NUEVOS FORMATO PUBLICITARIOS

  1. El Triángulo
  2. Marca y el Caso Loctite
  3. ADN, Sex Pistols y los chicles neopunk

Publicidad Invasiva (IV): Los tachones de ADN Pamplona

4T.-El 6 de abril de 2005 el diario deportivo Marca y el Gratuito Qué, revolucionaron el concepto de “publicidad invasiva” en España. Si hasta el momento los anuncios más arriesgados se conformaban con entrecolarse con formas imposibles entre la información, ese día la M del nuevo logo de MoviStar se convirtió en un elemento mismo de las noticias al integrarse en la tipografía de varios titulares de la edición.

Este martes 27 de Noviembre de 2007 la edición pamplonica del diario ADN da una vuelta de tuerca más a esta idea con una campaña pagada por el Gobierno Foral en la que se tachan todos los gentilicios y topónimos de la edición (24 páginas) para denunciar la xenofobia. Centenares de tachones en rojo a lo largo de las páginas, no sólo en los titulares, sino en todos los textos de lectura y despieces. Difícil de superar. Nos enteramos gracias a un mensaje de Samuel Negredo, joven lector de CuatroTipos, que da más detalles de esta campaña en su blog Octópodo, de donde sacamos estas imágenes. Gracias.

Es posible descargarse la edición completa en PDF de este singular ejemplar desde la versión impresa de ADN del 27 de Noviembre de 2007. Seleccionar la edición de Pamplona. (5,5 Mb).

Más sobre Publicidad Invasiva En Cuatrotipos:

  1. El Triángulo
  2. Marca y el Caso Loctite
  3. ADN, Sex Pistols y los chicles neopunk