CuatroTipos

Diseño periodístico y más.

Archivo para agragadores de noticias

Sobre el negocio de las noticias y el (gran) futuro del periodismo

timepescao

Foto-Ilustración de Arthur Hochstein. 16-02-2009

javierJPEREZ: John Carlin firmó un reportaje sobre el futuro de la prensa el pasado domingo 10 de mayo de 2009 en El País. Ha corrido mucha tinta (digital) sobre él y la frase: «Nunca ha habido una mejor época para hacer periodismo escrito y nunca ha habido una peor para ganarse la vida ejerciéndolo». Si quieren ver un buen análisis del artículo pueden visitar la reseña que de él hacen los amigos de En Caja Baja.

Nos quedamos con que corren buenos tiempos para el periodismo pero malos para las empresas periodísticas tradicionales.  Pero no es sólo culpa de internet: los periódicos han explotado las rutinas productivas y la agenda hasta el hastío. ¿Cuántas veces hemos encontrado la misma portada en casi todos los periódicos del quiosco? Demasiadas. ¿Cuántos periódicos han hecho encuestas para saber qué temas les interesaban más a sus lectores, o mejor, qué temas les interesaban más a los que todavía no los leían: uno o ninguno?

El periodismo tradicional lleva más de 15 años bajando ventas. Cuando internet sólo era usado por un puñado de frikis, los rotativos ya perdían lectores. Desde entonces hasta ahora, nadie ha asumido el riesgo de un cambio radical de agenda informativa, quizá porque a pesar del declive en las ventas la rentabilidad de las empresas era alta. Todos pusieron a funcionar los departamentos de marketing regalando curasanes y vajillas de cocina. Ahora resulta que esa antigua estrategia para conseguir ventas extraordinarias se ha convertido en el único argumento de algunos periódicos para llegar al número de ejemplares vendidos que permite la mera supervivencia. Desde una situación hasta la otra ¿nadie pensó que la gente se compra el periódico para leer, y no para conseguir un bollo de crema y tener con qué tapar la paella del domingo? Los periódicos han estado vendiendo rutina demasiado tiempo.

LLEGÓ LA CRISIS
Mientras los ejemplares vendidos bajaban año a año, los periódicos salían a la calle regalando medallas de La Mare de Deu dels Desamparats y rosquilletas. Hasta hace pocos meses, la prensa regional española seguía ingresando su buen 20% (al menos) de beneficio. ¿Alguien de esos que nunca van a ser despedidos en un ERE pensó en destinar algo de dinero a mejorar un producto que sólo salvaba el buen hacer, más allá de lo que es cabal exigir, de algunos grandes periodistas? La publicidad seguía llegando por la inercia de los clientes y la rutina de las centrales de medios. Pero he aquí que quebró Lehman Brothers. La crisis. De repente, los sufridos clientes de las centrales de medios han encontrado argumentos convincentes para discutir que una página doble en un periódico valenciano valga 32.ooo euros del ala en un fin de semana. Ahora pagan 6.000. Y gracias. Los tiempos de rentabilidades superiores al 20% de la inversión han pasado. Parece claro que la publicidad ya no puede seguir financiando el periodismo tradicional. También parece claro que, como dice Cairo en su libro Infografía 2.0, «los periódicos van a dejar de ser un medio de comunicación masivo».

¿ES INTERNET EL CULPABLE?
Internet es la gran herramienta periodística de todos los tiempos.  En cierto sentido, el periodismo es ahora más libre. Los buenos contadores de historias ya no necesitan de una gran empresa que los respalde para triunfar con sus temas. Los «blogueros» no son esa miasma dañina, zurrapa de la profesión, que se empeña en conseguir más lectores que los periódicos tradicionales, como le sucede al Huffington Post. Al contrario. El periodista que no mantenga un blog es que no tiene pasión por lo que hace o está próximo a la extinción. Como dice Cebrian, ese sparring de HJF, «con un 4% de margen de beneficios no puedes enviar a un corresponsal a un lugar de conflicto». Pero gracias a Internet también tienes allí a cientos de corresponsales potenciales que te pueden enviar la foto con su teléfono móvil. El periódico noruego VG Nett tiene toda una línea para que cualquier lector pueda hacer precisamente eso. Y es que hay muchas ventajas de este nuevo periodismo que nos alcanza.

MAS EN CUATROTIPOS

Sobre el negocio de las noticias (II): Cómo ganan lectores otros.

Citas sobre el periodismo que viene.

Anuncios